4/1/14

¿Cuál es la mejor dieta para adelgazar después de estos días de fiesta?

¿Cuál es la mejor dieta para adelgazar después de estos días de comilonas y excesos?, seguro que esa es la pregunta que se están haciendo miles de personas a estas alturas. No dicen que…  ¡nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena!, pues algo así ocurre con los kilitos de más. El sobrepeso es una cuestión en la que influyen diversas variables, no solo los hábitos alimenticios, también la edad, el género, nuestro estado de salud, genotipo e incluso el medio en el que nos movemos influyen. Los trucos para adelgazar, las dietas ideales, los kilos de más y cómo combatirlos, son temas recurrentes en las redes sociales y en las búsquedas que realizan millones de personas en Google.

Dieta macrobiótica, dieta alcalina, dieta disociada, dieta blanda, dieta Dunkan,  dieta Atkins... Podríamos seguir porque la lista es interminable, pero independientemente de la que decidamos seguir, debemos tener presente que lo más importante es que aprendamos a comer y a adquirir hábitos de vida que nos ayuden a mantener nuestro cuerpo en forma y equilibrado.

Etimológicamente, la palabra “dieta” proviene del vocablo griego “dayta”, régimen de vida. Aunque solemos relacionarla más con regímenes alimenticios puntuales, lo que podríamos llamar dietas terapéuticas que inciden en la cantidad de calorías que ingerimos al día (dietas hipocalóricas), de proteínas (dietas hiper ó hipoprotéicas), de carbohidratos, de fibra alimentaria, etc.


El “Plato saludable”.

Incide en la idea de que la dieta debe ir más allá de un tratamiento puntual para perder peso, debe ser un esquema de vida, una forma de alimentarnos sana y equilibrada.

“Para ello, no hacía falta que expertos de Harvard nos dijesen que al menos la mitad de lo que comemos al día debe ser fruta y verdura. Pero así es, y a esto debemos añadir un cuarto de cereales y otro cuarto de proteínas”.
A esta proporción, hay que sumar buenas costumbres alimenticias, como la elección de cereales integrales, de grasas saludables como el aceite de oliva, del pescado, pavo y pollo en lugar de carnes rojas o lácteos, etc.

Porque no se trata de comer, si no de alimentarse, podemos estar ingiriendo alimentos con alto contenido en calorías, verdaderas bombas de relojería para nuestro cuerpo, sin que estos nos alimenten por su bajo contenido en nutrientes. La comida basura, comida precocinada y la bollería industrial, tienen este efecto en nuestra dieta, por lo que tendrán que forma parte de ella de forma esporádica. Aunque aún hay muchos que se resisten a ello, por ejemplo, el Instituto de Salud y Nutrición de Tokio que demostró los beneficios de la dextrina para dificultar la absorción de grasas de determinados alimentos. Un estudio realizado con ratas y que no tiene en cuenta que todo en exceso es perjudicial, y el consumo excesivo de dextrina, que no es sino una fibra dietética, es perjudicial a nivel intestinal. Un refresco que no engorda, un pan con un 50% menos de calorías...., los milagros no existen y nuestro cuerpo debe nutrirse con responsabilidad. 


"Cinco comidas al día, la cantidad recomendada de agua (2 litros diarios) e infusiones, la reducción de consumo de hidratos, la ingesta de proteínas magras necesarias, lácteos y toda la fruta y verdura que podamos nos ayudará a perder peso sin pasar hambre."

La nueva despensa de casa.

Verduras: Aquí no hay límite, eso sí las patatas no están incluidas, los champiñones y setas sí.

Frutas: De todas las formas y colores, cuanta más variedad mejor porque nos asegurará la presencia de diferentes antioxidantes. Y si las comes entre horas, contrarresta la subida de azúcar con un lácteo como un yogur o un puñado de nueces (tu cuerpo las agradecerá).

Proteínas: ¡Si lo sabes ya!... pescado, pollo y pavo sin piel, legumbres cuidando las cantidades y cocinadas con mucha verdura y un poco de aceite de oliva natural, frutos secos, sobre todo en las ensaladas y te saciarán. Los huevos son una buena fuente de proteínas y con pocas calorías, pero eso sí cocidos o revueltos, ¡todo no se puede tener!.
Hidratos: Pan, pasta y arroz, integrales mejor en un bol pequeño sería la ración ideal, y cuando los prepares pon la misma cantidad de estos que de verduras. Lácteos sí pero dos veces al día y desnatados mejor.

Nuestra “Hoja de Ruta”.
Hay momentos críticos, como el tiempo que pasa entre la cena y la hora de acostarnos, el famoso “atracón nocturno”. En esas horas, prohibido ingerir nada sólido, nuestra cuenta de calorías diarias ya está completa y no hay más crédito, tampoco debemos ingerir grandes cantidades de líquidos. En los momentos previos a la comida en los que la sensación de hambre es fuerte, una pieza como una simple manzana nos saciará. Es importante tener unos horarios fijos que nos permitan establecer una rutina, evitar descensos o incrementos de la glucosa, y la ansiedad.

“Desayunar como un rey, comer como un rico y cenar como un pobre”

La forma en la que cocinamos también influye, la olla a presión, la cocina al vapor, la plancha o el horno serán nuestros aliados para prescindir o reducir la cantidad de grasa pero manteniendo el sabor.  

Modificar nuestros malos hábitos, es imprescindible. Y muchos de ellos ya los conoces, evitar el sedentarismo después de comer nos ayudará, igual que practicar alguna actividad física regularmente, como caminar 40 minutos diarios, evitar las largas sobremesas frente al televisor, y sobretodo mantener la constancia y disciplina. Porque aunque cueste creerlo, casi cinco de cada 10 españoles, no practica deporte alguno, salvo el "sillón - ball". Es imposible modificar hábitos arraigados de un día para otro, necesitaremos tiempo y olvidarnos un poco del peso, para centrarnos en mantener nuestro propósito. Dos meses serán necesarios para consolidar los cambios en nuestra dieta que hemos decido emprender.

"Yo y mis circunstancias", porque nos guste o no nuestro metabolismo también influye, la energía que gasta el cuerpo a diario no es la misma para todos, de hecho va en aumento hasta los 30 años, y a partir de los 40 disminuye. Y en el caso de las mujeres además la menopausia añade pérdida muscular que ralentiza más el proceso, por lo que no podemos comer igual si nuestro cuerpo no es capaz de quemar las calorías de la misma manera que antes. Así que una de dos, o reducimos la ingesta de calorías o hacemos más ejercicio, no hay otra.

Y recordad, además que no todos somos iguales, nuestra herencia genética, a veces carga diría yo tiene mucho que decir en la forma en la se localiza o almacena la grasa en nuestro cuerpo, tenemos que ser capaces de encontrar los hábitos adecuados para nuestra realidad, no nos miremos en el vecino porque no nos servirá de nada.

No solo es cuestión de grasa, también de volumen, la retención de líquidos es muy importante por lo que debemos controlar el consumo de sal e hidratos.
Los alimentos, salvo que exista una patología concreta o enfermedad no son buenos o malos, en su justa medida. Y siempre podemos contar con el asesoramiento de expertos nutricionistas y médicos que nos ayudarán.

Alimentando nuestra belleza.
Todas estas prácticas harán que mientras comemos estemos alimentando nuestra belleza, ya que nuestro organismo necesita cantidades precisas de todos estos nutrientes para poder realizar sus funciones de forma correcta. Así, por ejemplo, el zinc que encontramos en legumbres, lácteos o frutos secos, es necesario para evitar la caída del pelo. O las vitaminas B2, B3, B5 y B6 imprescindibles para el perfecto estado de nuestra piel y uñas, y la falta de vitamina A, que hace que se reseque y arrugue la piel. 

Con todo lo dicho, si me preguntáis de nuevo, ¿cuál es la mejor dieta para adelgazar después de estos días de comilonas y excesos?... Lo primero que tenemos que hacer es repasar nuestros hábitos diarios, puede ser que no estemos comiendo desmesuradamente, simplemente que estamos comiendo mal y que no nos despeguamos del sillón.
Porque... ¡sabed que cuanto más comamos más hambre tendremos!, y la mejor dieta depende de la calidad de lo que comemos, de su naturaleza y de cómo responda nuestro cuerpo.

4 comentarios:

  1. Muchas gracias por los consejos Cristina. comparto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Quieres perder al menos 5 kilos en una semana? Con este sistema que esta elaborado solamente para mujeres,ya que nuestro metabolismo es distinto al de los hombres.Lo he seguido al pie de la letra y en pocas semanas he conseguido resultados increibles,si hubiera sabido de este sistema antes me hubiera ahorrado mucho dinero en gimnasios,pastillas etc.quieres saber cual es este programa haz clic en el siguiente enlace:


    http://sistemavenus.com-clic.tv/wp/lp/

    ResponderEliminar
  3. Que buenos concejos tienes para bajar de peso, te contare que yo antes pesaba 76 kilos y logre bajar 8 kilos en 3 semanas siguiendo este metodo:> http://tinyurl.com/oxaxwm4
    y no descuide mi trabajo ni la crianza de mis hijos, me gusta utilizar este metodo porque te da tiempo para ti misma, ahora me siento una mujer nueva con unas hermosas curvas y con una vida nueva por vivir, te recomiendo este metodo para bajar de peso, un saludo y hasta otra oportunidad.

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips