8/2/15

Post-Dedicatoria: Un cuento para Paula...

Un cuento para Pau post dedicatoria


Post-Dedicatoria: Un cuento para Paula..., es una entrada muy especial, porque va dirigida a una niña increíble que hace poco ha cumplido nueve años. Una bonita forma de felicitar a esta preciosura. 

¡Acompañadme a leer la historia que he escrito para ella! Y si queréis felicitar a alguien también, ya sabéis que solo tenéis que escribirme al correo de "Mujer después de los 40" y me pondré en contacto con vosotros.

¡Ésta es para ti Pau, con todo mi cariño!


Un cuento para Paula...

Caminaba despacio por la acera, tras su madre y su abuela. Éstas continuamente se volvían hacía ella para recordarle...

—¡Vamos Pau...!— Cuatro o cinco pasos más y de nuevo — ¡Vamos Pau, no te quedes atrás que hace mucho frío!

En realidad tenían razón, porque el frío tenía la culpa de que ella se retrasase. La nevada de la noche anterior había sido muy fuerte y lo cubría todo, como un gran manto. Millones de cristales de hielo, agrupados en diminutos copos de nieve, enterraban todos los colores de aquel frío día de febrero. Un pequeño copo se poso en su naricilla, bueno sobre lo poco que asomaba de ella debajo de la bufanda que le había puesto mamá. Un copo más, otro... Se acercaba otra nevada. 

— Cada uno de los brazos de un copo de nieve se llama ampo, y siguen la forma de un hexágono...—  Les explicó la profe en el colegio, también les dijo que pese a que durante mucho tiempo se pensó que ningún par de copos era idéntico, no era así. De hecho se habían fotografiado copos exactamente iguales. Ella sabía que no era así, cada copo era diferente, pues encerraban buenos propósitos y deseos que nunca se habían llegado a realizar. Éstos se quedaban congelados hasta que la nieve se derritiera, así la vida se abría paso de nuevo y algunos incluso se hacían realidad. Pau sonrió cuando miró hacia el cielo y vio como éste seguía descargando cristales de hielo. Intentó atrapar algunos, con sus guantes.

—¡Vamos Pau, está nevando hay que llegar pronto a casa!— Le dijo su abuela mientras sonreía viéndola jugar con la nieve. Pau caminó más deprisa para intentar alcanzarlas, pero se entretuvo de nuevo contemplando la sierra y el campo de fútbol del polideportivo, ambos cubiertos de nieve. Todo era blanco, aquel era un día blanco, ¡quizás demasiado! A ella le gusta ese color que resultaba de sumar todos los colores, pero prefería el rojo, el naranja, el azul, el rosa o el violeta. Porque Pau conocía muchas cosas acerca de ellos, como que los días de lluvia podía jugar a encontrar en el cielo arcos de colores.  Arco iris que comenzaban con el rojo que representa el amor, después le seguía el naranja que significaba abundancia, el amarillo que hablaba de felicidad, el verde o color de la naturaleza, el azul símbolo de la vida y el morado, su favorito. Sabía incluso donde terminaban esos arcos, pero ese era un secreto que no podía revelar.

Cruzaron la calle para dirigirse a su casa y en una de las jardineras, Pau vio unas pequeñas florecillas que habían sobrevivido a la nevada. Corrió hacia ellas y apartó como pudo la nieve. Se quitó uno de los guantes y sacó con la mano libre, la bolsa de plástico de las golosinas que había comprado. Las guardó una a una en su bolsillo derecho y colocó la bolsa sobre las flores para protegerlas del frío. Su madre la contemplaba llena de ternura. Pau sacaba un poco la lengua, atenta a la operación de salvamento de la flor, un gesto que repetía desde bien pequeña cada vez que se concentraba en algo.
Un cuento para Pau post dedicatoria
Pero, ¿por qué sabía Pau todas estas cosas? La respuesta era muy sencilla, aunque dada su corta edad, ella no lo hubiese descubierto aún. Pau provenía de una antiguo linaje de hadas. Mujeres que habían sido bendecidas con dones y poderes mágicos, no eran hechiceras, ni brujas y no habían cometido ninguna falta contra la naturaleza, más bien eran sus guardianes. Por eso sus proporciones eran humanas y no tenía alas de mariposas como las pixies. Ella era un hada fuerte, de tez morena, ojos oscuros y larga melena. No realizaba encantamientos pero veía cosas que los demás eran incapaces de percibir, tenía el poder de las palabras y lo más importante, la capacidad de hacer feliz a todos aquellos que la rodeaban.

Eso sí era una hada moderna. Por ejemplo, había cambiado el jengibre y la cebada que atraían desde tiempos inmemoriales a todas las hadas, por las chuches. Y las alas de mariposa por sus hellys con ruedas, con las que le encantaba pasear con sus papis por el paseo. También era muy aplicada, pues a los deberes del cole añadía una larga lista de tareas como hada... Cantar, bailar y gastarle alguna broma que otra a su abuelo.

En el mundo de Pau, el tiempo y el espacio cambiaban y no se regían por las leyes del hombre, lo que para unos podía ser un minuto, para ella podía ser una hora o un día... A veces era difícil saberlo. Por eso contemplaba con impaciencia la nieve, y como buena hada añoraba la primavera. Ella sabía cuando llegarían esas primeras flores, pero no podía contárselo a nadie.

Corrió junto a su madre que la recibió con un cálido abrazo. Se sintió feliz, pues la magia, los cuentos, la fantasía, la belleza y la bondad, también podían darse en la era de los hombres, solo había que observar y ser capaz de encontrar ese mundo mágico en el que hemos crecido todos.

Y algunos diréis, ¿cuál iba a ser el destino final de nuestra hada? Imposible saberlo... Solo puedo adelantaros que el destino, hado o futuro de un ser mágico como Pau, siempre va unido a la luz, la magia y los cuentos como este.

Un cuento para Pau...


¿Queréis vuestra Post-dedicatoria?

Espero que esta Un cuento para Paula..., os haya gustado. Si alguno queréis vuestra post-dedicatoria, es muy sencillo, solo tenéis que...:

1. Ser Miembros del blog en "Google Friends Connect" (en la versión web podéis uniros, buscad el gadget "Gracias por seguir el blog").


2. Ser Fan de "Mujer después de los 40" en Facebook (aquí


3. Dejad un comentario poniendo "Postdedicatoria" en la entrada de hoy. 

* Los que ya seguís el blog y la página de facebook, dejad únicamente el comentario "Postdedicatoria"


Mujer después de los 40

11 comentarios:

  1. I love the story of Paula, great job Cris!!!
    Have a great start of the week!
    Kisses, Paola.

    Expressyourself

    My Facebook

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Que cuento más bonito!! seguro que a Paula le habrá encantado, un beso

    ResponderEliminar
  4. Ainsss, emoción a flor de piel................................

    Qué ternura, qué sensibilidad, qué todo.....................

    Mil gracias en su nombre y en el mío

    Muak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, ahora a ver que dice la homenajeada. Un abrazo bien fuerte y muchos besos para Pau.

      Eliminar
  5. Gracias a las tres, hoy cuando salga del cole lo leerá, espero. Un abrazo :D

    ResponderEliminar
  6. Precioso....me emocionaste....ando media sensible. Cariños a Paula y a vos que sos una grande ! Capaz estoy necesitando con urgencia una post dedicatoria. Pero estoy demasiado triste y cansada como para saber si cumplo los requisitos !!! Decime que me falta y te agradezco la postdedicatoria...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estoy pensando en algo para levantarte ese ánimo, que te necesitamos alegre y risueña con esa energía contagiosa que trasmites. Es una sorpresa...

      Eliminar
  7. Una ternura muy bella, Cristina..!! Pau estará inmensamente feliz y tú puedes estar muy orgullosa..Fantástica la historia..!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste y viniendo de ti es todo un halago, con ese libro maravilloso que acabas de publicar "Esse Imaginaria" un regalo para el que ame la lectura. Un abrazo :D

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips