26/3/14

"Es el más puro de los músicos, él es la música"... Mozart, solución al Personaje Oculto.

Mozart personaje oculto
He elegido esta frase de Claude Debussy, "...es el más puro de los músicos, él es la música", para titular el post de hoy, porque describe perfectamente lo que representa para mi, el personaje oculto de hoy, Wolfgang Amadeus Mozart. Y ha sido difícil elegirla, porque los calificativos que le han dedicado los grandes de la música hablan por sí solos, el "...Cristo de la música" le llama Piotr Ilich Chaikovski, "ese niño que nos consignará a todos al olvido" espeta Hasse, o "...el instinto divino" describe Edvard Grieg. Sin duda un hombre irrepetible, un prodigio que curiosamente ya anunciaba su padre el mismo día de su nacimiento cuando escribió...
"Ha ocurrido un milagro, acaba de nacer Joannes Chrisostomus Wolfgang Gottieb Mozart", extracto de la carta de Leopold Mozart, 27 de enero de 1756

Vamos a repasar todos juntos las pistas que os daba en la entrada anterior para conocer mejor a este genio. No pretende ser una biografía, pero si repasaremos algunas curiosidades y grandes momentos de la vida de este gran músico, que vivió apenas 35 años, pero dejó una alargada sombra y huella en nuestra historia.


¡Comencemos!


1.- Intentó organizar una gira de conciertos y tuvo que suspenderla ya que solo vendió nueve entradas.

Mozart convirtió el piano en el instrumento principal, en el gran protagonista. Inventado a principios del XVIII, fue ignorado por otros grandes como Bach, que lo consideraba "...un trasto poco útil".


Tiene una larga lista de composiciones para piano, incluso intentó organizar una gira de conciertos en su último año de vida, pero tuvo que renunciar porque solo se apuntaron nueve. Este es un ejemplo que nos permite valorar a Mozart en toda su dimensión, un genio, con una destreza sin parangón, una facilidad para la música imposible de igualar, pero sobre todo con nuevas ideas y una concepción propia de la música muy adelantada de sus coetáneos, incluso de su público.



2.- Fue un músico todo terreno y un gran innovador para su tiempo, no solo en cuanto a la composición de las piezas y a los instrumentos, sino en cuanto al mismo rol del músico.

Pese a no ser muy común en su época, Mozart pasó de ser un músico al servicio de personajes distinguidos, nobles, del poder... En su caso prácticamente, un criado del Arzobispo de Salzburgo, del que se separó definitivamente en junio de 1781, para pasar a ser un profesional libre, cuyo único valedor era únicamente el público de Viena. Pocos se habían atrevido a tanto, quizás Miguel Angel cuando desafió al mismo papa, pero en plena Ilustración, era impensable que un artista eligiese abandonar esa protección y ponerse a merced del mercado.

Además Mozart planteó en sus obras, un trasfondo social mal visto por muchos, como en el caso de la "Flauta Mágica". Y transformó la ópera adaptándola a su manera, con más estructura y complejidad, como en "Las bodas de Fígaro", una ópera social considerada como una de las mayores creaciones del maestro que compuso en muy poco tiempo. Una partitura muy difícil, al límite de lo ejecutable en esa época, que encontró la oposición de muchos, incluidos los cantantes. En este sentido, es famoso el comentario que hizo el emperador José II de Habsburgo tras escuchar la creación de "El rapto en el serrallo", éste se quejó a Mozart...
"...demasiado refinada para nuestros oídos y demasiadas notas, mi querido Mozart", a lo que Mozart replicó "Sólo las precisas, majestad".

3.- Mantuvo una sana competencia musical con varios músicos de su época, pero sobretodo con Joseph Haydn.

La supuesta rivalidad entre Mozart y Antonio Salieri, es más una leyenda sin fundamento histórico real, que una realidad. De hecho, además de ser el compositor imperial, Salieri contaba con el respaldo del público de Viena y lo ayudó en más de una ocasión. Sin embargo, la leyenda se extendió de tal manera que incluso se le relacionó con el misterioso encargo del postrero Réquiem que Mozart compuso en sus últimos días, y se le acusó de envenarlo. Nada más lejos de la realidad, porque la versión más aceptada es que la muerte del genio se debió a un episodio agudo de fiebres reumáticas, que lo postraron en la cama, y a los continuos sangrados que debilitaron el cuerpo de Mozart de tal manera, que le fue imposible luchar contra la enfermedad.  Y en cuanto al Réquiem fue un encargo anónimo que recibió en el verano de 1791, y en el que trabajo con gran pasión y entrega, incluso postrado en la cama, desde la que pedía la partitura para trabajar en ella y bromeaba diciendo que nunca pudo imaginar que estaría escribiendo ese réquiem para él mismo. 

Con quien sí le unió una sana y correspondida competencia musical, fue con Joseph Haydn, son innumerables las cuartetas que se dedicaron ambos autores y es más que evidente la admiración mutua que se procesaban. 
"Las naciones rivalizarían para poseer tan valiosa joya dentro de sus fronteras", Joseph Haydn.

4.- Músico prolífico dónde los haya, su curriculum es impresionante, más de 600 obras. 

A los tres años de edad, cuando su padre comenzó a instruir a su hermana en el clavicémbolo, él decidió aprenderlo por su cuenta practicando con el manual de prácticas de Narnnel. En 1762, con menos de seis años, inició su primera gira de conciertos en Munich, y un año más tarde una que duraría tres años por toda Europa. Antes de cumplir siete años, aprendió él solo a tocar el violín, que llegó a dominar como solista en poco tiempo. Y es que a los cinco años, ya había pasado de interprete a compositor, con dos piezas cortas que su padre recogió en un cuaderno. Por lo que antes de cumplir ocho años ya había escrito sonatas de violín, clavicémbalo y otros instrumentos, y su primera sinfonía de unos doce minutos a los nueve años.  


A ese ritmo, no es de extrañar que con doce años comenzase a escribir breves óperas, y a los diecisiete años ya hubiese escrito más de veinte sinfonías. Un ritmo frenético de composición, que mantuvo durante toda su vida, porque Mozart, pese a interiorizar la música como parte de misma de su ser, nunca dejó de estudiar y de trabajar.

5.- Su padre tuvo una gran influencia sobre él, algunos sostienen que demasiado férrea, severa e inconmovible. Se le atribuye esta frase acerca de sus hijos cuando estos contaban con apenas unos pocos años, "... mis hijos están acostumbrados a trabajar".

El padre de Mozart, Leopold Mozart, era músico profesional y profesor de violín. Un hombre muy exigente, practico y ambicioso, descrito por muchos como severo e inconmovible, sobre todo con sus hijos Nannerl y Wolfgang. Dominaba su vida en todos los aspectos, y los sometía a una fuerte presión y a una autoridad ilimitada. Fue su profesor, consejero, enfermero, representante, agente, colaborador, seguidor y censor, ejerciendo sobre Mozart una fuerte influencia durante toda su vida.

"El honor es para mi, más importante que la vida", Leopold Mozart.
Mozart personaje oculto
6.- No fueron pocos los que cuestionaron la autoria de sus obras, incluso expertos de diferentes ciudades europeas pusieron a prueba su talento y conocimientos.

Era tal el prodigio y maestría de Mozart, que algunos de sus rivales le acusaron de fraude y se negaban a asistir a sus representaciones, argumentando que esas improvisaciones y precoces composiciones, como su primera ópera, "La crédula fingida", eran un engaño. Durante años, y en diferentes ciudades, Londres, Nápoles o Florencia, lo sometieron a exámenes, improvisaciones, revisiones médicas de sus manos,  y ejecuciones de las partituras más complicadas. Todos acabaron rendidos a su talento, una maravilla que Ligneville describió así...

"Wolfgang tocó y ejecutó como quien se pone a coser y cantar", Ligneville.

7.- Cuentan que era muy bajito, de hecho circula una anécdota sobre él cuando quiso besar el dedo de San Pedro como cualquier turista tuvo que ser aupado porque no llegaba a la misma.

Es cierto que su estatura estaba por debajo de la media, pero la anécdota descrita parece improbable. Mozart fue un hombre de apariencia común con una prominente nariz y una mirada intensa, apariencia que no hacía presagiar la virtuosidad de este genio.

8.- Su primer amor fue su prima, romance que no contó con el beneplácito de su padre, sino todo lo contrario, éste trató de evitarlo a toda costa. 


Si la música era su primera pasión, las mujeres podrían ocupar el segundo lugar en el corazón de Mozart. Su primer encuentro amoroso fue con su prima, María Anna Thekla Mozart que le correspondió al instante. Apodada por él como Bäsle, fue un amor fugaz que contó con la oposición frontal de su padre que veía en el mismo una fuente de distracción para su hijo. Bäsle y Aloysia Weber fueron sus primeras experiencias, y finalmente acabó casándose con Constanza una ambiciosa y encantadora cantante.

9.- En su época parisina, su madre lo acompañaba convaleciente y bastante enferma. Ella falleció y temiendo que su padre le impidiese quedarse solo en París, oculto su muerte a su padre durante meses.

La aventura parisina de Mozart en 1778, fue un verdadero desastre, continuas humillaciones de la duquesa de Chabot, demasiados gastos para los ingresos que generaba, mucho trabajo y sin sabores para estrenar la "Sinfonía de París", que solucionó comiéndose un helado tras la representación. Pero sobre todo, la muerte de su madre convaleciente que pasaba largos periodos sola por el trabajo tan intenso de su hijo. Ante el temor de tener que regresar a Salzburgo y acabar así su estancia en París, Mozart ocultó la muerte de madre a su padre durante un tiempo. Una culpa y melancolía que el músico combatía con una actividad frenética.


10.- Otra de las leyendas atribuidas a este personaje, tuvo que ver con la perdida de un trabajo, en el que dicen que el despido se selló con un puntapié en el trasero.

La relación entre Mozart y el arzobispo Colloredo estuvo llena de tensiones y también de una actividad muy prolífica con numerosos encargos de misas, conciertos, minuetos, etc. Una relación que fue cargándose de hostilidad, sobre todo por el deseo siempre presente en el músico de abandonar su pueblo natal, que detestaba, y hacer carrera en Viena. Y por las continuas humillaciones e insultos del arzobispo que lo tachaba de bribón, truhán, disoluto... Esta tensión se incrementó durante la estancia del arzobispo en Viena, de la que se recoge la amarga queja del músico hacia él, "no sabía que era un mayordomo". Diferencias, y esto no es leyenda, que terminaron en un puntapié en el trasero de Mozart que le dio la liberad.


Sin duda un "Personaje Oculto" espectacular, un prodigioso de la naturaleza que amó la música por encima de todo, como la música le amó a él, convirtiéndose autor y obra en una misma cosa, un regalo para nuestros oídos... 
"Componer es mi única alegría y mi única pasión", Wolfgang Amadeus Mozart.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, recordar a estos prodigios nos engrandece a todos :D

      Eliminar
  2. Esto demuestra , que hasta los mas grandes les costo triunfar, por lo que persigue tus sueños nunca es tarde, incluso después de los cuarenta. Un besazo Cristina, Se ve mucho curro detrás de tus post.
    Dejo enlace de post de hoy bastante mas frivolo. jeje

    http://blogbellepoque.blogspot.com.es/2014/03/pink-trench.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasaré a verlo guapísima, y como muy bien dices mucho trabajo, por eso es una satisfacción ver que os gusta, un abrazo

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips