12/5/15

Los 40 ladrones, para una mujer


Regresa "Mi mundo" con "Los 40 ladrones, para una mujer...", y es que a veces nos gustaría congelar el tiempo y que éste se detuviera, pero eso es imposible, porque si hay algo que la vida no hace es detenerse. Todas nosotras dejamos hace mucho tiempo de ser esas niñas que pasaban las tardes jugando en la calle, o aquellas jovencitas que pisaban por primera vez el instituto. ¿Y acaso lo necesitamos? Pasamos la treintena... Sí, ¿y qué? Eso lo único que significa es que tenemos un largo camino transitado a nuestras espaldas, pero no menor que el que nos queda por recorrer. A los 40, algunos hablan de una segunda adolescencia, otros incluso de un despertar existencial, cuando no sexual. Somos como aquel río que fluye sin detenerse, y lo maravilloso es que lo podemos cruzar muchas veces y en cada una de ellas estaremos ante un río diferente. ¡Preparaos porque hoy el post va dedicado al paso del tiempo en la mujer y a esos 40 ladrones que nos han cobrado peaje año tras año. 

¿Queréis asomaros al mundo y al cuerpo de una mujer después de los 40? Sí, pues allá vamos.

El código secreto de los 40.

Hoy respondo a una petición que me hizo hace tiempo, una persona que lee asiduamente el blog. Me comentó que le gustaría leer una entrada que hablase de la mujer a los 40 años. Me puse manos a la obra y publique "El mundo visto por Mafalda... para una mujer de 40", pero tenía pendiente dos entradas más que al final he unido en la de hoy... "Los 40 ladrones para una mujer". Hecha la aclaración, ¡comenzamos!

Digamos para empezar que el numerito se las trae...

  • 98 veces es citado en la Biblia, 
  • como los 40 peldaños de la escalera de Jacob,
  • los 40 días con sus correspondientes noches que duró el diluvio, 
  • los 40 días que permaneció Moisés en el Monte Sinaí, 
  • otros tantos ayunó Jesús perdido en el desierto antes de iniciar su peregrinaje como profeta, 
  • 40 días forman la Cuaresma, exactamente los que van desde el Miércoles de Ceniza, hasta el Domingo de Ramos, periodo de reflexión, ayuno, purificación y preparación, 
  • Egipto enterraba a sus faraones 40 días después de que hubiesen muerto, ya que su alma necesitaba ese tiempo para separarse del habitáculo del cuerpo,
  • los 40 perfectos del Islam.
  • la cuarentena que se guarda para evitar el contagio de un enfermedad,
  • la llamada crisis de los 40,
  • el periodo de prueba de 40 días que marcaba legalmente la ley mosaica para que una mujer pueda considerarse pura de nuevo tras haber dado a luz,
  • los rubíes de la celebración de los 40 años de matrimonio, 
  • o "Ali Baba y los 40 ladrones".
  • ...

Curiosidades aparte, todos estos usos y muchos más, reúne este misterioso número que parece incluir un código secreto que lo liga a conceptos como el cambio, la renovación, la transformación, un tiempo de prueba, o más bien a la superación de la misma. Una cifra que purifica, que evidencia muchas cosas positivas, pero claro está también muestra la otra cara de la moneda cuando no se supera dicho examen. Realmente es una cifra impresionante asociada al mundo material, pero a la vez a la evolución espiritual de la persona y a su aprendizaje. Yo no sé vosotras pero encuentro maravilloso que con cuarenta años hablemos de aprendizaje, de evolución y de crecimiento. Una gran oportunidad para consolidar muchas facetas de nuestra vida, pero también para cambiar, para hacer cosas nuevas.


¿Son los 40 una segunda adolescencia?

Todo lo dicho está muy bien, pero... Siempre tiene que haber un pero, y esta evolución no se hace sobre tierra desierta, partimos de un terreno labrado, de un cuerpo, de un alma que ha ido pagando un peaje a la vida año tras año. Y aunque algunos de los cambios que experimentaremos en estos años no sean de nuestro agrado, es lo que hay y lo mejor es aceptarlo.

Nuestras hormonas se vuelven locas... Sí como si fuésemos adolescentes y dado que éstas participan en los principales procesos metabólicos de nuestro cuerpo, el efecto de estos cambios se hará notar. Tanto en la pre como en la menopausia, nuestro organismo ralentizará la segregación de algunos tipos de hormonas y segregará otras nuevas. Así que no os llevéis las manos a la cabeza porque vienen curvas, sofocos, sudores nocturnos y se reduce la producción de estrógenos.

Comenzaremos a percibir... Mayor sequedad y flacidez de la piel, perdida de masa muscular, perdida de calcio en los huesos, cambios emocionales, tendencia a la hipertensión, aumento del temido colesterol, dolores de columna, osteoporosis o pérdida de masa ósea, puede producirse insomnio, mareos, vértigo, disminución de la tasa metabólica de nuestro cuerpo, etc. ¡Ojo con esto último! Porque aquí está la respuesta a porque nos cuesta tanto perder peso pasados los 40 - 45 años. Si la masa grasa de nuestro cuerpo aumenta y a la vez el gasto energético diario que hacemos disminuye, ¡blanco y en botella! No quemamos lo mismo, y nuestro cuerpo precisa menos para seguir funcionando, por lo que el objetivo será aumentar esa tasa con una mayor masa muscular activa. Más actividad y dieta equilibrada. ¡Recordad menos músculos, menos calorías gastamos! 


Abandonar la etapa reproductiva... Nuestro cuerpo es una maquina de precisión y si recordáis bien lo que nos costó aterrizar en la etapa reproductiva y lidiar con la adolescencia, abandonarla ahora no va a ser sencillo. Pues para empezar no todas las mujeres están dispuestas ni siquiera a aceptarlo y pretenden luchar contra su propio reloj biológico. Ya os digo desde aquí qué es una batalla perdida, porque esto no se detiene y lo que empieza ahora se acentuará al acercarse los 50. ¡Dichosas hormonas!


¿Se puede involucionar?... Pues parece ser que sí, pues si nuestro cuerpo se preparó en la pubertad para poder reproducirse, ahora hace lo contrario. Inicia un largo periodo de transición o climaterio en el que determinadas señales nos indican que el nivel estrógenos disminuye y con ello se acerca la menopausia o cese definitivo de la menstruación. No todas reaccionamos igual a esta involución pero las manifestaciones físicas son inevitables. Ya hemos nombrado algunas, pero me gustaría incidir en una de ellas, el aumento de la grasa corporal que a los 40 años se calcula en una media del 33%, mientras que a los 50 será del 42%. Así que más movimiento y ejercicio que los hábitos y un estilo de vida sedentario aceleran este proceso y luego nos quejamos de que ganamos peso. Muchas de nosotras nos llevaríamos una sorpresa si nos calculasen la edad metabólica real que tiene nuestro cuerpo, porque podemos estar obligándolo a trabajar como si tuviésemos 50 años o más. ¡Fuera el sillón- ball!

¿Y qué ocurre en el exterior?... Pues el primero cambio y más evidente es que se suele ganar peso, se pierde masa muscular y para rizar el rizo la redistribución de la grasa en nuestro cuerpo se acentúa en el abdomen. ¡Sí la tripita! Y ya para deprimirnos del todo la flacidez de brazos y piernas avanza, junto con una mayor dificultad para recuperar la elasticidad de nuestra piel. A estas alturas las primeras arruguitas y manchas en la piel ya son lo de menos, porque sino nos cuidamos  todos estos cambios pueden ser muy notables. Y no hace falta que nos lo diga un médico, ya sabemos todas que necesitamos llevar una dieta rica en fibra y equilibrada, beber suficiente agua, controlar el alcohol, tabaco, café, dulces y abandonar la comodidad del sillón y caminar, correr, ir al gimnasio... Lo que os vaya mejor pero en movimiento.


Y con lo dicho, ¿tenemos algo que celebrar?... Pues sí, porque precisamente todo lo que hemos nombrado tiene que servirnos de acicate para activarnos y prepararnos. Yo no os digo que acabemos viviendo una segunda adolescencia, pero cuando seamos conscientes de que hasta nosotras tenemos fecha de caducidad, esa aceptación nos permitirá mimarnos más si cabe. No somos jóvenes, no somo viejas, somos lo que sintamos ser.

¡Aprovechemos esta revolución hormonal para hacer la nuestra propia! ¿Por qué no replantearnos las cosas y hacer un balance serio de nuestra vida? Protestar, reclamar y luchar por cómo queremos ser. Decía la psicóloga Beatriz Goldberg, autora de "¡Mujeres en cambio! A los cuarenta llega la... segunda adolescencia", que después de "haber cumplido dos veces veinte años o más, asistimos a una segunda adolescencia que continúa de manera indefinida". Una energía nueva debe guiar entonces nuestros pasos para afrontar los cambios y no angustiarnos por ellos.

Podemos hacer de todo, no hay porque ceder al desanimo, simplemente replantearnos las cosas de una forma diferente o incluso tomar como referencia otros patrones. A mí me parece increíble vivir una segunda adolescencia, en la que una mujer es sabe lo que quiere, ha comprendido que el tiempo es finito y es imposible atesorarlo porque siempre se escapará de nuestras manos, percibe el camino que queda por delante como una oportunidad y sobre todo no se convierte en tierra yerma sino que puede concebir los proyectos, planes y sueños que esté dispuesta a permitirse.


"Los 40 ladrones, para una mujer..." termina aquí y espero vuestros comentarios. Seguro que todas vosotras tenéis espíritu, belleza, experiencia, valentía, maestría e imaginación para vivir esta segunda adolescencia como una ventana hacia cosas maravillosas.

14 comentarios:

  1. ¡Guapa me encantó! Más de una debería leerlo. Besos Sandra

    ResponderEliminar
  2. Las crisis existenciales siempre han existido, existen y existirán, además son necesarias. No soy ninguna excepción pero he de admitir que soy afortunada. Mi forma de pensar no me deja caer en la trampa de; "sí, ya estoy en los 40, y ahora qué?" Sigo aprendiendo, e intento disfrutar de esta etapa...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estamos renovándonos día a día. Un abrazo Maybel.

      Eliminar
  3. Io credo che una donna a 40 anni è nel massimo della sua bellezza! E' vero bisogna abituarsi a tutti questi cambiamenti, soprattutto ormonali e prendersi maggiormente cura di sè... post molto interessante Cris!!!
    Kisses, Paola.

    Expressyourself

    My Facebook

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te pongo ni una sola coma, totalmente de acuerdo contigo. La mia cara Paola :D

      Eliminar
  4. Pues yo ya estoy en los 50 y creo que sobre todo es un tema de actitud, hay que vivir el día a día y asumir que la vida va pasando. Si eres vital, te cuidas un poco y no pierdes la ilusión todo va fluyendo... Carpe Diem

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vitalidad e ilusión, buena mezcla guapísima. Besos.

      Eliminar
  5. Bueno, me encanta siempre como escribes. Pero este post me ha "llegado"... ahí estamos con los 40 ladrones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que todas pasamos por los mismo y es como escuchar nuestros propios pensamientos. Un abrazo guapa :D

      Eliminar
  6. Pues es que me da mucha pena de no poder venir más a menudo por aquí y disfrutar de tus impecables, imaginativos y supercompletos artículos..Este es una pasada y estoy de acuerdo del todo con tu esperanzador cierre de sesión, donde por supuesto tiendes esa mirada ilusionada sobre esta etapa que nos regenera, donde podemos renacer de nuestros propios errores y germinar como personas además de como mujeres..Besos Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas vamos igual, a mí me faltan horas y no siempre puedo visitaros a todas. Un abrazo guapísima.

      Eliminar
  7. Hola Cristina....que decirte mis cuarenta me llegaron con mil una sorpresa !!! Pero he descubierto que estoy bien, que amo a mis hijas y que aunque por momentos desconfíe de mi madurez, la conservo serena. Yo soy feliz con mis cuarenta, todos los días aprendo algo de los otros y de mi. Hace ya cinco meses que me separe, y descubrí que puedo sola....y que eso es un montón. Pero extraño mucho la compañía y todavía me duele en el alma el abandono, y los proyectos que ya no serán....pero habrá nuevos espero ! Te mando cariños y un abrazo. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi preciosa Ana, porque te tengo tan lejos que sino verías. Eres increíble y no tengo duda alguna de que llegarán muchas cosas buenas. Te confieso que todos los días desconfío de mi madurez como bien dices, ja, ja, ja... ¡Un abrazo guapísima!

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips