14/2/14

El beso es una práctica bárbara y malsana que debe ser abolida... ¿Cómo?.

No, yo no celebro San Valentín, pero ya que es 14 de febrero que mejor que hablar hoy de besos. Sin duda uno de los gestos más románticos que existen. Y por qué me viene a la cabeza el tema, no porque sea hoy el día que es, sino porque el otro día me topé por casualidad con esto...

EUA, Campaña contra el beso. 

6 de enero de 1901

"La moral puritana se ha aliado con la higiene en la cruzada emprendida por la "Women`s Christian Temperance Union" de Nueva York. La presidenta de esta asociación, Anna Hatfield, advierte que el beso es una práctica bárbara y malsana que debe ser abolida. En los casos en que no pueda ser evitado, aconseja, es imprescindible un previo lavado bucal con algún producto de tipo antiséptico. 


Esta campaña hace las delicias del público en general.. y, desde luego, de los farmacéuticos en particular". Noticia recogida en Crónica del Siglo XX de Plaza Janes.


Un poco exageradas, las mujeres de la liga de la moral ¡no! Por eso, vamos a hacer una contra-campaña 113 años después, en la actualidad, a favor del beso, como expresión, como práctica social, como símbolo de afecto, como contrato, como...


"Con un beso, sabrás todo lo que he callado", Pablo Neruda.

Y empezamos por el principio, son muchas cosas las que puede expresar un beso. Porque no hablamos de un simple acto fisiológico, sino de un símbolo de expresión de amor o afecto, de sexualidad y romanticismo, un ritual, un saludo, un elemento de respeto y admiración, y hasta un hábito muy saludable.


Para besar, empleamos exactamente 34 músculos. Y está comprobado que podemos perder hasta 150 calorías en un apasionado beso, eso sí durante diez minutos. Durante el beso se intercambian señales químicas y hormonas como la testosterona y la oxitoscina, dopamina y adrenalina, provocando una serie de efectos físicos.


Tonifica los músculos de la cara, aumenta el ritmo cardíaco, nivela los niveles de estrés, produce sensación de bienestar, aumenta la autoestima y si me apuráis hasta ayuda a reducir el colesterol. Así que, señoras de la liga de la moral, el beso no es una práctica bárbara y malsana que debe ser abolida sino un analgésico universal que hoy reivindicamos. Y si bien es cierto que los patógenos que contiene la saliva pueden contagiar enfermedades infecciosas, ya nos cuidaremos nosotros muy mucho, de que esto no ocurra. 


Y es una práctica tan antigua como el hombre, que ha adoptado diferentes significados a lo largo de nuestra historia. Del latín, "Basium" o acción de besar, para los griegos y romanos era una expresión de amor o afecto, para la cultura babilónica, un saludo, una súplica o incluso arrepentimiento. En la Edad Media y Renacimiento, adopta además un significado de respeto, reverencia, admiración, e incluso un sigo de compromiso legal o cierre de contrato. En el siglo XVIII se acentúa su carácter sensual, de cortejo y se relaciona el beso con un acto intimo que debe limitarse a la intimidad de una pareja y censurarse en público. El romanticismo del XIX comienza a romper ese tabú y el arte inunda todas su manifestaciones con él. Rodin, Klimt, Dickssey y muchos más lo plasmaron en maravillosas obras de arte. Pero tuvimos que esperar hasta mediados del siglo XX, hasta que el beso fuese aceptado socialmente tal y como lo conocemos en la actualidad.


Si queréis conocer más curiosidades, aquí os dejo algunas increíbles:


En 2012, una pareja tailandesa consiguió el récord del mundo al beso más largo con una duración de 50 horas.


Según el Kamasutra hay hasta 30 formas distintas de besar.


Los peces besadores permanecen horas con sus bocas unidas mientras nadan.


Algunas tribus africanas evitaban la practica del beso para proteger su alma que podía escarparse de su boca.


El primer beso inmortalizado en el cine llegó en 1896, con el corto conocido como "The Kiss".



Los besos más famosos de la historia.

Pero dejando aparte a los peces besadores y a esta pareja tailandesa, supongo que cada uno tendrá su lista de besos preferidos, yo aquí os traigo unos cuantos inolvidables. 


El primero de ellos, "El beso del hotel la Villa", que podéis ver al inicio de esta entrada, conocido como "El beso". Es la fotografía más vendida de la historia con más de 400.000 copias, su autor, Robert Doisneau. Fue tomada en 1950 cuando Doisneau fue contratado por Life para realizar un reportaje en París. Durante mucho tiempo se pensó que fue un romántico momento capturado por casualidad por el fotógrafo mientras estaba sentado en una terraza. Sin embargo, en 1992, una pareja se identificó como los protagonistas de la fotografía, y Doisneau indignado por la mentira contó la verdadera historia. Fue el mismo quien contrató a dos actores para que posaran para él, Jacques Carteau y FranÇoise Bornet, que subastó su copia de la fotografía 55 años después.

Algo de magia pierde la fotografía con esta revelación, pero el resultado final sigue siendo increíble.


Los cuatro siguientes, son besos de película... El beso bajo la lluvia de Audrey Hepburn y George Peppard en "Desayuno con Diamantes". El primer beso de Macauay Culkin y Anna Chlumsky en "My Girl". El beso de Clark Gable y Vivien Leigh en "Lo que el viento se llevó". Y el beso de la boda entre Bella y Edward en "Amanecer" de la saga "Crepúsculo", entre Kristen Steward y Robert Pattison.


La otra imagen que veis, la del paraguas de lunares, no os devanéis los sesos pensando en que película la habéis visto, porque no pertenece a ninguna, la he añadido porque siempre me ha gustado.
"El más difícil no es el primer beso sino el último", Paul Geraldy.


Y para cerrar este ranking el "Día de la Victoria en Times Square"“VJ Day in Times Square”. Tomada en agosto de 1945, el día que se conocía el fin de la 2ª Guerra Mundial, muestra el beso entre un marinero y una enfermera. Fue elegida por la revista LIFE para ocupar una página completa de esa edición. El marinero fue identificado como Jorge MendonÇa, y respecto a la enfermera la búsqueda se redujo a tres candidatas, Edith ShainBarbara Sokol y Greta Friedman. Aunque la versión de la última de ellas es la más verosímil, me temo que nunca llegaremos a conocer con certeza cuál de ellas fue. 
El 14 de agosto de 2005 se celebró su 60 aniversario, para lo que cientos de personas se congregaron en Times Square, junto a una estatua que emulaba ese beso, para recrear el mismo. Cinco años más tarde, en 2010, fallecía Edith Shain a los 91 años dejando tres hijos, seis nietos y ocho bisnietos, y de ser cierta su versión, uno de los besos más conocidos de la historia. 
Un beso legal, nunca vale tanto como un beso robado" Guy de Maupassant.

11 comentarios:

  1. El beso del hotel la Villa es precioso, no lo conocía.

    ResponderEliminar
  2. ¡Eso! A promover los besos, tiernos, apasionados, locos...TODOS

    http://youtu.be/_znjiDXga-s

    ResponderEliminar
  3. Pues, no único que no me dejo quitar es lo bailao. ¿También pensáis que quienes está en contra es porque nunca lo han besado? Y no me refiero a sorber caracoles.

    ResponderEliminar
  4. Ya conocía esas famosas fotografías, de hecho la de Robert Doisneau la tengo puesta en la estantería porque me parece preciosa y aunque ya sabemos que eran dos actores contratados por el fotógrafo, en mi imaginación siempre será la instantánea de un momento de lo más romántico :)
    Un besote! Me ha gustado mucho la entrada ;)

    Eva
    evamo-pictureperfect

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu blog, escribes cosas muy interesantes :)
    besos

    ResponderEliminar
  6. Los que dicen que besarse es malo seguramente la represión les aprieta tanto las sienes que el cerebro les funciona mal.

    Besarsus cohone ya! ajajajjajaj
    Muases :)

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips