23/3/15

¡Adiós!

 como decir adios


Hay cosas para las que uno nunca está preparado, y decir adiós es una de ellas. Las palabras nunca serán suficientes para encerrar todo lo que implica despedirse. ¡Sí! Puede que el vocablo, tanto en español como en inglés, quiera desear a la persona que se aleja la buena ventura en su viaje y encomendarlo a Dios. Pero ¿qué pasa con los que se quedan?, con esos a los que la vida no da tregua. Porque ésta siempre sigue su marcha, no se detiene.


¡Adiós, despedidas!

En el pueblo esquimal, cuando se inicia un viaje es un buen augurio encontrar un "Inukshuk"; monumentos hechos de piedra sin pulir, que protegen al viajero que pasa cerca de ellos. Aquí más al Sur, nos encomendamos a nuestro ángel de la Guarda o a San Cristóbalpatrón de los viajeros. Un gigante que llevaba sobre sus hombros a los caminantes que debían cruzar un peligroso vado, y sobre el que una leyenda apócrifa cuenta que en una ocasión fue al mismo niño Jesús al que portó sobre ellos.  

Si vamos a iniciar un viaje y nos regalan un amuleto con el símbolo de un hombre con un arco sobre sí mismo, un puente entre la humanidad y el cielo, sabremos que ese alguien nos desea proteger con un precioso Indalo. Y es que siempre se guarda al que parte, al que nos abandona. El dios mexicano Zacatzontli lo hace si el camino es de noche, camuflado por la oscuridad. Y Tlacotzontli guarda las veredas de día, pero... ¿Qué pasa con los que se quedan? ¿Qué pasa con los que se quedan? 

Os lo diré, los que se quedan...

Tienen que recomponer su vida como pueden,

tienen que llenar un vacío que es imposible sellar,

tienen que apretar la garganta cuando el llanto amenaza,

tienen que seguir adelante aunque el camino haya desaparecido,

tienen que confiar en el caprichoso tiempo, para que éste logre mitigar el dolor que se instala dentro, muy dentro y los oprime,

tienen que despertar rodeados de ausencias y de una añoranza que se hace fuerte con cada olor, cada sabor, cada recuerdo,

tienen que vivir.

como decir adios

Hoy no tengo más palabras, porque he tenido que despedirme de una de esas personas que nos iluminan a todos con su sola presencia, algo para lo que no estaba preparada. 

¡Adiós! 

¿Estáis preparados para decir adiós?


Mujer después de los 40

20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias, la vida es así y poco podemos hacer.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Un abrazo también para ti, de esos que nuncan falten.

      Eliminar
  3. Las despedidas son horribles, has clavado con tus palabras ese sentimiento que se aloja dentro cuando alguno de los que quieres deja de estar presente. Pero hay que ser positivo y vivir superando ese desaliento a sabiendas de que los disfrutaste, aunque nadie se siente preparado para la pérdida.
    Un abrazo acogedor Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Muchas, muchas gracias y un abrazo para ti Sonia :D!

      Eliminar
  4. Se lo que sientes cuando la vida ya te va golpeando con esas despedidas se que nunca estás preparada porque para esto nadie lo hace en algunas civilizaciones lo llevan mucho mejor que nosotros ya que ven en la muerte lo que en realidad es, un nacimiento a otra vida. Los que se quedan son los que realmente necesitan esa ayuda, ese hombro o ese abrazo que te de fuerzas.
    Siento que estés pasando por esos momentos duros difíciles y que aunque te diga que el tiempo dulcificará ese dolor tan fuerte que ahora sientes me vas a decir que no, por mi experiencia te digo que si y que al final lo que queda son los momentos bonitos y felices que te han dado las personas queridas que partieron.
    Mi sistema es una fotografía y una vela cuando siento ese vacio que nos dejan y así me siento acompañada por si te es de ayuda.
    Te dejo este video sobre las pérdidas.
    Un gran abrazo.

    https://www.youtube.com/watch?v=nc3dXcOR86E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que nunca la urgencia es tanta como en estos momentos en los que desearíamos que todo pasase muy rápido, pero es imposible acomodar el tiempo a nuestro dolor. Besos Carmen :D

      Eliminar
  5. Nunca se está preparado aún cuando crees que sí. Mi padre falleció el 25 de febrero con 93 años y desde hace ya tiempo yo me decía " cualquier día nos dejará" y hasta mentalizaba a mi madre, que es bastante más joven y no quería aceptarlo. Y llego el día y el dolor es inmenso y la ausencia terrible... Es la vida si, pero cuesta mucho. Lo siento mucho. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen te mando un fuerte abrazo para acompañarte en estos duros momentos de dolor y ausencias tan importantes. !Mucho ánimo y gracias por tus palabras!

      Eliminar
  6. I'm so sorry my dear Cris..... lovely words!!!
    I embrace you, Paola.

    Expressyourself

    My Facebook

    ResponderEliminar
  7. Si alguien te entiende soy yo !!!! te mando un abrazo enorme y mil cariños.....yo todavía estoy esperando que el tiempo mitigue el dolor....

    ResponderEliminar
  8. Hay despedidas que no cuestan nada, y hay otras que son auténticas montañas. En diciembre me tocó a mí despedirme de una de estas luces que te dan vida (en mi caso, en todos los sentidos), y aún estoy intentando llevarlo bien...
    Un abrazo y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Joan, estoy contigo en que es algo muy difícil :D

      Eliminar
  9. Depende de a quién digas adiós y porqué se lo dices..Todo es relativo, incluso el sentimiento que queda al que permanece lo es dependiendo de estas razones..A veces, demasiadas veces, si pensamos en quien se va más que en nosotros mismos, en su marcha más que en nuestra pérdida, resulta más llevadero..Abrazos sinceros, Cristina

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips