13/5/14

La cara B del disco, el trágico accidente de Ann Sanford... ¿qué nos está pasando?

selfie Courtney Ann Sanford

Mientras conducía hace un par de semanas, puse la radio y me topé con un dial en el que había un acalorado debate sobre el trágico accidente de una mujer llamada Courtney Ann Sanford. A punto estaba de cambiarlo cuando el locutor hizo un pequeño resumen de lo acontecido...
  • Son las 8:34 y la policía recibe un aviso sobre un accidente. Un coche ha colisionado contra un camión de reciclaje. Su conductor ha podido escapar de la cabina antes de que empezase a arder, pero la conductora ha muerto en el acto. Ésta conducía a 72 km/h cuando perdió el control de su coche e invadió el carril contrario, empotrándose literalmente contra el camión, al que sacó de la autopista y acabó chocando contra un árbol. 
  • Un minuto antes... Son las 8:33 de la mañana, una mujer llamada Ann Sanford conduce plácidamente mientras suena en la radio "Happy" de Pharell Williams, le invade el optimismo, decide hacerse una autofoto, una selfie, y subirla a su perfil de facebook comentando... "La canción 'Happy' me hace muy feliz".

Me recorrió un escalofrió al instante, no llevo muy bien esto de que la vida sea algo tan frágil y la fatalidad nos aceche a la vuelta de la esquina. Un minuto separan las instantáneas que veis, ¡qué tremendo! Y además este accidente no es uno más, ya ha entrado a formar parte de la crónica negra de la actualidad... ¿que nos está pasando?


La cara "B" del disco...

Esta claro que lo ocurrido en Carolina del Norte, es una fatalidad que acabó con la vida de una mujer. ¿O no?, accidentes de tráfico hay todos los días y muertes por su causa también. Lo que ha hecho que este suceso conmocione a todo un país, como lo ha bautizado la prensa, es que es el primer selfie mortal. Parece que todos se han olvidado de la mujer fallecida, que deja atrás familia y amigos, para los que no es ninguna estadística o anécdota a contar. Esta frase atribuida al teniente de la Policía Chris Weisner, lo ilustra perfectamente:

"En cuestión de segundos, una vida ha terminado sólo para poder notificar a algunos amigos que era feliz", Teniente Chris Weisner de la Policía de High Point.


selfie Courtney Ann SanfordY no deja de tener razón, lo sucedido parece el guión de unas de esas películas del cine negro tan español, como "El verdugo" del maestro García Berlanga, en la que el funcionario se niega a ajusticiar al condenado a garrote y prácticamente tienen que arrastrarle al cadalso, mientras el condenado presencia toda la escena. Ese sarcasmo, esa ironía tan negra que deja hiel en lugar de saliva, esa es la sensación que causa esta noticia.

Porque además, pone el punto de atención y evidencia que algo nos esta pasando. El uso perverso que hacemos de las nuevas tecnologías de la comunicación. Y la necesidad, casi adictiva, que tenemos de comunicarnos, sobre todo en entornos "off line" a cualquier hora y en cualquier situación. Y no hablemos ya de publicar y exhibir cada minuto de nuestras vidas. Sobre-exposición y una terrible soledad como las caras de la misma moneda.

No sé si alguno recordará cuando hablábamos este enero, de la nueva tendencia o adicción, depende del cristal con el que se mire del “Selfie”. La auto-foto, la palabra del año 2013 de habla inglesa, según el “Oxford Dictionaries”. Que busca no retratar un hecho o momento concreto, sino a nosotros mismos en esa circunstancia o situación.

El origen del vocablo, “Selfie”, se remonta al 2002, exactamente a un foro de Internet australiano. Y desde allí se popularizó en 2004, cuando comenzó a utilizarse el hashtag #selfie en Flickr. Está teniendo muchas variantes como “Helhie” que se centra en el pelo del fotógrafo, “Belfie” en el trasero, “Drelie” en testimoniar la borrachera que llevamos, y una más preocupante el "Selfie Sexual" que no me molestaré ni en explicar.

Entonces, os dejaba a vosotros la reflexión sobre si estamos ante una práctica claramente exhibicionista, una forma de llamar la atención, una mera diversión, presunción ... Hoy os daré mi opinión, en ciertos casos sí podríamos hablar de un exhibicionismo enfermizo, personas que necesitan retratar cada una de las cosas que hacen y compartirlas en las redes, lo que compran lo que comen, lo que ven por el coche... Sin embargo, esa reflexión nos dejaría en la superficie de algo mucho más profundo, porque muchas veces en ese afán de capturar cualquier momento que vivimos y retenerlo en esa instantánea, nos olvidamos incluso de vivirlo. Como el batallón de padres y madres armados con móviles y tablets, grabando el festival de su hijo, y prácticamente sin disfrutarlo mientras encuentran el encuadre perfecto, o avanzan entre empujones para lograr el sitio privilegiado para grabar. 

Yo desde luego, pienso que debemos pararnos a disfrutar de las cosas. Parecemos paparazzi persiguiendo la exclusiva del día, no es mejor dejar fluir las cosas, sin prisas, sin presiones. Al fin de al cabo como dijo el maestro Gabriel García Márquez...

"La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda, y cómo la recuerda para contarla", Gabriel García Márquez.


¿Nos aterroriza el silencio, el vacío, la soledad con nosotros mismos?...

¿Es qué no puede esperar?, ¿tenemos una necesidad de comunicarnos tan fuerte que hasta conduciendo hay que contestar el último WhatsApp que nos llegó?, o en el caso que nos trae hoy aquí, postear una selfie en nuestro perfil de facebook. Somos verdaderos adictos a la inmediatez, nos aterroriza el silencio, el vacío, la soledad con nosotros mismos. Hay que reivindicar esas parcelas que son solo nuestras, esos momentos de espera para dar la gran noticia, o en el coche escuchando música aislados del resto del mundo.

Sin embargo, no es así, nos pasa cualquier contratiempo y faltan segundos para que llamemos a alguien para contárselo, da igual a quien sea y dónde estemos, en medio de la calle, pagando el billete del autobús, sentados en el..., cualquier lugar es valido. Pues no es así, debemos aplacar ese instinto de réplica que se vuelve feroz, cuando nada importa más que contestar, descubrir que hay detrás de ese tono que volvió a sonar, o compartir nuestra última ocurrencia.

Y merecemos el tirón de orejas, porque si hay un sitio que es sagrado, ese es el coche. De hecho, en España, las distracciones al volante son ya la primera causa de siniestralidad. Y algunos diréis bueno pero para eso está el manos libres, que hace que la comunicación con dispositivos móviles este permitida. Sí, pero que me decís de las aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, o el acceso a nuestros perfiles de redes sociales. Casi 2 de cada 10 españoles utiliza su móvil mientras está conduciendo y en el menor de los casos, ese uso le hará distraerse de la carretera unos cinco segundos, suficientes para que ocurra lo peor. Porque nuestro tiempo de reacción aumenta, que digo se triplica. Una infracción grave que nos pone en peligro a nosotros y a los demás, pero de la que no parecemos estar muy concienciados. Habrá que cambiar aquel viejo eslogan de la campaña de la Dirección General de Tráfico de "Si bebes, no conduzcas", por el de "Si WhatsAppeas, no conduzcas", o por el de  "Si posteas, no conduzcas".

Centrémonos en lo que estamos haciendo y dejemos que la memoria del corazón sea quien guarde y seleccione nuestros recuerdos porque...

"La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado", Gabriel García Márquez.

8 comentarios:

  1. Tienes totalmente la razón. Habría que concienciarse más del peligro que puede suponer utilizar el móvil en carretera, sea para lo que sea, todo el mundo piensa "eso no me va a pasar a mí" hasta que ocurre y después ya no hay marcha atrás. En cuanto al uso de las nuevas tecnologías en general y de la moda de fotografiar cada instante del día a día por muy absurdo que sea si hay una idea que comentas y de la cual estuve reflexionando justamente el otro día es de la que estamos tan obsesionados de compartir y de que el resto del mundo se entere de lo que hemos echo (muchas veces con intención de querer quedar mejor que nadie) que nos olvidamos de vivir el momento de verdad y cuando te das cuenta estabas tan pendiente de hacer fotos o de whasapearlo todo que ni siquiera has disfrutado. Un post genial, un beso

    http://contaconesdecharol.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto nos preocupamos de inmortalizar los momentos que nos olvidamos de vivirlos, un abrazo Elena

      Eliminar
  2. Soberbio artículo! No puedo estar mas de acuerdo con tus palabras. Es aterrador el resultado y deberíamos reflexionar profundamente sibre ello.
    Encantada de conocerte por Twitter, me quedo por aquí. Y seguimos en contacto.
    Que tengas un día estupendo!
    Lady Trends
    http://myladytrends.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El descubrimiento es mutuo nos seguimos, un abrazo :D

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo Cristina. Si te soy sincera, yo me hice perfil en facebook por cuestiones del blog, pero no por cuestiones personales. A mí no me gustan ni facebook, ni twitter, ni ninguna red social. Si tengo algo que contar a quienes aprecio lo hago por teléfono o mail... más que nada porque las personas que aprecio están lejos de mí ya que vivo en Holanda. Pero me carga y me cansa toda ese afán de poner en las redes hasta la última monería del perro de la familia... lo siento, pero no puedo. Eso sin contar con las cosas personales y no sólo propias, sino también de los hijos, que se ponen en la red al alcance de todos... y nunca sabremos qué intenciones tienen "esos todos".
    Mira, puede sonarte a comentario cruel, pero me alegro de que sólo muriera la señora del coche, y que no se cargase también al señor del camión. Porque podrían ser dos, o más, los muertos por culpa de ese afán ególatra que tiene la gente con las redes sociales. Y si uno se pone a tontear con el móvil y se mata con el coche... mira, él/ella, se lo ha buscado... pero si por ello te llevas por delante a gente inocente... eso es mucho peor.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al hilo de esto que comentas, y aunque por un motivo distinto me viene a la cabeza el accidente en el que han muerto varios niños cuando volvían de un partido de fútbol en Extremadura, por un tractor cuyo conductor iba bajo los efectos de las drogas. A esos niños los lloran sus familias y todo un pueblo mientras que el conductor del tractor salió ileso. Es tremendo....

      Eliminar
  4. Lamentablemente, hasta que no truena, no nos acordamos de Santa Barbara. Anpesar de las advertencias y de las multas, vemos demasiados conductores con el movil en la mano. Pero tan necesario es tener que publicar minuto y resultado?
    Gran post Cristina. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría que no, además que espacio dejamos al misterio y a la sorpresa. Un saludo caballero, encantada de verle por aquí

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips