9/5/16

Los secretos inconfesables que esconde el armario de una mujer, ¿te atreves?

secretos fondo armario mujer

Secretos inconfesables que esconde el armario de una mujer. El post de hoy viene de una conversación que tuve el otro día con una amiga y de una entrevista que vi en la televisión. Y es que me vais a permitir que desvele de una vez por todas, cuáles son los secretos inconfesables que todas guardamos en nuestro armario. ¿Estáis preparadas? ¿Os atrevéis?

¿Qué secretos puede esconder el armario de una mujer?

Vamos a dar respuesta a esta pregunta construyendo un decálogo con los diez secretos inconfesables más comunes que podemos encontrar en el armario de cualquier mujer. Os aviso que el número diez está vacío, como siempre os lo dejo a vosotras, así que espero vuestros comentarios y en este caso confesiones. ¡Vamos a comenzar!

1. Fondo de armario versus guardarropa. Lo primero que hay que decir, es que por lo general, solemos mezclar churras con merinas. Pues no todo lo hacemos con cabeza y mesura, cuando visitamos esa zona de guerra en la que se convierte con facilidad una tienda o web de moda, y ese incontenible deseo de apropiarnos de lo último que nos entró por los ojos, nos puede... Claro que de esos lodos, a estos barros porque después echamos un vistazo a nuestro armario y nos damos cuenta de que como guardarropa funciona muy bien. Esto es para guardar todas y cada una de las prendas que somos capaces de atesorar y pensadlo bien, en nuestra vida son unas cuantas. Pero, ¿y cómo un buen fondo de armario? Ahí patinamos pues nos faltan esas prendas atemporales, flexibles y necesarias para poder cubrir nuestro día a día y no morir en el intento, reforzando siempre nuestro toque personal. Vamos nuestro lienzo en blanco se  llena de borrones, nos falta la base y continuamente debemos hacer malabarismos para salir del paso. Necesitamos identidad, orden, calidad, atemporalidad y versatilidad. Y no lo digo yo, haced caso al menos a una mujer que sabía un poco de todo esto, Coco Chanel, "menos es más"... aunque en nuestro armario la ropa parezca reproducirse por esporas. 

2. No tengo nada para ponerme. Dice Isabel Marant, la reina del effortless chic, que la moda... "consiste en abrir el armario y decirse a una misma: "¿Qué me pongo hoy?". ¡No sabe lo dice esta mujer! Bueno en su caso se refiere a una moda real y ponible, pero realmente esa sencilla e inocua en apariencia pregunta, es como la Caja de Pandora que una vez abierta asolará el mundo de males y padecimientos. Porque no hay formula más complicada o ecuación más difícil de resolver, que contestar al... ¿qué me pongo hoy? Vuestro marido, pareja, novio, lo que sea no os entenderá, ¡creedme! Su lógica aplastante zanjará el asunto con un... "si tienes el armario lleno de ropa", pero para nosotras no habrá consuelo. "No tengo nada para ponerme", diremos por lo bajo para que no nos escuche. Eterno dilema que os aviso desde ya, que nunca desaparecerá porque como bien nos dice Patricia Soley-Beltran autora de "¡Divinas! Modelos, poder y mentiras", ¿el qué me pongo? está más cerca del ¿quién soy? de lo que pueda parecer. Nuestro cuerpo es un espacio de poder en el que nos apoyamos para construir nuestro sentido del yo, y al vestirnos mostramos parte de nosotras y escondemos otro tanto. 

¿Os veis frente al armario de nuevo? Cerrad los ojos entonces, el problema no son las opciones a elegir si no la vulnerabilidad que no queremos sacar al exterior. Somos demasiado exigentes con nosotras mismas y nuestra feminidad se asocia demasiado a esa superficie, a ese exterior que debemos revestir todos los días con lo que cuelga en esas perchas llenas de ropa pero que nosotras miramos sin ver.

3. Nunca se tienen suficientes zapatos. Éste más que un misterio por resolver, casi se ha convertido en un secreto a voces, porque todo el mundo sabe que... ¡Una mujer nunca tiene suficientes zapatos! Nadie podrá decirnos nunca en qué momento dado, algo que en su origen fue una simple bolsa de piel u otros materiales, que se utilizó para proteger los pies del frío y las inclemencias. De repente, se convirtió en mucho más, casi un objeto de culto. Sino como se explica que una mujer pueda tener 20 pares de zapatos aunque utilice 4 ó 5 de forma habitual. Un complemento que crea verdadera adicción... ¿Un ejemplo? Una mujer normal podría llegar a comprar unos diez pares al año. ¿No parece una cifra descabellada, no? Y si dijéramos que se ha comprado diez abrigos, diez vaqueros... con los  zapatos es otra cosa, ¿verdad?. Protagonistas, con nombre propio que además, lejos de ser un accesorio que decides o no llevar, se convierte en una necesidad, en una prolongación del cuerpo. Cobran vida ya sea como aparato de tortura o como analgésicos. Evasión, auto-afirmación..., ¿No sé yo? Pero no me digáis que un buen par de zapatos no sienta muy bien. 

4. Los olvidados. Éste quizás sea el secreto mejor guardado del armario de una mujer, porque incluso si fuese desvelado lo negaríamos cien veces si hiciese falta. Pero, ahora que nadie nos escucha, ¡sed sinceras! ¿Quién no tiene ropa o zapatos sin estrenar en el armario? Sí no agachéis la mirada, los tenemos... haberlos hailos como las brujas. ¿Y qué pasó con ellos? Nos las prometíamos muy felices cuando los compramos, pero quizás lo hicimos tratando de ser una mujer que no somos, así de forma natural lo que iba a ser un prometedor comienzo se convirtió en una caja olvidada en el altillo o en el lugar más inaccesible del armario. ¡Qué malo es el olvido! Aunque no sé si os pasará como a mí, pero pese a no haberlos llegado ni a estrenar, ocuparán más de un segundo en vuestro pensamiento cuando un viejo amigo de las compras impulsivas nos visita de vez en cuando, el arrepentimiento. ¡No importa lo seguiremos ignorando!

5. Los prescindibles. Éste secreto tiene un poco que ver con el complejo de "Peter Pan" que padecen algunas mujeres. Mal que nos pese la naturaleza va a seguir su curso, y con los años no todo vale. Si no sabemos evolucionar, acabaremos con un fondo de armario poblado de esa extraña raza de prendas, de las que deberíamos habernos desecho hace mucho tiempo pero que se agarran con fuerza a las perchas para no salir de allí, "los prescindibles". Es mejor no llegar a esos extremos, vivir en el presente y no preocuparse por lo que vamos dejando en el camino, porque siempre llegarán nuevos compañeros de viaje. Además si ni siquiera cuando teníamos quince años nos poníamos ciertas cosas, porque empezar ahora. No hemos de demostrar nada sino conocernos y utilizar la moda y las tendencias a nuestro favor, no en contra. ¡Recordad, no se acaba el mundo si los escotes se acortan un poco, mientras que las faldas se van alargando otro tanto...!

Secretos fondo armario mujer

6. Los imposibles¡Dame un respiro! Tendríamos que decir a veces cuando contemplamos algunas de las prendas y zapatos que guardamos en el armario. Decía el mago de los zapatos, Manolo Blahnik, que no hay nada encantador en una mujer que no puede caminar con sus zapatos. ¿Por qué empeñarnos entonces en extraños experimentos? La que ha nacido para caminar por el mundo subida a 8 o 10 centímetros de tacón, es una afortunada, pero para las que la fuerza de gravedad tira de ellas con furia, existen otras posibilidades. Y esto no solo nos ocurre con los zapatos, solo hace falta echar un vistazo al armario y allá en los lugares más recónditos encontraremos nuestros imposibles. Prendas que él que las diseñó no llegó a entender que la moda se tiene que poder llevar, que tiene que estar hecha para vestir a mujeres de verdad. Bueno y eso..., cuando no nos puede también la nostalgia y nos empeñamos en conservar ropa dos tallas más pequeñas de la que usamos esperando que regresen tiempos pasados... qué no siempre fueron mejores. ¡Fuera entonces esos imposibles y viejos fantasmas de nuestro armario, ya!

7. Los infalibles. Podríamos decir que en este caso se trata de pequeños tesoros sin trampa ni cartón, que guardamos en nuestro armario. Buenas prendas basadas en buenas ideas que funcionan y se convierten recurrentes comodines, porque somos mujeres reales que pisamos la calle día tras día para lidiar con el trabajo, con la familia, con una agenda más que apretada y no para desfilar por la pasarela. Lo cortés no quita lo valiente pero no a costa de perder el sentido común, eso sí cuidado de no acabar vistiendo como si llevasemos el uniforme del colegio, jajajajaja. Mis infalibles podrían ser perfectamente las camisetas oversize, leggins, botines de tacón, chaquetón tres cuartos de estilo militar, camisas vaqueras, blazer, foulards, minifaldas de volantes, pantalones capri, blusas vaporosas y vaqueros... eso para empezar.

8. Sí, sí... ¡Si ya lo sé! Pero después nunca tenemos esa prenda estrella que nos saca de mil apuros, porque no siempre compramos con inteligencia. No es cuestión de cantidad, pero a ver quién es el guapo que consigue meternos eso en la cabeza, porque nos saltamos cualquier atisbo de coherencia para construir nuestro fondo de armario con algún que otro caprichito alternado con algún básico, eso sí que no se diga. Hasta aquella que en este momento está diciendo... "no, no yo solo compro lo que necesito y lo medito muy bien". hasta esa sabe que en el fondo no es cierto y cómo ésta es una inercia muy fuerte que tira de nosotras sin descanso, vamos a recordar cuáles deben ser las piezas más importantes en nuestro vestuario:

  • Nunca debería faltar un vestido, el famoso LBD o cualquier versión del vestido cóctel con líneas sencillas y elegantes, un trench, vaqueros los reyes indiscutibles del fondo de armario femenino, una camisa blanca en su versión masculina o más vaporosa, un traje de chaqueta de tres piezas (chaqueta, falda y pantalón), un buen abrigo, un buen bolso, botines hechos para caminarzapatos de salón adaptados a vuestra tolerancia al tacón desde los femeninos stilettos hasta los resultones Kitten Heel con un tacón de gatito fino y bajo o blazers en las que si dudáis el color apostad por el negro.

A partir de ahí, iremos añadiendo más prendas en función de nuestro día a día, e iremos dándole un toque propio a nuestro look con accesorios como pañuelos, collares, cinturones, etc...


9. ¡Dónde dije digo, digo Diego! ¿Os suena eso de... "a mí eso jamás me lo verás puesto"? ¿O eso otro de... "eso no me lo pongo ni loca, vamos ni cuando las ranas críen pelo"? Y luego no hace falta esperar tanto tiempo, porque todas... y aquí hay que enfatizar esa última palabra, "TODAS" hemos caído alguna vez en esta renuncia, teniendo que tragarnos después nuestras palabras. ¿Falta de personalidad, quizás? Permitidme que le dé un voto de confianza al género femenino y diga que no. En alguna ocasión puede ser así, pero la gran mayoría de las veces somos nosotras mismas las que no nos permitimos innovar, experimentar o probar cosas nuevas, asidas con fuerza a lo establecido como piedra de salvación que mantiene nuestra cómoda zona de confort. Dicho esto, lo importante es seguir nuestro instinto y ser fieles a nosotras mismas, porque tampoco es plan de escuchar a las sirenas de la moda y convertirnos en fashion victims. En la mesura está la clave, ni el buen gusto, ni mucho menos la moda son algo estático, nosotras tampoco. 

10. Éste último os toca a vosotras... ¡Contadme algunos de los secretos que guardais en vuestro armario!

Bueno, ¿cómo lo veis? Al final va a requerir más esfuerzo del que pensábamos tener un buen fondo de armario, ¿no?. Además diga lo que diga la industria de la moda, nunca se puede seguir ésta al dictado. ¡Somos imperfectas y estamos llenas de incoherencias, puede ser! Pero sabemos lo que queremos y aceptamos que el único camino seguro para descubrir cuál es nuestro estilo, es ser fieles a lo que somos y llevamos dentro de nosotras mismas. ¡Divinas es poco, lo valemos sin más! Y qué más da que guardemos algún secreto inconfesable en nuestro armario, ¿quién no lo tiene?

Mujer después de los 40

14 comentarios:

  1. Buenísimo el artículo, felicidades!! En mi caso debo confesar que más de la mitad de mi armario se compone de prendas (buenas, eso sí) de segunda mano y la otra mitad de outlets y ofertones de rebajas. Y he de decir que estoy encantada, porque eso me permite ir variando de prendas y estilo sin arruinarme y además resulta divertido ir a la caza de tesoros! :) Un beso desde Barcelona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapísima, no conocía tu blog... voy corriendo a verlo. Gracias por tu comentario :D

      Eliminar
  2. Ja ja, qué bueno Cristina. Uf, uf. ¿Secretos en mi armario? Pues... esa prenda que te encanta pero que dejó de servirte hace diez años, y aun así, sigue ahí. Y por supuesto, ese vestido del que te enamoraste a primera vista, que te sienta como un guante, que es una preciosidad... pero que nunca es el momento de usarlo porque es demasiado "elegante" para el trabajo... y demasiado "informal" para un evento. Al final, me lo he puesto dos veces en cuatro años, un desastre, ja ja.
    Otro secreto inconfesable, la comodidad y la amplitud. Oh, madre mía, lo confieso. Me acostumbré a pantalones elásticos y blusas o chalecos holgados, y me perdí. Pero bueno, para redimirme también tengo esas prendas más ajustadas para ese día que quieres "arreglarte" un poquito más.
    Muchos besos preciosa :)

    ResponderEliminar
  3. Creo que tus tres secretos están a salvo conmigo jajajajajaja. Un abrazo guapa :D

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno el post!!! yo tengo muchos secretos....no dejo que mi marido mire dentro...jaja.
    http://stylettosbyana.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno. Yo creo que en la sección 4. los olvidados, podemos añadir otro secreto aún más "vergonzante"... el me queda algo justo pero me lo llevo para Cuando adelgaze :))))
    BEsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo digo a ti, pero lo negaré mil veces si fuese necesario, alguno de esos tengo :D

      Eliminar
  6. Che bello questo post Cristina... sapessi quanti segreti ci sono nel mio armadio!!!!! LOL!!!
    Kisses, Paola.

    Expressyourself

    My Facebook

    ResponderEliminar
  7. jajaaj me ha encantado. Mi confesion es que tengo un cajon lleno de camisetas blancas y que cuando tengo que salir aun teniendo el armario relleno nunca tengo nada que ponerme jajajajaja. Besitos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso siempre, miras al armario y aunque esté abarrotado de ropa no ves nada que ponerte :D

      Eliminar
  8. Me hiciste reir !!!!! Yo soy de "los olvidados", a veces buscando una cosa encuentro otra de la que no tenía idea y jamás había estrenado !!! Te quiero y te mando un abrazo desde Buenos Aires !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sin contar los que aparecen cuando ya no los buscas, jajajajajaja...

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips