5/1/15

Cocinado con... Recetas para hacer con niños, ricas magdalenas.

Recetas para hacer con los niños ricas magdalenas

Madeleine, magdalena, queque, panquecito, o incluso madalena... Podéis encontrar esta maravillosa receta bajo muchos nombres, pero con cualquiera de ellos, hablamos de un bollo tradicional que ha hecho las delicias de niños y adultos durante más de 250 años. Para hablaros de tan entrañable dulce he pedido ayuda a nuestra cocinera de referencia, "La cocina de Aisha" (ver aquí), y nos ha preparado una sencillísima receta. Voy a compartirla con vosotros y os enseñarè el resultado de mi prueba en casa con los peques. 


¡Bueno, pero antes repasaremos juntos la tierna historia de las magdalenas, os aseguro que os sorprenderá!


"En busca del Tiempo Pérdido". 

La verdad es que la magdalena es un pastel de té muy parecido al bizcocho, originariamente con forma de concha y con más harina y menos huevo. Sus ingredientes básicos son huevos, harina, azúcar y mantequilla o aceite. Y de forma opcional podréis encontrar en la receta ralladuras de limón, nueces, chocolate o azúcar glass.

Son similares a otros dulces como los Cupcakes o  Muffins, pero se diferencian de ellos en su origen, composición y acabados. Por ejemplo, la magdalena es francesa, el cupcake americano y el muffin inglés, éstos últimos no tienen copete y su textura es diferente.

Las magdalenas son muy populares en Francia y en todo el mundo, toman su denominación precisamente del nombre de una mujer, Madeleine... Dar a la obra el nombre del autor es una figura clásica muy frecuente en la cocina, y más en la receta que nos ocupa, que tomó su nombre de Madeleine Paulmier, la cocinera de Madame Baumont. Aunque algunos las sitúan también en el Camino de Santiago de la mano de la joven Magdalena, que servía este delicioso postre con forma de concha, en honor al apóstol, a los peregrinos que transitaban por el camino.

Su referencia literaria más conocida se la debemos a Marcel Proust, y a su novela "En busca del tiempo perdido" dividida en siete partes, tres de ellas póstumas. Así en la conocida cómo "Por el camino de Swann", una simple magdalena transporta al protagonista a su niñez, una poderosa alquimia contenida en un simple bocado… 
“…me llevé a los labios una cucharada de té en la que había echado un trozo de magdalena. Pero en el mismo instante en que aquel trago, con las migas del bollo, tocó mi paladar, me estremecí, fija mi atención en algo extraordinario que ocurría en mi interior. Un placer delicioso me invadió, me aisló, sin noción de lo que causaba. Y él me convirtió las vicisitudes de la vida en indiferentes, sus desastres en inofensivos y su brevedad en ilusoria, todo del mismo modo que opera el amor, llenándose de una esencia preciosa; pero, mejor dicho, esa esencia no es que estuviera en mí, es que era yo mismo.” Marcel Proust, En busca del tiempo perdido.


Discusión entre fogones, la cena del duque de Lorena comprometida...

La cocina era un caos, el mayordomo y el cocinero discutían acaloradamente, mientras todos contemplaban horrorizados la escena sin saber muy bien qué hacer. El duque de Lorena y rey de Polonia, Stanislas Leszczynski, daba una cena muy importante en su castillo de Commercy y nada podía fallar. De repente, el cocinero se quitó el delantal y lo arrojó al suelo mientras abandonaba la gran cocina lanzado improperios a todo aquel que se cruzaba con él.

La joven Madeleine Paulmier, que servía a la marquesa Perrotin de Baumont, observaba atenta aquella escena. Se acercó despacio pero con decisión al pobre mayordomo que rendido evaluaba la situación, mientras ideaba la forma de comunicarle al duque que su maravillosa cena estaba comprometida, pues el orgulloso cocinero los había dejado sin postre. Con un simple susurro al oído hizo que el semblante del abatido Pierre cambiase, éste se quedó mirándola fijamente e inmediatamente dio instrucciones a todos los cocineros para que pusieran a las órdenes de la valiente muchacha que iba a preparar una receta de su querida abuela.

Dicho y hecho, pues al poco tiempo, salían varias bandejas hacía la mesa del duque con unos pasteles de té muy especiales. Pierre se acercó con sigilo para comunicarle al duque el cambio que se había producido. Se sirvieron los misteriosos bizcochitos y todos los comensales quedaron impresionados con la novedosa receta. Stanislas impresionado  dio orden al mayordomo de que la misteriosa y providencial cocinera se presentase ante él. Quería conocer a su diligente salvadora.

Madeleine se presentó ante Stanislas Leszczynski, y éste prendado de su dulzura y belleza, propuso darle su bello nombre a la receta que acababan de probar. Corría el 1755 y acababa de nacer una mítica receta que haría famosa la región por la venta de estos pasteles. Más tarde reconocida por el mismo Luis XV, que dicen que los pobró en Chateau Commercy en Lorena, y que de allí dieron el salto directamente a la corte donde causaron verdadero furor.

Algo así debió de ser... Espero que hayáis disfrutado el nacimiento de esta singular receta, ahora os dejo con unos pequeños trucos y el buen hacer de "La cocina de Aisha"(ver aquí), que os permitirá recrearla con facilidad, aunque con una versión más españolizada. Esta gran cocinera nos acerca en su bitácora originales y sabrosas recetas y ha sido tan génerosa de colaborar conmigo de nuevo en la sección de "Cocinando con..." con "Recetas para hacer con los peques, ricas magdalenas".

¡Gracias Aisha!

Recetas para hacer con los niños ricas magdalenas


1. Trucos para que salgan bien:

1. Es muy importante que los ingredientes estén a temperatura ambiente.

2. Añadir un poco de sal a la masa, para realzar su sabor.

3. Usar harina floja.

4. Batir mucho la masa, para introducir el máximo de aire posible.

5. Es aconsejable dejar reposar la masa en la nevera antes de hornear, ya que el contraste frío‐ calor, hace que la masa suba mucho más.

6. Durante el horneado queda totalmente prohibido abrir el horno.

7. Cuando las saquemos del horno, las dejamos reposar unos cinco minutos en el molde, luego desmoldamos y dejamos enfriar en una rejilla por completo.



2. Receta Base:

4 huevos a temperatura ambiente.

265 gr azúcar.

2 cucharadas de miel.

90 ml de leche entera a temperatura ambiente.

285 ml aceite de girasol.

315 gr harina floja.

8 gr de levadura royal.

la ralladura de un limón.

1 pizca de sal.



3. ¡A cocinar!:

- Batimos los huevos con el azúcar hasta que esponjen.

- Añadimos la leche, sin parar de batir y el aceite en forma de hilo.

- Ahora añadimos la miel y la ralladura de limón, sin dejar de batir.

- Tamizamos la harina con la levadura y la sal y la vamos añadiendo a la masa poco a poco y sin dejar de batir.

- Ahora batimos muy rápido durante tres minutos.

- Dejamos reposar la masa en la nevera como mínimo una hora. Yo la dejo siempre 12 horas, de un día para otro.

- Precalentamos el horno a 250ºC.

- Repartimos la masa en cápsulas de magdalena y bajamos la temperatura del horno a 210ºC. Horneamos unos 17 minutos.

- Las dejamos enfriar completamente en rejilla.


4. ¡Mi prueba en casa!:

¡Bueno y ahora como cierre podéis ver las magdalenas que hice con los peques, siguiendo los consejos y la sencilla receta de "La cocina de Aisha" Únicamente le hemos añadido unas lagrimas de chocolate y nos han quedado buenísimas... Nos teníais que haber visto cocinándolas y mirando hipnotizados el horno mientras la masa subía. Un par de ellas han desbordado la cápsula por el exceso de cantidad de masa. ¡Magdalenas mutantes!, decía el pequeño, y éstas son sin embargo, las primeras que se han querido comer.

¡Animaos a hacerlas en casa! Ya me diréis qué tal os va, o a lo mejor queréis compartir algún truquillo que tengáis vosotras para cocinar esta sencilla y riquísima receta para hacer con los peques. ¡A las ricas magdalenas, madeleine, queques, panquecitos...!


Recetas para hacer con los niños ricas magdalenas

Recetas para hacer con los niños ricas magdalenas


Mujer después de los 40

10 comentarios:

  1. Hola Cristina, te han subido muy bien. Hace tiempo que no hago porque se las comen todas de una asentada y luego se quejan de que los michelines son por mi culpa...jeje. Para que todos las probemos, me gusta hacer mini magdalenas, es decir, utilizo los moldes de las trufas, que son como los de las magdalenas, pero más pequeños. Así salen más y dan más de sí. Y luego les coloco la decoración que me apetece, ya sea con trocitos de chocolate como has hecho tú, o trocitos de nueces, almendras, crocanti, etc. o incluso les saco un poco del corazón de la magdalena para rellenarlo... En fin, que da mucho de sí.
    Y Feliz Año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón es imposible comer una solo, muy buena idea lo de hacer mini-magdalenas, ya lo estoy probando. Un abrazo guapísima :D

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Hola guapísima, espero que esta noche te dejan muchas cosas los Reyes Magos, bueno creo que en Italia es la Brujita, ¿no? Besossss

      Eliminar
  3. Hola Cristina,
    Me ha encantado la historia del origen de esta deliciosa delicatessen, de manos de la joven Madeleine Paulmier en la cena con el Duque de Lorena y el rey de Polonia. Muy jugosa la receta que nos has presentado y los trucos para saborearlas en su punto.
    Un beso y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mérito de la receta es de las maravillas que nos trae "La cocina de Aisha". Un abrazo Marisa. :D

      Eliminar
  4. Me ha encantado la historia de Madeleine... Linda e inteligente doncella, divino invento familiar. Ademas creo que todo el mundo hemos intentado alguna vez hacerlas con diferentes resultados, jeje, es cuestión de practica, a mas magdalenas, mejor te salen... eso si, siempre hay que hacerlas con cariño. be happy !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso que no falte en ninguna receta. ¡Gracias Carlos! :D

      Eliminar
  5. Cristina, os quedaron unas magdalenas preciosas!!! Qué copete!!! Y con ese chocolate... uuuummmmm... riquísimas!!!
    Me ha encantado el post y saber más sobre este rico dulce.
    besos guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu buen hacer y por compartir esta sencilla y riquísima receta. Un abrazo

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips