3/9/15

Cocinando con... Mascarpone, ¡más qué bueno!

cocinando receta tarta con mascarpone y limon
Cocinando con... Mascarpone, ¡más que bueno! Cambiamos de tercio con esta entrada que nos trae el sabor del estío. Y es que el verano tiene una estela muy, muy larga. A una le da tiempo a hacer cosas que en el día a día resultan francamente difíciles. Una de ellas ha sido aprender a hacer de una vez por todas la receta que os traigo, pues cansada de tener que hacerla cada vez que asomo por allí (el lugar dónde paso mis vacaciones), una mujer maravillosa que llamaremos F. supongo que decidió que salía ganando si me enseñaba a hacerla. ¡No, es broma! Le pedí si no rogué que la compartiese conmigo y os aseguro que os vais a chupar los dedos con ella. Además está hecha con uno de los quesos italianos más reposteros, que han dado forma a recetas tan famosas como el mismo "Tiramisú". Sí hablamos del queso mascarpone del que contaremos su historia y unas cuantas curiosidades que quizás no sabíais. ¡Remangaos las mangas de la camisa que nos ponemos a cocinar "Tarta de mascarpone con limón y pasas"!


¡Mmmmmm, mascarpone, más que bueno!


Nos vamos al norte de Italia y retrocedemos hasta el año 1200 para encontrarnos con una de las referencias más conocidas sobre el mascarpone. Poneos en situación, un gobernador español visita Milán, y allí le dan a probar este queso, a lo que él responde: 

— !Mmnnnn, este queso es más que bueno!— Algunos dicen que de la traducción al italiano de esa frase se llegó a la palabra mascarpone. Pero el caso es que el nombre podría derivar de varias formas, como del vocablo del dialecto lombardo mascherpa, que casualmente significa ricotta, osea cremoso y suave. O de la palabra mascherpane que quiere decir crema de leche. Porque si algo caracteriza a este queso es su gran cremosidad que lo hace ideal para la repostería. No en vano es ingrediente destacado de postres tan famosos como el "Tiramisú" o como acompañamiento de otros, por ejemplo del "Panetone". De todas formas su campo de aplicación es muy grande, lo veréis en multitud de recetas vegetarianas o sustituyendo a la mantequilla en un risotto. Lo comamos de la forma que sea, ahora podemos disfrutarlo todo el año, mientras que antiguamente solo se consumía en invierno dado que su ciclo de vida es muy corto, es muy perecedero. El original se hacía con leche de búfala, pero ahora podéis encontrar muchas marcas que lo elaboran a partir de leche de vaca. Y sí tiene grasa pero por si os interesa también tiene calcio, fósforo, potasio y vitamina B.


Y... ¿Qué es lo que hace tan especial a este queso? Pues para empezar muchos dirían que estrictamente ni siquiera es un queso. ¡Vamos a explicarlo! El mascarpone se obtiene a partir de la crema de leche mezclada con nata y ácido cítrico (zumo de limón) o ácido acético (vinagre), nunca con cuajo animal, lo que le hace tan querido por los vegetarianos. Las bacterias hacen su trabajo en la nata, después la mezcla se calienta a altas temperaturas durante 10 minutos, se separa el suero y tras un proceso de maduración se acaba espesando y obtenemos esta maravilla. ¡Vamos similar al yogur o la cuajada! Es dulce, consistente, un poquito ácido, de un blanco - amarillento y muy suave, pero nos os confundáis también altamente calórico.  

Y... ¿Cuál es su origen? Viajamos a Lombardía, una tierra fértil de alma agrícola y que acoge varios parques naturales. Y desde allí a la provincia de Lodi, al corazón del valle del Po. De inventor desconocido al que yo hoy desde aquí le quiero dar las gracias, su elaboración y consumo se remontan y se pierden en el tiempo. Fijaos sino como podemos explicar que aparezca en textos del siglo XIII, o en la descripción del mítico "País de Jauja" o reino de la abundancia. ¡Atentos a cómo se describe este paraíso terrenal !
"Envuelta en una niebla blanca que parecía cuajada. [...] Corren ríos de leche y manan fuentes de moscatel, malvasía y vino dulce. Los montes son de queso y los valles de mascarpone. De los árboles cuelgan marzolinos y mortadelas", en El perro de Diógenes, de Francesco Fulvio Frugoni.

Y si los valles en el "País de Jauja" están hecho de mascarpone, vamos a añadir nosotros también un poco de dulzura con nuestra receta. ¡Adelante con la Tarta de Mascarpone al limón!

cocinando receta tarta con mascarpone y limon

Ingredientes:

- 150 gr de galletas (Unas 8 ó 10 tipo digestive).

- 50 gr de mantequilla.

- 500 gr de mascarpone.

- 200ml de nata líquida.

- 80 gr de uvas pasas.

- 100 gr de azúcar glass (podéis utilizar también azúcar moreno).

- 2 yemas de huevo.

- 2 cucharadas soperas de maicena.

- 2 limones.


Receta de la "Tarta de Mascarpone al limón":

1. Trituramos las galletas y mezclamos el resultado con la mantequilla, para lo que utilizaremos el microondas, unos tres minutos a 800 W. Remover hasta obtener una masa compacta. ¡Ya tenemos la base de la tarta que debemos colocar en el molde!

2. Rallamos uno de los limones y reservamos la ralladura. Exprimimos los dos limones y ponemos el zumo en un cazo a cocer con las uvas pasas. Lo ponemos a fuego lento y esperamos a que se hinchen las pasas, tras lo cual las escurriremos.

3. Precalentar el horno a 200 grados antes de comenzar con la mezcla. Cogemos un bol y añadimos el mascarpone y el azúcar. Es muy importante seguir el orden que os describo y remover bien cada vez que añadimos un nuevo ingrediente. En segundo lugar, las yemas de los dos huevos, después la ralladura de limón y así sucesivamente, las cucharadas de maicena, la nata y las uvas pasas ya escurridas.

4. Añadimos la mezcla al molde sobre la base y lo metemos al horno de 25 a 30 minutos en función de cómo veáis la cocción. Sacamos del horno y dejamos enfriar. Después lo metemos en la nevera y consumimos bien fría la tarta. Yo os recomiendo unas 8 horas mínimo.
cocinando receta tarta con mascarpone y limon

Cocinando con Mascarpone acaba, sí. Espero que os haya gustado y desde aquí os animo a que probéis la receta y compartáis conmigo qué tal os ha ido con ella. Es muy sencilla en cuatro pasos y os puede sacar de más de un apuro. Y ahora que nadie nos oye, sobre todo ella, recordaros que he compartido esta receta con vosotros gracias a una mujer para la que me faltan los adjetivos si tuviese que describirla. Es fuerte, decidida, resolutiva, generosa, una trotamundos que habrá visitado más de cincuenta países (seguro que más), y que hoy nos ha acercado a Italia de la mano de uno de sus quesos más populares. Por algo será no, ya sabéis eso que dicen de que el mascarpone está... ¡Más que bueno! ¡Ya me lo diréis, ya!

Mujer después de los 40

8 comentarios:

  1. Mamma mía Cristina, me he ahogado en mi propia saliva... ¡eso tiene que estar delicioso! Gracias por compartir esta receta, pienso probarla, créeme, soy muy golosa y has dado en el clavo. Gracias de nuevo. Ummmmmm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti guapísima y te aviso como la pruebes repites jajajajajaja :D

      Eliminar
  2. Mmmm este fin de semana la hacemos mi hijo el cocinero y yo! Gracias por compartirla!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Uhmmmm..... delizioso, io amo il mascarpone!!!
    Kisses, Paola.

    Expressyourself

    My Facebook

    ResponderEliminar
  4. Cris se ve buenisimo, yo lo tratare de hacer y ya te contare :)

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips