29/1/14

Zapatos de Mujer, porque nuestros mejores amigos ya no son los diamantes.

Zapatos Mujer Oscar de la Renta
Ilustración Oscar de la Renta
Hoy en "Glosario de Moda" nos vamos al final del alfabeto, a la zeta. Y puestos a elegir es obligado hablar de los zapatos, porque los mejores amigos de una mujer no son los diamantes sino unos buenos zapatos.

Por eso me he propuesto hacer un viaje a través de la historia, de este amado complemento,  en el que nos detendremos en curiosidades, momentos importantes y diseñadores. ¿Me acompañáis?


Porque nuestros mejores amigos ya no son los diamantes.

Sin duda la historia de la moda es también la del calzado.. Quizás en su origen, los zapatos, fuesen una simple bolsa de piel u otros materiales flexibles utilizados para proteger los pies del frío y las inclemencias. Pero en un momento dado, dejaron de tener ese significado para convertirse en mucho más. Y si no que se lo digan a Darlene Flynn, la mujer que ostentaba el récord Guinness como poseedora del mayor número de pares de zapatos del mundo, 15.000 en total. Y digo ostentaba, porque si Darlene tenía gusto para elegir sus zapatos, parece que no lo tenía para elegir pareja, ya que este pasado mes de julio, fue asesinada de forma brutal, y todos lo indicios apuntan a su ex-novio. No me quiero poner seria, pero si quería hacer una pequeña mención a esta mujer, víctima de la violencia de género. 

Relajando un poco el tema, voy a pediros que hágais una sencilla prueba, ¿podéis contar mentalmente cuántos pares de zapatos tenéis? 

Quince mil seguro que no, pero seguro que más de una se lleva alguna sorpresa. Pues atentas, porque si los datos del "Centro de Investigación de Informes sobre el Consumidor de los Estados Unidos" no fallan, lo normal es que una mujer tenga una media de unos 20 pares de zapatos aunque utilice 4 ó 5 de forma habitual. Además define los zapatos, como uno de los complementos de moda que mayor adicción pueden causar. Por ejemplo, dependiendo del lugar en el que nos encontremos, como la Comunidad Valenciana, una mujer normal puede llegar a comprarse unos diez pares al año.  No compraríamos diez abrigos, diez chaquetas o diez vaqueros, pero zapatos... es otra cosa.


Zapatos Mujer Vivier Valentino Blannik Louboutin

Y es que en las últimas décadas del siglo XX, los zapatos, se han convertido en verdaderos protagonistas, con nombre propio. Un objeto de culto, que ha sido descrito con todo lujo de detalles, por Julie Bernasra en "God save my Shoes", "Dios salve a mis zapatos". Un documental que ha dado la vuelta al mundo, proyectándose como primicia en la New York Fashion Week. Julie concluyé tras su trabajo que los zapatos dejan de ser un accesorio que decides o no llevar, siempre tienes que ir calzado, una necesidad que hace de ellos una prolongación del cuerpo. Deben representar lo que somos, porque como señala la autora "... en cierto modo son parte de nosotros".

A principios de siglo eran las damas de la alta sociedad las que podían permitirse cambiar de zapatos hasta seis veces al día. Ahora su uso se ha democratizado, y el calzado se ha convertido en parte esencial de nuestra imagen personal, de hecho nunca ha tenido tanta notoriedad el nombre de los diseñadores de zapatos como ahora. No muchos acertarán a decir quien fue el diseñador que creó los míticos "Stilettos" para una colección de Dior, pero seguro que a más de uno le suena la suela roja de Christian Louboutin. Si hasta los hombres, que reducen su media de 20 pares a 10, y se guían más por criterios de comodidad y funcionalidad, sucumben ante tanta oferta y variedad.

Y como nada es bueno en exceso, asoman datos como que un 8% de las mujeres reconoce haber sufrido daños graves a causa de sus zapatos, y un 43% un daño moderado. Otras hacen cola para que cirujanos de estética de los pies reparen los desperfectos y los dejen listos para seguir luciendo zapatos imposibles, o les inyecten silicona en las zonas en las que más peso debe soportar el pie por el tacón. Es como si los zapatos hubiesen cobrado vida y funcionasen a la vez como aparato de tortura y como analgésicos, una forma de evasión y autoafirmación para muchas mujeres, a las que no eliminan su ansiedad y problemas pero sí logran mitigan sus sintomas.
"Si ese par de zapatos negros que tienes en el armario te hacen sonreír, valen más de lo que cuestan" Holly Golightly.

Y ¿cómo hemos llegado a esto? Al fin de al cabo son 8.000 pasos diarios los que debemos dar y tan importante es sobre qué los demos.


Historia y Curiosidades.

Ante estos interrogantes, tiramos un poco de la historia que es el espejo que nos devuelve la imagen de nuestra realidad, y nos encontramos que...

En un glaciar, entre Italia y Suiza, se encontró un cuerpo congelado en perfecto estado de conservación, un hallazgo en el que destacaba sobretodo, el calzado. Unas piezas de cuero rellenas de líquenes, para conservar el calor. Esto sitúa los primeros pares de zapatos hace unos 10.000 años, ¡increíble! Aunque también veréis citar unas sandalias encontradas en Estados Unidos en 1938, con más de 7.000 años de antigüedad.

En Egipto encontramos sandalias de papiro y fibras de palmera que calzaban los miembros de la corte, siendo las del faraón más puntiagudas, hay que marcar distancias ¡no!.

Griegos y Romanos adoptaron las sandalias de cuero incluyendo el color para su tintada, verde, amarillo, blanco y rojo. Éste último reservado para el emperador, como símbolo de poder y distinción.

En el siglo XII, por fín, se da forma al pie derecho e izquierdo en los zapatos.

Durante el siglo XIII, aunque cueste creerlo aparece la suela.

En el siglo XVI, el calzado se llena de color, adornos y materiales lujosos.

Y en el siglo XVI, aparece el tacón moderno (no los calzos que son anteriores) con una clara vocación práctica; la de ayudar al jinete a sujetar su bota al estribo del caballo. Una innovación introducida por el Sha Abbas I de Persia, y que en Europa se adoptó como signo de masculinidad a finales de este siglo. Tuvo también grandes valedoras como Catalina de Medici.

Así en el XVII, un pequeño gran rey de 1'63 centímetros de altura, firma un edicto para que en su corte se calzasen zapatos de tacón, Luis XVI y sus tacones rojos, diseñados por Nicolás Lestage.
¡Porque el zapato de tacón, era un atributo de la moda masculino, sí masculino! Y aunque cueste creerlo, llegó al armario femenino como otras tantas prendas como el pantalón o la chaqueta, tomado prestado.

A principios del XVIII y con la Ilustración, el vestuario masculino pasó a ser mucho más práctico y se abandonaron el uso de joyas, telas suntuosa y altos tacones que se volvieron más bajos y cuadrados. La mujer siguió utilizando los tacones que se consideraban un atributo femenino, aunque la Revolución Francesa los borraría y sepultaría bajo metros de tela. De hecho, en esta época, la variedad del calzado femenino se reducía a rígidas botas planas, zuecos y zapatillas de baile.

Hacia finales del XIX y principios del XX, el zapato pierde su pudor y asoma por debajo de las faldas y vestidos que acortan su largo. Decoración y seducción para este gran aliado de la mujer.

En los 50s en la presentación de una colección de Dior, nacen los "stilettos". El tacón de aguja llega a nosotras, para convertirse en símbolo de feminidad, seducción y elegancia.

Y llegados a este punto, le doy la razón a Marilyn Monroe cuando dijo aquello de…
“No sé quien inventó los tacones altos, pero todas las mujeres le debemos mucho a esa persona”, Marilyn Monroe.


Porque efectivamente, ¡ya nada fue igual! El zapato no era una prerrogativa era un objeto de deseo capaz de transformar a una mujer. Un halo de fetichismo que el cine, las casas de moda y las grandes celebrities aprovecharon y alimentaron. Como Catherine Deneuve, vestida por Yves Saint Laurent para una película de Buñuel, y calzada por Roger Vivier y sus Belle de Jour o Belle Vivier, para algunos el zapato más deseado del mundo, las creaciones del canario más amado por todas las mujeres, Manolo Blanik, la sabiduría y pasión de Jimmy Cho y las suelas rojas de Louboutin, con permiso de su majestad Luis XIV, son solo algunos ejemplos.


Los grandes Magos a nuestros pies.



Es imposible nombrarlos a todos, y podríamos dedicar no una entrada sino varias a cada uno de ellos, pero quería al menos hacer un pequeño recordatorio de algunos de estos magos de los zapatos, creadores que tienen un poco de artista y un mucho de genialidad.

Su modelo "Amiela" con su característico tacón de 11,5 centrímetros, otro más clasico "Campari", o uno de ensueño como el "Hangisi" con el que le pidieron matrimonio a Carrie Bradshaw en "Sexo en Nueva York", son algunas de la joyas que ha creado Manolo Blanik. Nuestro canario más internacional, que es capaz de transformar a cualquier mujer con algunos de sus "sttiletos", más de 20.000 pares de zapatos ha creado en su fabrica de sueños. Es el primer hombre que ha sido portada de la edición inglesa de la revista "Vogue" y atesora una mezcla de raices españolas, inglesas y africanas difícil de superar. Y algo que deberían recordar muchos no entiende el glamour y el estilo, sin comodidad...
"No hay nada de encantador en una mujer que no puede caminar con sus zapatos" Manolo Blanik 

Y del purista de los "Stilettos" al creador de los mismos, Roger Vivier, el mejor diseñador de zapatos del siglo XX. La industria del calzado y de la moda no serían las mismas si  este grande no hubiese entregado su vida a la creación de fantasía y estilo. No solo creó los tacones de aguja, también los tacones curvos o "choc", el tacón "etrave" o el "virgule". Él no creaba zapatos los esculpía, calzó a la reina Isabel II en su coronación, realzó el mitico "New Look" de Doir y se atrevió con todo, como sus famosas hebillas del modelo Belle Vivier. Con esta pequeña referencia me quedo corta, por eso os estoy preparando un monográfico sobre Vivier, tras los pasos de este revolucionario creador.
Y cerramos con un grande al que el oficio le viene desde la cuna, tanto que a los once años diseñaba su primer par de zapatos. Jimmy Choo, que creó un imperio de la nada, a base de trabajo, talento y humildad. Un hombre que no solo diseña zapatos sino que sabe hacerlos, conoce cada una de sus étapas de creación y ha convertido su trabajo en una pasión. Hombre temperamental, perfeccionista y que ejerce de maestro de jóvenes valores que algún día continuarán su legado.

Ha diseñado para muchas celebrities, aunque si a alguna destaca siempre es a Diana de Gales. Y no hay alfombra roja en la que no aparezcan algunas de sus maravillosas creaciones.


8.000 pasos diarios para nuestros pies.

Antes os decía que... al fin de al cabo son 8.000 pasos diarios los que debemos dar, ¿tan importante es sobre qué los demos?. Y visto lo visto parece que sí, porque lo necesario y lo deseado, lo lógico y lo irracional, se fusionan en unos zapatos como en otros pocos objetos.

 "Dadle a una mujer el zapato apropiado y conquistará el mundo", Bette Midler.

Queda mucho por hablar, pero lo dejaremos para otro día, un recorrido por los modelos más famosos y un análisis más detallado de algunos diseñadores, de estos grandes magos a nuestros pies. ¡Que zapatero tú a tus zapatos, y seguro que tenéis muchas cosas por hacer!

8 comentarios:

  1. Ah... un recorrido por la historia de los zapatos muy buena. Yo no uso tacones, casi nunca... porque reconozco que soy más práctica. Además, sí suelo utilizar las deportivas con mayor frecuencia, pero también reconozco que hasta estas también han encontrado diseñadores que se mueven en torno a un mercado que se fija no sólo en la marca, sino también en el uso que se le dé, es decir, si se quieren para correr, para practicar fútbol, bicicleta, etc..
    Muy interesante la entrada, saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, hasta el zapato deportivo tiene más oferta y opciones a elegir que nunca, es un filón y hay que aprovecharlo, un saludo Sonia

      Eliminar
  2. Me ha llamado la atención este post porque me encantan los zapatos. Aunque sean un "aparato de tortura", son capaces de cambiar la actitud de una persona. Me ha gustado mucho la historia del zapato.
    Muy interesante post, Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho lo del cambio de actitud y estoy totalmente de acuerdo contigo en ello, un abrazo

      Eliminar
  3. soy una adicta a los zapatos y a los perfumes, peor en comprar zapatos gasto mucho más y podría gastar más si encontrará que con facilidad los que me quedan bien. un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. hijole, ahora si que difiera... un gran gran mejor amigo... son las zapatillas acompañado de un diamante jajajaja cierto?...
    bueno afortunadamente soy amante de los tacones de aguja que aveces le soy infiel con los diamantes... ufff
    me gustó muchísimo!!!

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips