14/1/14

¿Éxito o fracaso?, ¿Continuar o abandonar?

Qué difícil es mantenerse en el camino, cuando uno no sabe cuál va a ser el resultado del viaje... ¿será el éxito o será el fracaso?. Es cierto que son más los que abandonan que los que fracasan, que las dudas son muchas veces excusas, que el esfuerzo debe ser constante, que la suerte no va a venir a buscarnos, y que "sin trabajo, sacrificio y esfuerzo no hay nada"...
 
Palabras... en días como hoy me pregunto de dónde vienen esos pensamientos, porque si seguimos una simple regla matemática, de todos los que inician el viaje, no todos llegarán, es algo inevitable. Algunos abandonarán a medio camino, otros se toparán con barreras imposibles de salvar, y otros simplemente cambiarán de destino. Me siento como en esas series americanas en las que el club de debates trabaja un tema desde perspectivas opuestas: ¡a favor! y ¡en contra! Solo me falta hacer la lista de los pros y los contras para incluir todos los tópicos habidos y por haber:


PROS                                                CONTRAS

Te gusta lo que haces                       Te exige demasiado esfuerzo

Aprendes cada día cosas nuevas       Dudas sobre el interés de tu trabajo

Recibes el cariño de mucha gente      No sabes hacia dónde dirigirte

...                                                  ...

Podría seguir, pero me parece que la segunda columna me llama más ahora que la primera, así que cambiamos de tercio. Supongo que son estos momentos de duda e incertidumbre, los que luego te hacen valorar los avances que vas logrando, pero el hombre es un ser insatisfecho por naturaleza, y tiene una memoria selectiva que le hace olvidar sesgadamente aquello que le interesa. No lo podemos evitar...

Si un cliente satisfecho cuenta su experiencia a una media de 4 o 5 personas, uno insatisfecho lo hará a unas 12 personas de media. 

Si pensamos que va ir mal y que las cosas no salen como esperamos, no nos sorprendemos cuando esto ocurre, es más lo vemos normal. ¡Cuestión de probabilidades dirían algunos!

Pero si alguien nos dice que pensemos que todo va a ir bien, lo tomamos por un iluso, o en todo caso por un irresponsable que no tiene los pies en el suelo.
No debemos olvidar que la insatisfacción es el punto de partida de nuevas necesidades, que hay que cubrir, y que nos plantearán nuevos retos, nuevos objetivos y nuevas oprtunidades.

Sin yin, no tendría sentido el yang, sin noche, no valoraríamos lo que es el día, y sin fracaso, no sabríamos lo que representa el éxito. Además no podemos juzgar o ponerle la etiqueta de éxito o fracaso a algo únicamente por el resultado que haya tenido, porque nos estaremos olvidando del camino, y de lo que hemos dejado en él. Fue Pirro, rey de Epiro quien dijo, tras una victoria sobre los romanos en el campo de batalla, "Otra victoria así y volveré solo a casa", pensando en los miles soldados que habían fallecido, de hecho existe la expresión victoria pírrica para describir situaciones similares. Y ya que estamos con batallas, tendremos que hacer caso al mismo Napoleón Bonaparte cuando dijo que el éxito no residía tanto en vencer siempre, como en no desanimarse nunca, igual si se hubiese desanimado un poco no hubiesen muerto tantos soldados en la fría Rusia.
"La moneda ha de tener dos caras, es ley de vida. Pero también lo es el comprender que puede caer de un lado o de otro".

Tenemos que estar preparados para aceptar el resultado, saber gestionarlo, modificar nuestra hoja de ruta, levantarnos e intentarlo de nuevo, y también abandonar cuando tengamos que hacerlo. Forma parte de nuestro aprendizaje como personas, el éxito nunca es permanente y será difícil alcanzarlo mientras no perdamos el miedo a fracasar. De hecho, muchas veces en los periodos de éxito nos olvidamos de seguir creciendo y desaprovechamos esos momentos. O lo que es lo mismo, no solo tenemos que aprender a gestionar el caos, también el éxito. 

El fracaso nunca es el final porque a veces hace falta destruir para poder recomponer las piezas después. La superación vendrá de poner el cuentakilómetros a cero, abandonar nuestra zona de confort e iniciar un nuevo camino. Ahora en eso, tampoco podrá asegurarnos nadie cuál será el resultado de este nuevo viaje, solamente lo sabremos caminando.

¿Continuamos o abandonamos?, vosotros diréis...¡A favor o en contra!

8 comentarios:

  1. Pregunto ¿El éxito o el fracaso se mide por lo que obtenés o por la felicidad que te causa?
    Creo que depende de los objetivos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que es difícil de medir y totalmente subjetivo, y una buena hoja de ruta ayuda a tener el horizonte claro, un saludo Javier :D

      Eliminar
    2. Creo que el éxito es lograr estar bien con uno, con lo que hace de una manera sencilla.....

      Eliminar
    3. Y que difícil es porque al menos en mi caso soy de las peores criticas conmigo misma. Un abarzo :D

      Eliminar
  2. A veces el peor de los fracasos, nos impulsa al mayor de los éxitos! Considero que depende de como los tomamos.. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está nuestra capacidad de reinventarnos y nuestro afán de superación.... Un gran abrazo :D

      Eliminar
  3. a veces uno ve como un éxito que algo haya ido mal o haya terminado, después de un proceso de aceptación y otras personas opinan lo contrario, pero claro, uno es el responsable cuando deja algo atrás, sea un cambio de trabajo, finalizar una relación etc

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tenemos que cargar con cada una de las decisiones que tomamos, pero estoy contigo que en algunas ocasiones el haber cerrado algunos capitulos acaba siendo un triunfo., Un abrazo María del Mar

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips