7/1/14

Leyendas urbanas, ¿el otro día me contaron que...?, ¿cuál conoces tú?.


Leyenda urbana: “Historia moderna que nunca ha sucedido, contada como si como fuera cierta” Richard Dorson.


Cocodrilos en las alcantarillas, una boa que acaba desayunándose a su dueño, nominas de funcionarios pagadas por grandes empresas como El Corte Inglés o Mercadona a cambio de futuros favores, personas celebres que siguen vivos como el gran Elvis Presley o Jesús Gil supuestamente visto en Venezuela, la autostopista fantasma… Quien no ha escuchado algunas de estas historias o leyendas contemporáneas, ¿más de uno verdad?
El término de “Leyenda urbana” (urban legend), fue acuñado por primera vez en 1968, por Richard Dorson. Son historias que presentan hechos aparentemente reales, pero que siempre son exagerados, distorsionados y esconden tras de sí, otros elementos bastante inverosímiles e incluso sobrenaturales.


¿Y qué convierte a un relato en una leyenda urbana?
Lo primero es que éstas siempre suelen presentarse con diferentes versiones, protagonistas, tiempos, motivos y orígenes bastante difusos; “un amigo que conocía a otro que le conto que...”, o lo que es lo mismo FOAF (Friend of a friend).

A este origen incierto se une el hecho de que son historias populares que surgen de forma espontanea y se difunden viralmente con una gran rapidez. En ese aspecto, Internet y las redes sociales han hecho que en la actualidad sean a tiempo real. En twitter, por ejemplo, algunos “trendic topic” sobre supuestos fallecimientos de personajes famosos inundan la red con la misma facilidad con la que luego desaparecen cuando se produce el desmentido.

En el límite de la realidad, si quieres que una mentira parezca real siempre hay que mezclar información real y fácilmente contrastable, con los gazapos, datos falsos y añadidos. Es cuestión de credibilidad, por eso junto a generalidades como “…un hombre”, “…una mujer”, se añaden datos más concretos como la ciudad, profesión, calle, marca o empresa, para convertir la historia en un suceso verosímil.
Todas estas historias comienzan hablando de temas sencillos y universales como la familia, las mascotas, la salud, el deporte, el día a día, pero dentro de su desarrollo aparece un elemento diferenciador que convierte un suceso aparentemente normal y cotidiano en algo increíble y fuera de lo normal.

Además las “leyendas urbanas” son universales, las podemos escuchar en diferentes países, territorios y ciudades, pero asombrosamente mantienen el mismo esquema y estructura, variando los pequeños detalles y localizaciones. Son como breves cuentos con su planteamiento, nudo y desenlace que incluye una moraleja final que sirve como aviso o llamada de atención sobre temas generales de nuestra vida diaria.

Mis favoritas.
Yo os he reunido aquí tres de mis favoritas; leyendas urbanas que hace años leí, y como siempre pasa en estos casos no recuerdo ni el título del libro, ni su autor… 

El tubo fluorescente.

Un hombre que trabajaba en una de las últimas plantas de un rascacielos en Manhatan, harto de esperar a que los operarios de mantenimiento de la empresa cambiasen el fluorescente que iluminaba su despacho que no funcionaba bien, compró el mismo un tubo nuevo y lo cambió. Como el tubo era demasiado largo no podía dejarlo en la papelera del despacho, así que salió con él a la calle con la idea de deshacerse del mismo antes de entrar en el metro. No encontró contenedor alguno así que entró en la estación con el tubo, y tomó en el metro como de costumbre. Según iban pasando las estaciones y el vagón se iba llenando, la gente comenzó a agarrase al tubo fluorescente pensando que era una vara de sujección del metro. Al llegar a su destino y dado que le daba una gran verguenza explicar lo sucedido, se apeó del vagón tranquilamente.

¡Qué como poco sorprendente verdad! pues sabed que esta historia apareció reflejada en el Selecciones Reader`s Digest.

La cartera robada.

Como cada mañana antes de entrar a trabajar, un oficinista hacía sus cuarentaicinco minutos de footing por el parque. Sin saber como se chocó violentamente con otro corredor y cuando se llevó las manos al bolsillo se dió cuenta de que no tenía la cartera. Sin pensarselo, de forma instintiva, dió media vuelta y persigió al corredor contra el que se había chocado. Cuando le dió alcance le grito enfurecido: ¡Dame la cartera! Ante lo que éste le devolvió la cartera y salió corriendo.

En la oficina relataba orgulloso la anécdota y cómo había sido capaz de salvar la situación, hacer frente al ladrón y recuperar su cartera. Cuando recibió una llamada de su casa, era su mjer que le recordaba su mala cabeza y que se hubiese dejado en el recibidor la cartera.
La abuela perdida.
Imaginaos una familia alemana de vacaciones en España; el matrimonio, sus dos hijos pequeños y la madre del marido.

En uno de los trayectos del viaje que estaban realizando, la abuela fallece en el asiento de atrás. Sin saber qué hacer, deciden regresar a la ciudad y acudir a su embajada para pedir ayuda y consejo. Los niños no querían subir al coche junto al cadaver y no paraban de gritar y llorar. Así el padre medio histérico, envolvió a la abuela en unas mantas y la subio a la baca del Volkswagen.  Llegaron a la estación de servicio, para repostar y buscar un teléfono, ya que el suyo no tenía cobertura, pero con las prisas dejaron las llaves puestas. Al volver se encontraron con que el coche había sido robado junto al equipaje y la peculiar carga que portada. Nunca recuperaron ninguna de sus pertenencias.

Vaya con los ladrones y con la familia, no se puede fiar uno de nadie, hay que tener suerte hasta para abandonar este mundo,  ¡cómo estamos!.

Espero que os hayan gustado, estas son mis favoritas, pero ahora quiero...
Pediros que me ayudéis a COMPLETAR este top ten CON VUESTRAS LEYENDAS URBANAS favoritas. ¡ME AYUDÁIS! 

4 comentarios:

  1. Se dice, se comenta, se rumorea.... ains que daño han hecho algunas leyendas urbanas!! Aunque te reconozco que la del fluorescente me ha hecho sonreir, jejeje

    Hemos Visto - PTB
    http://hemosvisto.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy poco creíble, pero es una de mis favoritas, un saludo :D

      Eliminar
  2. Lo más gracioso es que la misma historia va cambiando de protagonistas según quien la cuenta, incluso cambia de país y el narrador dice conocer a alguno de los que la han vivido y se enojan si se pone en duda...
    Muy buen post, cuando esté más suelto de tiempo te envío alguna de las que corren por estos lares.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias javier, esperando quedo. un saludo :D

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips