21/2/15

Para mi Hada Suburbana... Post-Dedicatoria Mujer después de los 40.

Post-Dedicatoria de Mujer después de los 40 cuentos relatos
Ilustración Blog Hadas Suburbanas

Para mi Hada Suburbana..., viaja hasta Buenos Aires, una ciudad increíble que espero poder conocer algun día. Porque en el día de hoy espero arrancar una sonrisa a una mujer muy especial, que vive allí. Se llama Ana y no es alguien cualquiera...¡No! Es un Hada Suburbana (ver aquí blog). Para ella va dedicada esta Post-Dedicatoria de Mujer después de los 40 con todo mi cariño, a ver si consigo subir un poco su feliciometro

No sé exactamente lo que ha salido si se podría meter en la categoría de cuentos o relatos, solo puedo decirte que está escrito desde el corazón. ¡Va por ti Ana!


¡Para mi hada Suburbana...!

Difuminó un poco el carboncilló y por fin acabó el dibujo. Caro y Agus que esperaban tras la puerta, entraron en la habitación como elefantes en una cacharrería. Ana se apartó hacia un lado para que pudieran verlo. 

— ¡Urkk!— Exclamó Caro... ilustradora y cuentacuentos.

— ¡Arg!— Añadió Agus, fotógrafa y ayudante de mami. Hasta Margarita, la perra se contagió del sentimiento de disgusto de las niñas y ladró...

— ¡Guau, guau! ¡Woof, woof!— Algo gordo pasa, pensó Ana al escuchar a la perrita. Cuando ésta ladraba en español y en inglés, era la única perra que conocía que lo hiciese, es que algo grave había de por medio. Se acercó hacia ellas y les preguntó.

— ¿Qué os ocurre a las tres? ¿Acaso no os gusta?— Dijo mientras miraba sus caritas y el hocico marcados por una inmensa tristeza.

— No hay color— Arrancó Agus, todo es negro o gris. Ana contempló de nuevo la ilustración y un escalofrío recorrió su espalda, efectivamente no había ni la ración mínima recomendada de color en aquel dibujo. Todo él era un juego de contrastes, de opuestos..., claro y oscuro, luz y oscuridad, bien y mal. Hasta le había hecho sitio a Júpiter representado por el blanco y a Plutón, con su eterno negro y ese manto de oscuridad. Pero ni rastro de color por ninguna parte. 

El llanto amenazaba de nuevo y sus ojos se tornaron vidriosos. La verdad es que en los últimos días permanecían más tiempo humedecidos por lágrimas de diverso origen, que serenos y bendecidos por una sonrisa. Sí porque lo ojos también sonríen, pero no los de Ana, porque ella estaba triste. Una película romántica, una fotografía, una llamada de teléfono, incluso un bocado de su pastel favorito, eran motivos suficientes como para dar libertad a ese pesar que la invadía. Pero en aquel dibujo había algo más, ni siquiera había experimentado melancolía, añoranza, o pena al dibujarlo. Simplemente no había sentido nada, como si se hubiese transformado y su memoria imprimiese en blanco y negro.Y eso no era normal en ella que se reconocía como hada, pero suburbana claro, de un barrio de Buenos AiresSus dos hijas eran sus dos soles, su perra Margherita que tenía una tendencia natural a morderlo absolutamente todo, y hasta una iguana Cathy, que estuvo un tiempo con ellas, formaban parte de su mundo. Ana buscaba la magia en todo aquello que la rodeaba y practicaba su deporte favorito haciendo volar su imaginación y creatividad. Un día decidió contarlo, decidió escribirlo, decidió dibujarlo para que todas aquellas que fuesen como ella, pudiesen reconocerse y encontrar al fin alguien con quien compartir sus ratos.

— Lo mío es realmente bizarro, le temo a mi empleada doméstica que me conoce desde que nací, y ahora también a las enanas, pero más que nada, al miedo que radica en la pérdida... — Así empezaba más o menos... Y así siguieron historias, dibujos, fotografías, recetas, viajes, etc. Ana iba rellenando su bitácora con energía positiva que irradiaba a todo aquel que la leía, arrancando sonrisas y bendiciendo suspiros. Cuando tenía 9 ó 10 años quería ser mayor, y ahora a los 43 se encontraba de nuevo iniciando demasiados libros en blanco como cuando era cría. Y lo peor era que nunca llegaba a acostumbrarse a esas dolorosas despedidas a las que la vida nos enfrenta. Una de las razones por las que ella estaba triste. 
Post-Dedicatoria de Mujer después de los 40 cuentos relatos
Ilustración Blog Hadas Suburbanas

No todas las lágrimas son iguales, incluso su composición química varia dependiendo del sentimiento que las produzca y las suyas habían cambiado, pero no a mejor precisamente. Salió del despacho y se dirigió a la cocina, escuchó  jaleo y desaceleró el paso para no ser descubierta. Caro, Pipa e incluso Margarita intentaban preparar una merienda especial para que nuestra hada volviese a sonreír. Ella dio media vuelta y volviendo sobre sus pasos tomó una determinación. Se sentó de nuevo frente al escritorio, sacó lápiz, papel, pinturas y comenzó a dibujar. Pasó un buen rato y tras tres bolas arrugadas de papel encestadas en la papelera, contempló el resultado. Aquello ero era inútil el color seguía sin aparecer. Ni el rojo, ni el azul, ni el violeta, ninguno asomaba por allí. El negro esa ausencia total de luz, la forma en la percibimos la oscuridad, ese color acromático y de claridad nula, de ausencia total de color y reflejos, lo inundaba todo. Pensó en lo bueno, pensó en lo malo, intentó concentrarse pero lo único que consiguió es que sus ojos claudicasen de nuevo y mojasen el papel. La primera lágrima que cayó fue un pensamiento dirigido a Caro, la segunda a Agus, la tercera a las ausencias que tanto dolían, la cuarta fue para Margarita y así cada una de ellas se convirtió en un recordatorio de algo o alguien especial en la vida de Ana.

Las niñas irrumpieron en la habitación y ella se levantó para recibirlas con un abrazo. Se escuchó...

— ¡Guau, guau! ¡Woof, woof!— De nuevo el ladrido anglo-hispano, Margarita ladraba con fuerza junto a la mesa llamando su atención. Ana se giró y contempló el dibujo, de cada una de las gotas derramadas surgían colores diferentes, que acabaron cubriendo el dibujo. Ellas se miraron y la risa las invadió. El color había regresado...

Ana estaba triste y por eso olvidó que el cambio es inevitable, que los periodos de transición siempre son tumultuosos, que todos necesitamos ayuda, que la sonrisa y el buen humor acaba contagiando hasta al más despistado y que su balance en cuanto a pérdidas y ganancias seguía siendo positivo. Pero sobre todo olvidó su voz, sus propias palabras. Fue ella misma quien dijo...

— De pronto, una lo descubre todo tan sencillo, ¿como no lo había notado antes?— Porque hasta el color negro hace que un color parezca más claro cuando lo rodea, lo envuelve y a la noche, incluso a la más larga siempre le sucede un nuevo día. 

¡Para mi Hada Suburbana, con todo mi cariño!



¿Queréis vuestra Post-dedicatoria?


Espero que "Para mi hada Suburbana...", os haya gustado. Ana tuvo la suya, y si alguno queréis vuestra post-dedicatoria, es muy sencillo, solo tenéis que...:

1. Ser Miembros del blog en "Google Friends Connect" (en la versión web podéis uniros, buscad el gadget "Gracias por seguir el blog").

2. Ser Fan de "Mujer después de los 40" en Facebook (aquí

3. Dejad un comentario poniendo "Postdedicatoria" en la entrada de hoy. 

* Los que ya seguís el blog y la página de facebook, dejad únicamente el comentario "Postdedicatoria"

Mujer después de los 40

6 comentarios:

  1. Hola sos un sol, y tan oportuno como todos los soles !!!! con lo triste que estaba.....me emocioné y lloré ( en esta época soy una experta en el arte de llorar) ! pero necesito desahogarme....te agradezco tanto, me hiciste sonreir de nuevo y te mando un abrazo y mil cariños como siempre !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. ¡Arriba ese ánimo! Un abrazo bien fuerte guapa. Para mi Hada Suburbana favorita... :D

      Eliminar
  2. Lovely history!!!! Cool idea.... I would like to have My post dedicatoria!
    xo Paola
    Expressyourself
    My Facebook

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que la tendrás, ya estoy pensando... ¡Todo un reto! Gracias por todo guapísima :D

      Eliminar
  3. Muy chulo Cristina! Me ha gustado mucho..;-)

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips