1/10/13

¡Perdóname, forgive me, pardon-moi, prasti minnia, ti prego perdonami...!



PERDÓN:

1.m. Acción de perdonar.
2.m. Remisión de la pena merecida, de la ofensa recibida o de alguna deuda u obligación pendiente.

Si hacemos una búsqueda de la palabra "perdón" en Google, encontraremos aproximadamente unos 5.430.000 resultados, frente a los 17.400.000 de la palabra "venganza", o los 7.350.000 de "castigo". Esto me chocó un poco, pero al mirar el índice de frecuencia que marca la Real Academia Española de la Lengua (RAE), que indica que palabras utilizamos más en español, se confirmaron estas diferencias. Es cierto que las palabras más utilizadas, "de" es la primera, son preposiciones y artículos. Pero en cuanto a los sustantivos, los que más utilizamos son palabras como "años", "tiempo", "vida", "gobierno". Y para que os hagáis una idea diríamos 3063 veces antes la palabra "fútbol" que "perdón", y nos vamos al puesto 3.902 para encontrarla.

Será cuestión de prioridades...¡o no! En muchas ocasiones es el orgullo, la falta de valor o la supuesta posesión de la verdad absoluta lo que nos separa de ella. Y mira que es una palabra bonita, es una palabra de generosos, una palabra de valientes.

Etimológicamente hablando, proviene de los términos latinos "per" y "donare", el primero es un prefijo que significa "por completo" y el segundo "regalar, dar o ceder algo de forma voluntaria y gratuita". Quizás sea este aspecto de generosidad y de desprendimiento sin reservas, que implica perdonar, lo que nos hace utilizarlA tan poco.

Sin embargo, es una palabra omnipresente en muchas facetas. Por ejemplo, en todas las religiones universales, el perdón, es parte esencial de su credo. Sólo en la "Biblia", aparece en más de 160 versos, y todas las grandes oraciones del Cristianismo la incluyen (incluidos "Credo" y "Padrenuestro"). En el Judaísmo, por ejemplo, el décimo día después del Año Nuevo se celebra el Yom ha kipur o día del Perdón, la festividad más respetada del calendario judío. En el Budismo, incluso se atribuye a la falta de perdón una influencia negativa en nuestro "karma" que debe verse libre de sentimientos de odio y rencor. Y en el Islam, hay una noche llamada Laylat al-Barh o la noche del perdón en la que se determina el destino de cada persona para el siguiente año, y se perdonan los pecados mutuamente en una noche de oración.

He investigando un poco y me he encontrado con todo un tratado sobre el perdón, porque para que éste se produzca deben darse varios elementos. La existencia de una ofensa. El conocimiento del ofendido de dicha ofensa, porque sino como bien dice el refranero español, "ojos que no ven, corazón que no siente". Que la persona ofendida, que se sienta perjudicada, modifique su actitud hacia el ofensor. Y, por último, que tome la decisión de perdonar.

Pero, entre todos estos elementos, falta uno muy importante, porque ya que el perdón es voluntario y no puede ser exigido. Estaréis conmigo en que nuestras posibilidades de ser perdonados aumentarán y mucho, si somos capaces de expresar nuestro arrepentimiento, disculparnos de forma sincera y compensar de alguna manera el daño hecho.

Y aquí hay podemos ser todo lo creativos que queramos, que nos jugamos mucho. En Internet, algunas de las formas de pedir perdón más comentadas son con un "grafitti", una canción personalizada, ramos de flores, bombones, entradas para el cine, con una nota o carta, frente a una cámara. Y no hablo sólo de personas anónimas, hay disculpas muy conocidas, como la canción "Sweetest Thing" que el cantante de U2, Bono escribió a su mujer como disculpa por haber olvidado su cumpleaños en plena grabación del álbum de "Joshua Tree". La discográfica sacó al mercado en 1998, chocolatinas con la imagen de la carátula del CD, y a petición de Alison, la mujer de Bono, lo que se recaudó se destinó a una organización humanitaria que trabajaba por los niños de Chernobil, aquí la tenéis... 


Pero no todas las disculpas son tan divertidas y creativas, hay algunas demasiado tiempo esperadas, como las que en el año 2012 pidió la iglesia por los abusos a las víctimas de pederastia a manos de sacerdotes católicos. Otras obligadas, como la que realizó Tiger Woods ante las cámaras pidiendo perdón a su mujer por su infidelidad, o la de los padres de Kobe Bryant que querían subastar artículos deportivos y objetos personales de la estrella, sin que su hijo lo supiese, (incluso los dos anillos que el jugador les regaló por la victoria de los Lakers del 2000). Y otras, tremendamente oportunas, como las pidió Lance Amstrong a los trabajadores de su Fundación Livestrong, para la lucha contra el cáncer, horas antes de grabar una entrevista con Oprah Winfrey en la que reconocía el dopaje.

Pero si hablamos de perdón tenemos que hablar de Mahatma Gandhi, "Alma grande". Un hombre que abanderó el perdón, la no violencia y la paz, como las armas más fuertes contra la injusticia y la discriminación. Se convirtió en el líder del movimiento nacional pacifico de su país frente al régimen colonial británico, y fue nombrado como Padre de la Nación India y llamado Mahatma o "Alma Grande" por su pueblo. Fue arrestado varias veces y pasó siete años en la cárcel, e incluso recurrió al ayuno para detener el derramamiento de sangre entre hindúes y musulmanes. Doce días después a la edad de 78 años fue asesinado por un fanático hindú. Einstein dijo de él... 

"Las generaciones del porvenir apenas creerán que un hombre como éste caminó la tierra en carne y hueso".

Gandhi dejó una de las frases más bonitas que he leído sobre el perdón...

"Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar".

Sirva este post como recuerdo a este gran hombre, del que ayer se cumplieron 117 años de su nacimiento,  un 1 de octubre de 1896 nacía Mohandas Karamchand Gandhi, el gran Mahatma Gandhi.

Así que acordaos de él y si hay que pedir perdón, ante todo sinceridad, y claro está propósito de enmienda. No seamos como esas almas perdidas que vagan por el limbo penando sus cuentas pendientes, ¡vayamos corriendo a buscar a esa persona a la que ofendimos y adelante!. Aunque parezca mentira en la mayoría de los casos bastará con un simple, ¡Perdóname...!.

4 comentarios:

  1. Muy bueno Cristina. Es interesante que se emplee más la palabra fútbol que perdón. Nos describe bien. Esta sociedad es poco generosa y nada nada compasiva. No es solo que no se pida perdón, algunos se alegran de las desgracias ajenas. Creo que la especie humana se ha degradado al hacerse materialista e individualista. Nos importa menos los demás, por eso ni siquiera pedimos perdón. Está mal visto pedirlo. Nos hace "débiles", eso dicen, pero es lo contrario. El sistema capitalista es un fracaso, y era el que nos condicionó a pensar así. Deberíamos pensar la conveniencia de cambiar el sistema, la verdad es que desde fuera damos pena. Un saludo, linda. Buen artículo para reflexionar... qué falta nos hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me llevé varias sorpresas al ver el listado de la palabras que más utilizamos, como bien dices nos retrata muy bien. Un saludo Ainhoa.

      Eliminar
  2. Hace falta un corazón de oro, no todo el mundo es él...Muy interesante esta entrada, me gustaría guardarmela para releerla una y otra vez para no olvidar algo tan sencillo, lejano e importante...Me encantó y he disfrutado mucho, mil gracias Cristina

    ResponderEliminar
  3. No sabes lo que reconfortan comentarios como los tuyos, Alfmega, yo siempre tengo dudas sobre si lo que escribo cada día le puede interesar a alguien más que a mi misma. Escribo con mucho cariño cada una de las entradas, y me es devuelto todos los días, un abrazo.

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips