15/4/14

La infancia encadenada... Día Mundial contra la Esclavitud Infantil.

Día Internacional contra la esclavitud infantil
Iqbal Masih

El 16 de abril es el "Día Internacional contra la Esclavitud Infantil", un día duro, triste, oscuro, demoledor. Como lo son las cifras de diferentes organismos internacionales, que nos hablan de más de millones de vidas robadas a niños que son convertidos en mercancía y mano de obra barata, un mapa de esclavitud que mancha nuestro mundo de un confín a otro, y no solo no deja de ser actualidad, sino que continua una linea ascendente.

Y el gran problema es que en muchos países es un uso consentido, sino tolerado, y en otros en los que ponemos el grito en el cielo cuando escuchamos testimonios e historias sobre el tema, parece que nos hemos acostumbrado al sufrimiento, a la existencia de este tipo de aberraciones. No parece nuestro problema, no es algo que nos afecte. ¡Y que equivocados estamos!, si tan solo hace poco más de un siglo que en España eran noticia, titulares como el que os traigo:
"Los niños no trabajarán más de ocho horas"

"13 de marzo de 1900. Las cortes han aprobado una ley, remitida por el ministerio de Gobernación, por la que se prohíbe trabajar a los menores de ambos sexos que no hayan cumplido los diez años. Serán admitidos al trabajo los mayores de diez y menores de catorce, por tiempos que no excederán de seis horas diarias en las industrias, ni de ocho en los comercios; en ambos casos, los descansos no serán inferiores a una hora", Noticia recogida en Crónica del siglo XX de Plaza Janes.


¡Qué benévolos eramos no!, ocho horas como jornada laboral para un niño de diez años, bueno si era en una fábrica seis, y siendo justos con un descanso de una hora. ¿Quién no tiene hijos o sobrinos de esa edad?, ¿los imagináis trabajando en una fábrica? Seguro que no, y eso que este es uno de los testimonios más suaves que podemos encontrar; lo que nuestros ojos se niegan a ver porque es demasiado doloroso para hacerse participe de ello es lo que os dejo a continuación.


Son historias como las de...

Mohammad Faisal, con tan solo 12 años tiene dos trabajos para dar de comer a su familia en Bangladesh. Primero reparte periódicos y después conduce un minibús.

Bala, como toda su familia, trabaja en una fábrica. Con ocho años pasa el día entero haciendo ladrillos para poder comer, pese a que apenas logran juntar cuatro euros al día entre todos.

Farras Khan Shinwari, también trabaja en una fábrica de ladrillos, en Pakistán. Aunque él es de Afganistán, país que tuvo que abandonar como refugiado. Su jornada de 12 horas diarias es recompensada con menos de un euro, y además junto a él trabajan sus hermanitos de 2 y 3 años, por su poco peso son los encargados de dar la vuelta a los ladrillos en el secadero, para que estos no se deformen.

Ajad y Marukh no recuerdan lo que es jugar, porque aunque ahora tienen ya 10 años, llevan trabajando en la industria de la seda desde los 5 en Ramanagaram, en la India.

Lintang, un genio de las matemáticas, hijo de un pescador, que recorría casi cien kilómetros al día en su bicicleta para poder asistir al escuela. Se levantaba a las cuatro de la mañana para poder llegar a tiempo, y a menudo se veía obligado a atravesar zonas pantanosas infectadas de cocodrilos. Con la muerte de su padre tuvo que abandonar la escuela para hacerse cargo de toda su familia, siendo solo un niño. Esta historia está recogida en el libro de Andrea Hirati, "la Tropa del Arco Iris", un precioso relato.
"Hemos de tener grandes sueños, grandes sueños, Boi, y es en la escuela donde iniciamos ese camino. No abandones, Boi. No abandones jamás... Tenemos que continuar con nuestra educación para que nuestros hijos no tengan que ir a una escuela como esta, para que no seamos tratados de un modo injusto" Lintang.


Esclavitud Infantil

Pomabhai es un chico de 12 años, que trabaja con su hermana en la industria de la seda; no puede asistir a la escuela como sus dos hermanos menores, ya que el sueldo de camarero de su padre no les da para comer.

El último testimonio que he elegido es el un niño muy especial, Iqbal Masih, que fue entregado por sus padres cuando tenía cuatro años para saldar una deuda familiar, unas 600 rupias (12 dólares), que además se iban incrementando por los intereses, de forma que casi era imposible de amortizar. Hablamos de la práctica del "plaishgee", según la cual las familias entregaban a sus hijos para que saldasen las deudas contraídas, a cambio de su trabajo, por el que percibían un misero salario, lo que les ataba a su patrón hasta que se hubiesen restituido la cantidad adeudada.


El pequeño heroe, Iqbal Masih.

Son las cuatro de la mañana y como cada día Iqbal se levanta para acudir al taller, allí pasará 15 horas encadenado a un telar tejiendo alfombras. Y aún tiene que estar contento, porque su patrón actual al menos no le maltrata y le da palizas. El dolor de sus piernas es insorpotable, tanto que le impide dormir, tiene 10 años y por estatura aparenta ser un niño de 6. Algún día será libre y podrá acudir a la escuela y empezar Primaria, ese es su sueño. 


Esclavitud Infantil
Mientras él trabaja, nada sabe de que la Corte Suprema acaba de prohibir el "plaishgee",  y de que el Bhatta Mazdoor Mahaz (BMM) lucha por defender los derechos de los trabajadores, casi esclavos de los patronos de las fábricas. Pero el destino sí quiere saber de él, y así será como el BMM, fundado por Ehsan Khan en 1967, que acabará convirtiéndose en el Frente de liberación del trabajo forzado (BLLF), conocerá a Iqbal en un mitín. Esta organización acabará consiguiendo saldar la deuda de la familia y enviar a Iqbal a la escuela. 

Un mundo nuevo que se abre ante él que devora con entusiasmo, determinación y una convicción fuera de lo normal. Porque lejos de olvidar lo vivido y enterrarlo bajo mil llaves en su corazón, este pequeño héroe se acabará convirtiendo en un líder infantil que denuncia las condiciones laborales y abusos que padecen miles de niños. Convirtió su sufrimiento y dolor en una lección de vida, en un testimonio de denuncia.

Fue uno de los protagonistas del documental que da nombre al post de hoy, "La infancia encadenada", donde daba testimonios tan valientes como cuando dijo...
“Ahora no tengo miedo, es mi patrón quien me tiene miedo” Iqbal Masih.


Traspasó fronteras, viajó a Suecia, a Boston donde recibió el galardón "Reebok de los Derechos Humanos" y adquirió una notoriedad que le puso en el punto de mira de aquellos que veían peligrar su rentable forma de vida a costa de la esclavitud de sus trabajadores. Y si recordáis a nuestra valiente Malala Yousafzai, la candidata más joven al Premio Nobel de la Paz, que enmudeció a la ONU defendiendo el derecho que cualquier niño a recibir una educación tras sufrir un intentó de asesinato a manos de los talibanes (ver su historia). Podéis imaginar el final que le esperaba a nuestro valiente Iqbal, fue asesinado por múltiples disparos un 16 de abril de 1995 cuando apenas contaba con 12 años, y desde entonces se recuerda en este día, la lucha contra la esclavitud infantil que tan valientemente defendió nuestro pequeño héroe. 
“Hoy, ustedes son libres y yo también” Iqbal Masih. 


Dijo Roland Angener que nueve años de estudios pueden dar a una persona herramientas para transformar su vida e incluso sacarla de la pobreza, y sin embargo a niños como Iqbal, Lintang, Bala, Mohammad, Pomabhai, Ajad, Marurkh o Farras, se les encadena a jornadas interminables de trabajo en condiciones de absoluta esclavitud, negándoles cualquier oportunidad de futuro.


Tenemos que devolver lo que nunca fue nuestro, ni lo será jamás, porque...
"Un niño no es una propiedad, no solo forma parte como ser individual de nuestra sociedad, sino que representa su futuro. Dí #noalaesclavitud"

15 comentarios:

  1. Un niño no es una propiedad, no solo forma parte como ser individual de nuestra sociedad, sino que representa su futuro.......maravilloso !

    ResponderEliminar
  2. Como me ha gustado Cristina. Me quedo con la última frase.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Excelente ecposición de hechos conmovedores.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Cristina. La verdad es que me la pasé muy mal investigando para esta convocatoria. Tantas injusticias desalientan al mas fuerte! Tremendas todas las historias. Muy buena entrada! Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Quiero daros las gracias a todos por los comentarios, es un tema muy duro que hay denunciar para que no quede en el olvido, un abrazo :D

    ResponderEliminar
  6. Bonito blog, te pasas por el mío? Http://blog-cosas-de-chicas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Un documento impresionante. Lo mejor (lo peor) es que esto lo leen quienes compran prendas de Zara, Mango, Nike, etc y se escandalizan... a eso le llamo yo hipocresía.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El uso de los niños como mano de obra barata es una práctica que se pierde en el tiempo y su raíz no es solo económica sino social. El esfuerzo tenemos que hacerlo todos, los gobiernos, las grandes empresas y nosotros de forma individual, hay que cambiar muchas cosas. Un saludo Aisha

      Eliminar
  8. Y esto es sólo una pequeña zarpada en ese denigrante mundo, unos pocos nombres de héroes que conforman la punta del iceberg. Fenomenal entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cifras son siempre muy frías, es importante recordar que detrás de cada número hay una historia de sufrimiento. Un saludo Enrique.

      Eliminar
  9. Gracias Cristina por tu buen hacer, las historias que nos traes y tu sensibilidad ante temas tan violentos como la esclavitud infantil, qué salvajada. Mucho por aprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Sandra, y cierto es que es una salvajada sin sentido. Un abrazo

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips