25/2/14

¡Enamora a la cámara!, unos truquitos para salir bien en las fotos.

¿Te gusta como sales en las fotos?, ¿te gustaría enamorar a la cámara?, ante todo ¡relájate y sé natural es lo más importante!... 

Esta es la conclusión a la que llegan muchos de los post que he leído acerca del tema, y que nos ofrecen consejos sobre cómo salir favorecidos en las fotografías. Aparte de que no todo el mundo es fotogénico, factor a tener en cuenta, y de que la interpretación que hacemos cada uno de la belleza depende de muchos factores,  no sólo de la armonía o del equilibrio de nuestro rostro, esta aparentemente sencilla y neutra conclusión, a mí me tira para atrás. 

Nunca me ha gustado salir en las fotografías, si acaso hacerlas, y no sé si seréis de los mios, pero precisamente lo que menos puedo ser en esos momentos es natural, y mucho menos relajarme. Aunque sí es un tema que consigue ponernos de acuerdo a muchos, porque cuando vemos una fotografía en la que salimos con alguién generalmente nos dirá que salimos muy bien, como nosotros le diremos a él o ella que ha salido muy natural, pero seguro que ninguno de los dos se verá bien así mismo, ¡cómo somos!
 Así que yo no voy a hablar de ¿cómo disfrutar siendo fotografiados?, sino de ¿cómo pasar ese mal trago y no morir en el intento?, porque tengo que reconocer que algunos truquillos muy interesantes sí que he encontrado. Y nos guste o no, en cualquier reunión o comida más de una foto cae, ¡no nos libramos!

Alguien fotogénico promueve o favorece la acción química de la luz, o resulta bien en fotografía. No me he vuelto loca ¡no!, son las dos acepciones que marca la Real Academía de la Lengua Española, sobre la fotogenia. Ya tenemos claro que la iluminación, la manera en la que la luz refleja la belleza en una fotografía es clave. Pero también lo son dos aspectos más, el primero de ellos se lo he escuchado a algunos fotógrafos que nos señalan que es cuestión de huesos, de esqueleto... de simetría facial (aunque es sabido que el rostro humano no es simétrico) y una buena arquitectura craneal y facial. Y el segundo, la actitud, expresividad, lo que somos capaces de comunicar o no.

¡La cosa se complica por momentos no!. Y aquí es dónde tenemos que preguntarnos si poseemos esa fotogenia natural que enamora a la cámara, o si en nuestro caso tendremos que optar por una fotogenia aprendida y seguir algunos truquillos.

Si os encontráis en el segundo grupo vamos a repasar algunos consejos que si no son infalibles, al menos  pueden ayudarnos:

Tono postural. Aquí hay que hacer caso a los profesionales, y si vamos a fijarnos en alguien, quien mejor que en una modelo que de posar ante la cámara algo sabrá digo yo. Así que tomad nota, nos inclinaremos ligeramente hacia la cámara, con un pie delante del otro cargando el peso en la pierna de atrás, espalda recta y una media sonrisa. Una variación es ladear un poco el cuerpo sin llegar a hacerlo del todo (3/4) y girar la cabeza hacia  el objetivo, por lo que he leído la mujer suele adoptar esa posición de forma natural, mientras que el hombre suele posar en ángulo recto a la cámara, frontalmente.  

Si estamos sentados, nos colocaremos ligeramente de perfil y mantendremos la espalda recta. Y si somos muy perfeccionistas, cuidaremos detalles como tratar de que la cámara quede un poco por encima o a la altura de nuestros ojos, e inclinaremos hacia abajo un poco la cabeza con la lengua contra el paladar para disimular la papada. Si ese no es nuestro problema con bajar un poco los hombros y subir ligeramente el mentón bastará para el cuello se vea más estilizado, pero cuidado no vayais a parecer una avestruz.

Sé que para muchas personas son instantes que generan cierta tensión, pero hay pequeños gestos que incrementan esa sensación como aguantar la respiración o tensar los músculos.

Nuestros enemigos... los brazos y las manos. No sabemos que hacer con ellos, y son uno de los síntomas que delatan que estamos tensos. Algunos fotógrafos utilizan el truco de hacer que el fotografiado sujete un objeto, pero si no tienes nada a mano, has de saber que no deben pegarse al cuerpo, sino mantenerse un poco separados que es una postura mucho más natural.

La mirada. No mireis a la cámara y si lo haceis que sea por encima de la lente y con la cabeza hacia delante. Podeis centraros en un punto fijo, o seguir un truco muy sencillo, mirar al fotógrafo en lugar de mirar a la cámara, a Jacqueline Kennedy le funcionaba. Y sino intentad leer las letras y números del objetivo, otro truquito que dará profundidad a vuestra mirada, pero ojo no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad y acabeis frunciendo el ceño y entrecejo, ¡relajad la expresión!

En la mirada reside la fuerza de nuestra expresión, así que si estais hartos de salir con los ojos cerrados en las fotografías, parpadead un par de veces unos segundos antes. Y recordad, los ojos sonríen, y en una fotografía deberían sonreír más incluso que vuestra boca.
  
Nuestra paleta de color. Aunque pueda parece al revés, las imágenes en blanco y negro favorecen más, dado que los efectos de sombras que se producen nos beneficiarán. Una fotografía capta dos dimensiones y el color jugará un papel muy importante en la percepción final del conjunto. Cada uno tenemos una paleta de colores concreta, no todos nos sientan bien. Si no sabéis si vuestras tonalidades son las frías o las calientes, podéis hacer una sencilla prueba comprobando qué colores os quedan mejor contra una pared blanca. También tenéis que tener en cuenta, efectos ópticos como el hecho de que las rayas horizontales acentúen el ancho, que determinadas prendas y cortes acortan o estilizan la figura, o que los colores sólidos y neutros salen mejor.

Lo que un buen maquillaje puede hacer por tí. Si no queréis parecer máscaras en la foto olvidaros de las bases de maquillaje muy opacas, mejor que sea ligero y que neutralice los temidos brillos de la zona T, o parte superior de la nariz y la frente. Y un poco de brillo en los labios gloss realzará nuestra sonrisa e iluminará el rostro.

Expresión facial. Relajar nuestra expresión facial será la clave, para ello nos inclinaremos ligeramente hacia la cámara, intentaremos colocar la lengua detrás de los dientes, abrir ligeramente la boca y sonreír. No apretar los dientes, y evitar que el labio superior deje ver nuestras encías también ayudará. 

Y dado que el rostro no es exactamente simétrico, muchas personas tienen un perfil más favorecedor, ¡si conocéis el vuestro, no lo dudéis y aprovechadlo!
 "Si sabes esperar a qué la gente se olvide de tu cámara, entonces su alma saldrá a la luz" Steve McCurry.

No sé a esta altura de la entrada como estaréis, yo me siento como cuando hablo en los talleres de la comunicación no verbal y los alumnos se bloquean intentando controlar cada uno de los aspectos que intervienen en la misma. No podemos interiorizarlo todo a la vez, pero poco a poco seremos capaces de añadir a nuestro repertorio pequeñas prácticas que nos ayudarán a relajarnos.

Satisfechos no sé si lo estaremos, tendemos a vernos a nosotros mismos de forma invertida, como un espejo que nos devuelve una imagen, y si esta es de dos dimensiones como en una fotografía, se perderán muchos matices, ya que tenemos que deducir a partir de ella, de sus luces y sombras el relieve, la vida que hay detrás. El efecto que nos produce vernos en una fotografía, muchas veces es como si nos faltase profundidad, de hecho la misma modelo tomada en fotografías a la misma distancia, pero con diferentes lentes parecerá distinta. Fondos, iluminación, colores, posturas... y si nada de eso te ayuda, tampoco se va a acabar el mundo, que tan sólo estamos hablando de una fotografía, ¿o no?
"La memoria no guarda películas, guarda fotografías" Milan Kundera

4 comentarios:

  1. Muy buena publicación. Cierto, no se pueden recordar todos los trucos a la vez, iremos probando de a uno. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí porque si no íbamos a estar más tensos aún, es mejor utilizarlos poco a poco. Un saludo Mirta

      Eliminar
  2. Tendre que estudiármelo a fondo. Muy buen post.Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo en ello, y este fin de semana me tocará practicar un poco, tengo que asistir a una feria a dar una ponencia así que no me libro. Un saludo :D

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips