1/4/15

Mi vida a golpes...

 Violencia de Genero
"Mi vida a golpes..." quiere recordar a miles de mujeres que sufren a diario en nuestro país Violencia de Género. Ya he tocado este tema en varias ocasiones, pero es que después de leer hace unos días el Informe de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género en el año 2015, a una se le cae el alma a los pies. Os dejo con algunos de los datos que arroja el estudio que deberían servir para remover nuestras conciencias, y que no olvidemos esta dura realidad. Al final os he añadido el micro - relato "Mi vida a golpes...", el recuerdo de una mujer y su historia de maltrato.


Informe Delegación del Gobierno para la Violencia de Género 2015.

Este informe trata de conocer cuál es el porcentaje de mujeres residentes en España que han sufrido o sufren violencia por el mero hecho de ser mujeres. Así en colaboración con el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y en base a una muestra de 10.171 mujeres de 16 años en adelante nos muestran resultados que estremecen. No extrapolan los resultados a la población total porque se trata de un avance, pero mucho me temo que no variarían mucho las cifras:

1. Lo primero que me llama la atención es la categorización de la violencia en cinco bloques. A veces simplificamos demasiado las cosas sin querer, y en este tema podemos caer en ese error, por lo que no sólo se contempla la violencia física y  sexual, también la económica emocional (21,9%) y de control 25,4%).

2. Casi el trece por ciento de las mujeres de 16 o más años en España, ha sufrido violencia física o sexual por parte de sus parejas o ex-parejas. Escalofriante, pues esto significa que tomando un grupo de 10 mujeres, una de ellas seria victima de violencia de género. ¿Cuántas víctimas pueden estar sufriendo cerca de nosotros sin que nos demos cuenta? Muchas, demasiadas.

3. ¿Podemos imaginarnos lo que es sentir miedo de nuestra pareja o ex-pareja? Pues para el 13% de las mujeres del estudio esa es su realidad, convivir con el temor cerca, muy cerca. 

4. Algunas mujeres denuncian su situación (un 28,6%), este miedo o violencia física y/o sexual sufrida, en la policía o en  los juzgados. Pero otras no lo hacen, sufren en silencio por quitar importancia a lo vivido, por miedo, por vergüenza o simplemente para evitar que salgan a la luz esos episodios.

5. Además no todas las denuncias prosperan, de hecho en un 20,9%  retira la denuncia por promesas de que "no sucederá nunca más", esperando que el maltratador cambie, por miedo, por pena, o por ser el padre de sus hijos.

6. ¿Cómo puede soportar una mujer vivir entre el miedo y el dolor? Las secuelas son tanto físicas como emocionales, y la salud se resiente porque...¿Qué cuerpo aguanta esa tortura sin experimentar? Ansiedad o angustia, tristeza y desvalorización de una misma, llanto sin motivo, irritabilidad, cambios de ánimo, etc. Eso sin contar con que cada episodio de violencia produce en la víctima sensaciones de impotencia ante la situación, tristeza, rabia y miedo.

7. Destaca también que el 63% de las mujeres que han sufrido esta violencia afirmen que sus hijos presenciaron dichos episodios, y en un 64,2% de los casos, éstos sufrieran a su vez violencia.

8. En la presentación del estudio, tanto el ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, como la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández, incidieron en dos colectivos especialmente vulnerables, las mujeres jóvenes o con discapacidad.

9. Y si hablamos de mujeres de entre 16 a 24 años, no tenemos sino que sobrecogernos ante que el 21,1% de las mismas con pareja en alguna ocasión, hayan sufrido violencia psicológica de control, frente a la media del 9,6% del resto de las edades. ¿En qué enfermizo mundo viven nuestras jóvenes, en el que sus parejas les controlan móviles, horarios, vestido o las ciber-acosan? Es descorazonador ver como vamos retrocediendo pasos en la conquista de la igualdad y las nuevas generaciones se convierten en caldo de cultivo abonado de la violencia de género.

10. ¿Estamos dónde debíamos estar? No, decididamente no. La ruptura del silencio, las denuncias, el apoyo y fortalecimiento de las víctimas para que den este paso está lejos de ser el deseable. Comparto las palabras de Alonso cuando afirmó que "hay una prevalencia de la violencia que nos debe seguir preocupando", y yo añado a todos. De aquí no salimos sino hacemos de éste un problema de todos...


Mi vida a golpes...

Ricardo la contemplaba absorto en la persistente tristeza que parecía envolverla siempre. Sabía que iba a ser confidente de una verdad dura y sobrecogedora. Si algo tenía claro era que estaba y estaría allí para ayudarla. No miraría hacia otro lado. 

Patria tomó aire y cerró los ojos para evitar encontrarse con los de Ricardo y no perder así la poca entereza que aún conservaba. Comenzó a hablar, inició el relato de su aciaga vida con dolor y renuncia, pero el desarrollo de su historia no hacía mella en él, que mantenía la misma actitud cariñosa y delicada con la que la obsequiaba desde que se conocieron:
Violencia de Genero

— No recuerdo cuando comenzaron los golpes y las palizas. Para mi es imposible separar los recuerdos de esos años, de aquellas explosiones de violencia. Lo más curioso es que a esos episodios le seguían días tranquilos en los que su clemencia me hacía aferrarme a la idea de que todo podría regresar a la normalidad. Pero esa luna de miel era un espejismo que se quebraba con facilidad. Pequeños gestos, miradas o frases me avisaban de que aquella tortura se acercaba de nuevo. Su hostilidad hacia mi iba en aumento y los golpes y vejaciones regresaban. La escala de su violencia era cada vez mayor y yo me debatía entre la angustia, la indefensión y el terror de que pudiese hacerle daño a mi hijo. Amenaza con la que me doblegaba y sometía. Pero un día su furia se desató sobre él y acabó enviándolo a urgencias. Yo le dije que le abandonaba y él me prometió que lo mataría si me iba. Negué la realidad, guardé el cuchillo de cocina más afilado que encontré en el cajón de mi mesilla por si volvía a tocarle y me abandoné sin voluntad a sus palizas. Hay noches en las que aún me despierto temblando y puedo notar su aliento sobre mí. Entonces instintivamente abro el cajón de la mesilla de noche y busco el cuchillo—. No pudo continuar aquella dolorosa secuencia porque sus ojos se deshicieron en lágrimas. Ricardo la abrazó y supo que ya nada podría separarle de aquella mujer. La soledad de toda una vida terminaba, tocaba a su fin.

— Sé que para ti es difícil aceptar mis palabras, pero no pudiste hacer nada. Nada. Eres una víctima de un ser desalmado. No sacrifiques tu vida, penando una culpa que no te corresponde. Ya has sufrido bastante—. Contestó Ricardo, secando sus lágrimas. Ella se refugió en sus brazos que le trasmitieron calidez, amor y seguridad.  Sensaciones casi olvidadas porque hasta dónde ella podía recordar, siempre había vivido expuesta al dolor, a la ira acumulada, y sin ser consciente, a un itinerario que marcó todos los pasos necesarios para ser victimizada. Todo ello a favor de un cobarde sin alma. Pero la justicia que es lenta en sus reparaciones ponía fin a esas ofensas, le brindaba una segunda oportunidad y un primer amor. 


Acaba aquí "Mi vida a golpes...", pero sin recordaros antes que el nombre de Patria es un homenaje a una de las Hermanas Mirabal, asesinadas por mandato de Rafael Leónidas Trujillo, un 25 de noviembre de 1960. Fue una petición de la República Dominicana, apoyada por otros 80 países, lo que hizo que el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (DIEVCM) se celebre cada 25 de noviembre.  Tres mujeres valientes y comprometidas, de las que no miran hacia otro lado y que son todo un símbolo de lucha y resistencia. Se hacían llamar "Las Mariposas" y luchaban por defender su país y su gente, por su libertad. Un nombre que encierra el espíritu de lucha de muchas mujeres que hoy quiero recordar de nuevo. Y haciendo caso a la fría y a veces distante estadística, en el informe de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género en el año 2015, se reconocen como tres factores que protegen contra esta lacra social, el compartir  las tareas domésticas, el contar con personas cercanas que se preocupen por nuestro bienestar, y está es la base de todo, dedicar tiempo para cuidarnos y sentirnos bien con nosotras mismas. ¡Un abrazo a todas! ¡No a la Violencia de género! 

Mujer después de los 40

8 comentarios:

  1. Ayer, cuando escuchaba al ministro hablar sobre el informe, se me pusieron de nuevo los pelos de punta. Tenemos una problema con la educación de los jovenes, y da la sensación que cuanta más libertad tenemos menos la entendemos. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto es como si renunciasen a décadas de lucha por la igualdad y aceptasen el machismo como algo normal. Un abrazo Ángeles :D

      Eliminar
  2. Ti lascia davvero basita udire questi rapporti!
    Diciamo tutti insieme STOP alla VIOLENZA!!!!!
    Buon weekend cara!
    Kisses, Paola.

    Expressyourself

    My Facebook

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, es algo que nos afecta a todos. ¡Qué pases buen fin de semana guapísima! :D

      Eliminar
  3. una realidad triste y que afecta a muchas mujeres en todo el mundo.

    ResponderEliminar
  4. Vengo de ver tu blog y me he quedado impresionada, por valiente y por compartir tu experiencia. ¡Bienvenida!

    ResponderEliminar
  5. Un gran problema de la sociedad actual
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo.
      Me voy corriendo a tu blog a ver que receta nos has preparado hoy guapísima. Un abrazo :D

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips