14/11/13

El Padre del Impresionismo: Claude Monet ...Impresión del Sol Naciente





Hablar de Claude Monet y del Impresionismo, es tan difícil como seleccionar que obra suya poner hoy en el post, son tantas (más de 500 obras) y tan hermosas, que es misión imposible. Dado que poco hay que no se haya dicho ya sobre él, hoy 14 de noviembre, en el 173 aniversario de su nacimiento voy a detenerme en algunos momentos de su vida que siempre me han llamado la atención.
 
"¡Impresión! desde luego que producía impresión" Louis Leroy

Estas fueron las palabras del crítico Louis Leroy al contemplar el cuadro de Claude Monet, "Impresión del Sol Naciente". Sin saberlo en ese momento estaba dando nombre a uno de los movimientos artísticos más importantes de la historia del arte, el Impresionismo. El momento, la primera exposición conjunta en 1874, de varios artistas que más tarde formarían el nucleo importante del movimiento. El lugar París, en el taller del fotógrafo Nadar en el Boulevard des Capucines. El crítico Leroy se burló de la obra de Monet, incluso bromeó diciendo que pensaba que sus anteojos estaban sucios la primera vez que vio el cuadro, y llamó despectivamente "la exposición de los impresionistas" al conjunto de obras. El eco de la exposición no pasó de ahí, pero la historia del arte acaba de asistir al nacimiento de uno de sus movimientos artísticos más arrolladores. 

El Impresionismo, dejaba atrás el realismo para adentrarse en el lenguaje del color y de la luz; las figuras a simple vista eran diminutos puntitos de colores que al alejarse cobraban perspectiva y anunciaban las siluetas y formas que formaban la escena. Esta fue la primera de las tres exposiciones en las que Monet participaría con este grupo, después hizo su camino en solitario y nunca quiso ejercer de maestro de ningún pupilo.

A los quince años, Claude Monet era ya un conocido caricaturista en El Havre, y cobraba por encargo hasta 20 francos, fue el pintor Eugéne Boudin quien le aconsejó que no se limitase al dibujo y pintase al aire libre.

"El color es mi obsesión diaria, mi alegría y el tormento"
                                                                 Claude Monet

Enviudó en dos ocasiones, la primera de ellas en 1879 cuando su esposa Camile Doncieux murió a causa de un aborto inducido. En uno de sus cuadros más famosos, "Las Amapolas", que pintó con 33 años, se puede ver claramente a Camille con  Jean, el primer hijo de Monet, en un primer plano entre las flores. No fue la única vez que pintó a Camille, de hecho la conoció como modelo de uno de sus cuadros, "El Desayuno" en 1866. Ese mismo año fingió romper con su modelo y amante para conseguir el favor económico de su familia, que no consiguió. Su familia apoyó en un primer momento a Monet  para que dedicase su vida al arte, pero no comprendían la forma en la que éste entendía el mismo y cómo desafiaba el orden y estilo establecidos en su época (nunca le llamó la disciplina escolar, ni la académica). Incluso en 1861 se negaron a pagar los 2500 francos necesarios para que Monet se librase del servicio militar que duraba siete largos años, finalmente el pago de su tía lo liberó de seis años de servicio. Su segunda esposa, Alice Hoschede fallecía, justo un año antes de que le diagnosticasen cataratas.

"No puedo sino dibujar lo que veo"
                                                              Claude Monet   
                          
Monet desarrolló el concepto de las series, en las que un mismo escenario o paisaje es pintado repetidas veces pero con distinta iluminación. Una de sus series más famosas es la que realizó con la Catedral de Rouen como protagonista. Dicen que para pintarla, en un principio encargó dos bastidores pensando que la variación de luz de la mañana, y del mediodía bastarían. Pero después al iniciar el cuadro, se dio cuenta de que cada media se producía un cambio importante de iluminación por lo que colocó cerca de veinte bastidores para pintar la catedral en todas sus variaciones. Comenzaba pintando un cuadro, y a la media hora cambiaba al siguiente, y así continuaba toda la jornada. El trabajo era agotador y además tenía todos los cuadros a medias, pero transcurridas unas dos semanas los iba acabando y firmando casi a la vez.

Su mítico "Jardín de Giverny" es hoy lugar de peregrinaje de turistas y admiradores. Tanto la casa como los jardines fueron abiertos al público en 1980 por la Fundación Claude Monet. Éste rentó la casa en 1883, se trasladó allí con sus dos hijos y Alice, y comenzó la construcción de su jardín. No fue hasta 1890 cuando pudo comprar la propiedad, gracias a las ventas de sus cuadros. Amplió el jardín con terrenos que fue adquiriendo, y tuvo que enfrentarse en alguna ocasión a más de un vecino. Éstos recelaban de Monet, y de su jardín, en el que plantaba especies desconocidas y exóticas para el lugar.

"Estos paisajes de agua y la reflexión, se han convertido en una obsesión"
                                                                                            Claude Monet

En otra de sus conocidas series, la de los álamos, ocurrió que mientras Monet pintaba sus cuadros, el ayuntamiento decidió vender el terreno. Monet intentó impedirlo, pero el terreno salió a subasta y fue vendido a un maderero. El pintor habló con el nuevo propietario y se ofreció a costear las pérdidas producidas por retrasar la tala de los álamos hasta que él pudiese concluir su serie. Este paciente maderero aceptó, y gracias a su compresión y a la tenacidad de Monet hoy podemos disfrutar de esa serie maravillosa.

Aunque las cataratas en ambos ojos, no le fueron diagnosticadas hasta 1912, en 1908, Monet ya comenzó a notar los síntomas de la enfermedad. Su visión empeoraba, y la creciente ceguera acabó sumiendo al pintor en una gran depresión. Tras dos operaciones, en 1923 recuperó la vista, y trató de volver a pintar de nuevo sus nenúfares, pero la depresión no le abandonó y dificultaba mucho continuar con su obra. Un reciente estudio del "Centro Médico de la Universidad de Stanford", realizado por Michel Marmor, ha recreado por ordenador como era la visión de Monet en sus últimos años, para evidenciar que no era un acercamiento a la abstracción lo que vivió en esa época, sino una desviación en su estilo debido a su enfermedad. Hay que tener en cuenta que los trazos más gruesos obedecían a una visión cada vez más borrosa, y que las cataratas también dificultaban la identificación de los colores, por lo que era normal que se volviesen más amarillos y sombríos.

En esos últimos años, Monet destruyó de forma voluntaria varias de sus obras, temía que a su muerte fueran vendidas o llegasen al público sin que las pudiese acabar, siendo aún borradores o bocetos de lo que él quería plasmar. El 5 de diciembre de 1926, a los 86 años fallecía en su casa de Giverny, y sus mayores temores se hicieron realidad, varias pinturas sin acabar y bocetos fueron vendidos.
Como cierre una de mis citas favoritas de este genio de la pintura:

"El motivo es para mí del todo secundario; lo que quiero representar es lo que existe entre el motivo y yo"  Claude Monet

2 comentarios:

  1. Y todo porque era miope... Qué cosas tiene el arte, ¿verdad?

    Un abrazo

    Jen

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips