2/3/14

¿Somos felices los españoles? No... para todos los infelices de este país, "Premio Amigo Mujer después de los 40".


Después de leer varios informes sobre la felicidad y el estado de ánimo de los españoles, no me queda más remedio que dedicarnos este mes el "Premio Amigo de Mujer después de los 40" a nosotros mismos, a todos los infelices que penan en esta España nuestra

Y es que no se trata de percepciones o un sentimiento colectivo, hablamos de la cruda y fría estadística. El año pasado, por ejemplo, la ONU publicaba su "Informe Mundial de la Felicidad 2013", ¿y qué pensáis que concluía? Pues confirmado, en España somos menos felices. Estamos mucho más tristes que en el 2008, cuando se llevó a cabo una encuesta similar, es más somos uno de los países que más sonrisas ha perdido en estos últimos años, ocupando el puesto 38, de un total de 156. Nuestros vecinos del norte, Dinamarca, Noruega, Suiza, Holanda y Suecia, son los más felices. Pero aquí por el sur, griegos, italianos, portugueses, y españoles hemos reducido nuestros niveles de felicidad.Percibimos menos libertad para tomar decisiones claves en nuestras vidas, que nuestras oportunidades se han limitado, que la corrupción ha aumentado, mientras que el apoyo social y la generosidad descienden, y el desempleo se instala en nuestra realidad como una de las mayores lacras de nuestro país.

Indagando un poco más en este estudio, me llamaron la atención algunas de las conclusiones de uno de sus autores, John Helliwell. Éste afirma que en países como España, Italia y Grecia es notable la bajada de los índices de felicidad, pero también, la confianza en otras personas. Y sin embargo, los niveles de "redes familiares" son muy altos. Lo que significa que el modelo de familia tradicional está sirviendo de paraguas a esta crisis, de refugio... ¡que seria de nosotros sin nuestros mayores, gracias, gracias a todos ellos!

Agradezco este informe, pero realmente no hacía falta para saber que es difícil ser feliz con el estomago vacío, y precisamente es la alta tasa de paro y la ausencia de expectativas lo que nos tiene tan mustios. Aunque como buenos latinos mantenemos eso de... "al mal tiempo buena cara". 
"Para ser dichosa basta con tener buena salud y mala memoria" Ingrid Bergman.

En busca de la felicidad.

Y por si todo lo dicho fuese poco, John Helliwel, también nos aclara que la felicidad es subjetiva y no siempre va ligada a los mismos factores en todos los individuos. No es el primero al que se lo oigo decir, de hecho siguiendo al prestigioso psiquiatra sevillano, Luis Rojas Marcos, diremos que el 40% de la felicidad depende de nuestras propias acciones cotidianas, un 10% estaría relacionado con las condiciones de vida, y atención, el 50% se relaciona con la predisposición genética de cada persona.

Eso ultimo si que no me lo esperaba, quiere decir que algunos nacemos con una tendencia inevitable a la tristeza, a la infelicidad... ¡vaya faena!


Porque la búsqueda de la felicidad es uno de los anhelos más universales del hombre, recogido hasta en varias constituciones como la española o la americana. Y en el caso de Buthan, se ha convertido en un asunto nacional, reconocida por su Primer Ministro como su máxima prioridad. Como misión es muy loable, habría que ver si en la práctica es así.



¿Y qué es lo que nos hace felices?


Pero, si la felicidad es algo subjetivo e incluso tiene que ver con nuestra huella genética, ¿qué es lo que nos hace felices?


Según el Instituto de la Felicidad, sí hay un instituto de la..., volvamos. Somos más felices viviendo en compañía, de hecho la infancia es la época que recordamos como más feliz. Hasta el punto de que los adultos menos satisfechos son aquellos que se sintieron menos queridos cuando eran niños.

"...la familia es la escuela de amor del ser humano, su refugio", Alejandra Vallejo Nájera, experta del Instituto de la Felicidad de Coca - Cola.

Y fijaos si somos complicados, que pese a que el hecho de tener hijos no parece ser un factor relacionado correlativamente con una mayor o menor felicidad. El hecho de poder tenerlos o no, sí hace variar nuestro nivel de felicidad. Y si la familia nos hace más felices, los amigos completan esta armonía. La mayor sociabilidad y contacto con nuestros amigos aumenta y mucho nuestro estado de ánimo, no en vano dicen que mientras a la familia no se la elige, a los amigos sí. Y aunque la vida es una sucesión de bienvenidas y despedidas, llenan nuestro camino  de momentos inolvidables.


Es curioso que estos datos los dé, el Instituto de la Felicidad de Coca - Cola, que ha propuesto el cierre de cuatro de las once fábricas que la embotelladora tiene en España. Lo que supondría la pérdida de su trabajo para más de 750 trabajadores. Alguno dirá que esto es otro tema y que estamos mezclando peras con manzanas, pero no es así, porque si hemos hablado de lo que nos hace felices, lo que nos quita el sueño y la sonrisa va por ahí. El estudio realizado por Ipsos, en veinticuatro países, mantiene que España es el país dónde el dinero condiciona más la felicidad. Y no solo porque el porcentaje de felicidad aumenta según lo hace nuestro nivel de ingresos, sino porque también lo hace cuando se percibe que la situación económica es buena. Un 93% de los que creen que la economía va bien son más felices. Desde luego que la crisis, el paro y la situación de necesidad ha hecho mella en nosotros.


Y rizando el rizo, los más felices son los menores de 30 años, y las mujeres que mantienen nueve puntos por encima su felicitómetro sobre los hombres, un 63% sobre un 54%.

"La felicidad compensa en altura, lo que le falta en longitud", Robert Frost

Como conclusión de nuestro estudio, la experta del Instituto de la Felicidad de "Mujer después de los 40", que soy yo... recomienda quitarnos de encima el desanimo y la tristeza. Porque si es cierto que los ciudadanos felices viven más, y contribuyen en mayor medida al progreso de un país, en nuestro caso tenemos que ponernos las pilas, practicar las sonrisas ante el espejo, la amabilidad con los demás, las risas sin ton ni son, la alegría de hacer las cosas, en definitiva, la satisfacción con la vida en general.


Y ahora a subir nuestro felicitómetro, ¿y contadme qué es lo que os hace felices?

14 comentarios:

  1. Hola Cristina, enhorabuena por el artículo, me ha encantado. La felicidad... ese tema que tantos dolores de cabeza nos da. Fíjate que con mis 23 años llevo bastantes cuestionándomelo, ¿seré de esas niñas que no han sido muy felices en la infancia? O de ese 50% con peor genética? Bueno, pero la cabeza es muy fuerte y podemos conseguir lo que nos propongamos, hagamos mayor uso racional de ella.

    Un beso muy fuerte!

    Alicante Street Style

    ResponderEliminar
  2. Por lo que conozco de tu trabajo trasmites mucha luz y muy buena energía, será cuestión de cabeza. Yo con unos cuantos años más también me lo sigo cuestionado, será que nos pasamos la vida persiguiéndola... a esa esquiva felicidad. Un abrazo Elena

    ResponderEliminar
  3. Hola! Me ha gustado la entrada!
    La felicidad es tan relativa... algunas veces tan difícil de encontrar... Y ahora gracias a tú artículo descubro que el 50% de la facilidad o dificultad que tiene una persona de encontrarla es gracias a su genética. Un dato bastante curioso y que explicaria el por qué unas personas tienden a ser más felices que otras...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me sorprendió mucho y es cierto que hay ciertas personas que parecen abonadas a la tristeza, un abrazo Arya :D

      Eliminar
  4. Un tema complicado..se te olvidó Argentina amiga..=( Aquí tambien la economía hace de las suyas para quitarnos la dignidad. Pero aprendí de la vida que el dinero es necesario, pero al menos a mi, no me da felicidad. No es en las cosas materiales donde la encuentro. Y también, que no es continua. Son momentos buenos y felices y de los otros, que son necesarios también. Eso al menos es lo que yo creo (a esta altura de mi vida). Excelente entrada!! Gracias por tanta info, y a tratar de ser felices con lo que a cada uno le provoque! Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dinero no da la felicidad, pero sí la quita llevando a muchas familias a vivir situaciones tremendas. Tenemos mucho en común y supongo que la economía hace estragos a un lado y al otro del charco. Además coincido contigo en que es la suma de pequeños grandes momentos lo que nos regala felicidad, lo importante es saber encontrarlos y no dejarlos pasar. Un abrazo guapísima

      Eliminar
  5. Todo en la vida es cuestión de voluntad, pero sobretodo de filosofía: se feliz con lo que tienes en lugar de lamentarte de lo que te falta.
    un saludo chavala

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Positivo y sabio consejo sin duda, pero me temo que hay más de una legión de insatisfechos que no lo practican, un saludo :D

      Eliminar
  6. Estupendo, siempre aportando información para pintarla con tu buena cabeza.
    Pues si el 50% no podemos hacer nada, iremos a por el resto! Empezaré enviándote una sonrisa, dándote las gracias por tu artículo disfrutado y me iré a echar una cervecita con mi marido y dos amigos a ver si conseguimos una buena dosis de felicidad hoy... jejeje Saludos Cristina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno Sandra eso es predicar con el ejemplo, yo te copio en lo de la cervecita...ja, ja :O

      Eliminar
  7. no sé hasta que punto lo de 50% es cierto, creo que se invierte dinero e estudios que son un poco estúpidos, en lugar de invertirse en cosas que si que pueden hacer la felicidad de mucha gente que lo está pasando mal...
    Po ponerte un ejemplo de en que se invierte dinero, recuerdo uno que me dejó bastante sorprendida, era un estudio hecho por el Insituto de... en Estados Unidos, que llegaba a la conclusión que las películas románticas hacían infelices a las parejas y acababan haciendo mella en las parejas reales...
    Cuando lo supe pensé, que pérdida de tiempo y de dinero y cuanta hipocresía a la vez.

    Mi situación no es buena, pero tengo por suerte una familia sin la qué no sé dónde estaría,y me refiero a los mayores, a una madre, a una tía...
    Pero aunque no sea buena, no tengo ningún derecho a quejarme, porqué tengo donde dor ir y que comer, y ero en cambio en el país que vivimos, es algo cada vez más escaso y negado a más de un 24% de familias, que viven en la pobreza más absoluta, y cómo he tratado con personas que lo están pasando muy mal, que luchan por sacar cómo sea a 4 hijos menores adelante y que tengan algo que comer cada día, cre oque esos estudios son tan estúpidos cómo innecesarios.
    no sé que inversión se les da, pero sería mucho mejor que el dinero se usase a dar de comer a los que pasan hambre, a familias en las que la mala alimentación que viven afecta incluso a su rendimiento escolar, y si no crecen fuertes y sanos, y sino pueden tener unos estudios mínimos, que les espera?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes los pies en el suelo y ves la realidad que muchos prefieren ignorar, estoy contigo totalmente, y con esa fuerza que te caracteriza. Te mando un fuerte abrazo y una gran sonrisa, muchas gracias Rosa :D

      Eliminar
  8. En cualquier caso, creo que España vivía una felicidad demasiado simplona. Aumentó la felicidad por llevar un buen tren de vida. Es decir, a adquirir mucho, no a necesitar menos. En cualquier caso, no entiendo eso de que en Suecia o Dinamarca, con altos índices de suicidio, sean más felices que nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que es algo subjetivo y algo parecido me contaron de Suiza. Supongo que es lo que uno encuentra cuando rasca un poco la superficie, un saludo Enrique

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips