13/11/13

Aprende a decir NO ...Tus 28 derechos asertivos. ASERTIVIDAD


Aprender a decir NO, a decir , la asertividad, tus derechos asertivos...Hoy abordamos un tema apasionante en "Taller Práctico", ¡acompañadme!

Imaginaos que alguien os increpa, os incomoda con alguna pregunta, os pone en una solución delicada, o incluso sentís que os agrede, por la razón que sea. Siempre tenemos varias formas de reaccionar frente a una situación así...

podemos optar por evitar el conflicto y ceder a sus pretensiones,

podemos responder contraatacando y agrediendo a su vez a esa persona,

o podemos plantear cuáles son nuestras pretensiones, sin renunciar a hacer o decir aquello que sentimos y queremos, pero sin agredir al otro.

Todos ellos son estilos de comportamiento que marcarán nuestra conducta, y lo es más importante, nuestra relación con los demás. Pero, únicamente uno de ellos, denota que realmente tenemos la suficiente habilidad social como para defendernos en situaciones difíciles, que tenemos ASERTIVIDAD.

En el primer caso, estamos mostrando un estilo de comportamiento PASIVO, que a corto plazo nos evitará afrontar el conflicto, pero es una huida hacia atrás. Porque esa falsa tranquilidad será a costa de renunciar a nosotros mismos, y nuestra autoestima acabará viéndose castigada. Estaremos respetando a los demás, pero no nos respetaremos a nosotros mismos, lo que nos generará tensión.

En el segundo caso, mostramos un estilo de comportamiento AGRESIVO, que muchas veces resultará eficaz porque sortearemos la situación airosamente, sin embargo, estaremos matando moscas a cañonazos. Las personas agresivas consiguen sus objetivos a costa de imponerse sobre los demás, no por buscar la solución más justa o la más idónea. Son personas eficaces pero no eficientes, la forma en la que defienden sus derechos es excesiva y suelen generar conflictividad en su entorno. Además las relaciones personales no son impactos o encuentros aislados, sino una secuencia de muchos momentos vividos, y un estilo agresivo nos privará de relaciones personales basadas en la confianza,. Además de que serán demasiados los cadáveres que iremos dejando por el camino, y la historia siempre acaba regresando.

En el último caso, lo que utilizamos para afrontar ese momento complicado es un estilo de comportamiento ASERTIVO. En este punto, no hay que confundir asertividad con habilidad social, no son sinónimos, la asertividad es una habilidad social pero no es la única, y la buena noticia para nosotros es que como cualquier habilidad es entrenable.

Si la estrategia de comunicación que elegimos para relacionarnos con los demás es la asertividad, nos situaremos en una posición central entre dos estilos opuestos, el pasivo y el agresivo. Nos permitirá expresar nuestras emociones, pensamientos y opiniones frente a los demás, y hacerlo sin hostilidad ninguna, defendiendo nuestros derechos pero sin agredir, ni ser agresivos. ¿Empresa difícil parece no?

Nuestro entrenamiento asertivo no será sencillo, pero como muchas cosas en esta vida es cuestión de práctica. Y no dejaremos de ser nosotros mismos, pero con disciplina y voluntad emprenderemos un lento viaje desde el extremo en el que nos encontremos, hacia el centro. Todos tenemos en diferente proporción algo de los tres estilos descritos, el objetivo será incrementar nuestra asertividad.

¡Haced la prueba!, coged un papel y dibujad dos extremos (pasividad y agresividad), situad en el centro la asertividad y después haced una cruz dónde penséis que estáis vosotros. Pedid a una persona que os conozca, que os sitúe dentro de esos extremos, muchos os llevaréis una sorpresa. Porque no siempre somos conscientes de hasta que punto sembramos y causamos una impresión concreta en los demás, todos tenemos ese ángulo muerto de visión que nos impide ver la imagen real que estamos proyectando.

AGRESIVIDAD________________ASERTIVIDAD_________________PASIVIDAD

La asertividad es signo de madurez, de templanza, de respeto y de adaptación, pero nunca de manipulación. Nos proporcionará autonomía, autosuficiencia y autoestima, y nos exigirá cambiar nuestros esquemas y pensamientos no asertivos. Pero para ello, primero debemos tener el valor de pensar de forma asertiva, y de exponernos a esas situaciones en las que más nos cuesta mantener un comportamiento asertivo. Para ello, primero debemos ser capaces de identificar cuáles son esas situaciones, esos momentos, en los que no mostramos un comportamiento asertivo que pueden ser debidos a factores externos o internos. 3 ó 4 semanas son suficientes para ello, pero como en un post no tenemos tanto tiempo un propongo un ejercicio muy simple...  

Tus 28 derechos asertivos

A continuación tenéis una lista con 28 asertivos básicos, debéis escoger cuatro o cinco derechos asertivos del listado. Aquellos que os cueste más mantener en vuestro día a día, y escribirlos en un trozo de papel, después colocad el papel en algún sitio dónde podáis verlo con frecuencia. Ese recordatorio hará que vayáis interiorizando poco a poco pensamientos asertivos. Y así cuando os encontréis en alguna situación en la que tengáis que defender esos derechos, os vendrá a la cabeza ese pensamiento, "TENGO DERECHO A..."

Algunas veces, Ud. tiene derecho a ser el primero.
Ud. tiene derecho a cometer errores.
Ud. tiene derecho a tener sus propias opiniones y creencias.
Ud. tiene derecho a cambiar de idea, opinión, o actuación.
Ud. tiene derecho a expresar una crítica y a protestar por un trato injusto.
Ud. tiene derecho a pedir una aclaración.
Ud. tiene derecho a intentar cambiar lo que no le satisface.
Ud. tiene derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.
Ud. tiene derecho a sentir y expresar el dolor.
Ud. tiene derecho a ignorar los consejos de los demás.
Ud. tiene derecho a recibir el reconocimiento por un trabajo bien hecho.
Ud. tiene derecho a negarse a una petición, a decir "no".
Ud. tiene derecho a estar sólo, aún cuando los demás deseen su compañía.
Ud. tiene derecho a no justificarse ante los demás.
Ud. tiene derecho a no responsabilizarse de los problemas de los demás.
Ud. tiene derecho a no anticiparse a los deseos y necesidades de los demás y a no tener que intuirlos.
Ud. tiene derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás, o de la ausencia de mala idea en las acciones de los demás.
Ud. tiene derecho a responder, o no hacerlo.
Ud. tiene derecho a ser tratado con dignidad.
Ud. tiene derecho a tener sus propias necesidades y que sean tan importantes como las de los demás.
Ud tiene derecho a experimentar y expresar sus propios sentimientos, así como a ser su único juez.
Ud. tiene derecho a detenerse y pensar antes de actuar.
Ud. tiene derecho a pedir lo que quiere.
Ud. tiene derecho a hacer menos de lo que es capaz de hacer.
Ud. tiene derecho a decidir qué hacer con su cuerpo, tiempo, y propiedad.
Ud. tiene derecho a rechazar peticiones sin sentirse culpable o egoísta.
Ud. tiene derecho a hablar sobre el problema con la persona involucrada y aclararlo, en casos en que los derechos de cada uno no están del todo claros.
Ud. tiene derecho a hacer cualquier cosa, mientras no vulnere los derechos de otra persona.
Nuestro comportamiento no asertivo lleva asociadas ciertas emociones que nos provocan esas situaciones, que van desde la ansiedad, el miedo, la angustia o incluso la tristeza. Y cada una de ellas tendrá distinta intensidad dependiendo de la persona y de la situación. Identificar esos momentos, ser conscientes del efecto que nos producen, y de las interpretaciones que solemos hacer de esas experiencias, que en muchos caso distorsionamos como mecanismo de autodefensa, es clave si queremos modificar nuestro estilo de comportamiento. Y con el tiempo, sin que nos genere ansiedad seremos capaces de enfrentar esas situaciones de forma diferente.
Otro día ampliaremos lo dicho con técnicas asertivas concretas para ir adquiriendo esos hábitos y ser capaces de dar una respuesta asertiva, pero por hoy con que hagáis el ejercicio me conformo. ¡Y recordad siempre que ...!
"Lo más importante que aprendí después de los 40 años fue a decir no cuando es no"
 Gabriel García Márquez.
"En la vida te tratan tal y como tú enseñas a la gente a tratarte" Wayne W. Dyer.

6 comentarios:

  1. Qué placer que solicitases entrar en #mqB Cristina, te lo digo a nivel personal y muy en serio (dejando absolutamente de lado que yo sea moderadora de la comunidad)...
    aunque los dos posts que llevo leídos hasta el momento son muy lejanos en cuanto a su temática, cómo el de Loubutin y éste, han sido un lujo de ser para la vista y la psique, quizás porqué ya tengo los 40, a puntito de los 41, pero eso sería simplemente la anécdota ;)


    Más en la vida se suceden etapas, algunas que esperas otras que te sorprenden para bien y otras que te desmontan para mal, y de todo ello vas aprendiendo...
    Fases cómo pasividad y agresividad, pueden ser tan activas cómo perjudiciales cuando saltas de la una a la otra, sin término medio...cuando eres de blanco y negro, y ni te planteas la gama de grises ( y mucho menos el resto de colores y sus pántones e infinitas variedades)...
    Pero si tienes suerte (sea sobrevenida o buscada porqué hace falta) o si a base de una piedra tras otra aprendes, y sabes extraer lo positivo de esas "hostias" que pueden ser pequeñas pero constantes o ser "monumentales" porqué así tenía que ser... lo digo con conocimiento absoluto de causa!
    LLegar al punto de asertividad, es llegar a un estadio de "inestable estabilidad" puesto que tu decides si lo asumes(pasividad) o te revelas(agresividad) o lo analizas, y lo interiorizas para tu bien endógeno que se manifestará también hacia tu ser externo y los que te rodean.
    Los 28 pensamientos asertivos, seguro que muchos encontraremos más de 4 o 5, pero creo que el error ( o engaño) radica en la frase "tengo derecho a: ..." Tod@s los tenemos hasta que chocan con los de otros, y ese es el pez que se muerde la cola, de que mis derechos empiezan donde acaban los de los demás y vicerversa. Una encrucijada de la cual según cómo no hay manera de salir.
    A menos que en lugar del tengo derecho a... pensemos en los demás antes que en nosotros, no es fácil el camino, y tampoco siempre se debe aplicar, ante personas que son perjudiciales para nuestra paz interior y lucha del día a día...
    En fin, que casi no he escrito nada, jejejejejej

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, la verdad es que se hace lo que se puede. Y tengo que decirte que para mí has dado en el clavo, todos tenemos derechos pero éstos tienen un límite, y ese está muy claro acaban dónde empiezan los de los demás. El recordar estos derechos es para que seamos conscientes de que muchas veces nosotros mismos nos condicionamos y nos limitamos cuando en realidad tenemos pleno derecho a muchas cosas. ¡Ah, yo tengo 41, y cambio ninguno si acaso a mejor!

      Un abrazo desde Alicante

      Eliminar
  2. Ya me apunté las frases "conflicitivas" y a por ello voy. Es curioso porque nuestra resistencia al cambio suele jugárnosla y, disfrazada de pereza, hace que evitemos enfrentarnos a nuestros miedos.
    Mangífico post. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede decir más claro, nos acomodamos en los conocido aunque no sea lo mejor para nosotros mismos. Muchas gracias y un abrazo desde Alicante :D

      Eliminar
  3. Cristina, leído así parece hasta facil, pero algo me dice que no lo es. Hay muchos factores en juego cuando se habla del carácter de una persona, de su empatía o de su asertividad; ser capaz de controlar las respuestas implica controlar las emociones y no todo el mundo está en situación, por contexto o circunstancias, de hacerlo.

    Voy a darle muchas vueltas a este texto tuyo, tengo ganas de leer la continuación, muchas.

    Un saludo

    Jen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fácil no es, pero tampoco imposible. Este simple ejercicio nos sirve de recordatorio constante y nos permite identificar esas situaciones que nos resultan tan difíciles. Ahora el entrenamiento será constante. Un saludo :D

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips