23/10/13

La leyenda de Stingy Jack y las calabazas de Halloween.

Hacía tiempo que no escribía nada acerca de alguna fabula o leyenda interesante, y la cercanía de Halloween me da la excusa perfecta. ¡Me acompañáis!

Una de las cosas que me gustan de ser madre, es que te hace detenerte en cosas que antes pasaban totalmente desapercibidas. Ser participe de la vida de los niños, implica conocer su mundo, y como no, acabar liada con mil y una actividades. Entre ellas manualidades que jamas hubiese imaginado hacer. Una de estas fue elaborar una calabaza pirata para un concurso del colegio, jamás lo había hecho, y la verdad es que nos quedó muy bien. Cuando ya estaba recogiendo, en el cartón que venía con la plantilla de la carita, descubrí una historia que desconocía por completo acerca de Jack Stingy o Jack Linterna, y que nos adentra en esta peculiar tradición. 


Para conocer la historia de Stingy Jack, Jack Smith o Jack-O-Lantern como también se le conoce, nos trasladamos al 1700, a Irlanda. Allí encontramos a Jack Smith, un herrero apodado como "Stingy Jack" por ser un gran avaro y tacaño, además de un gran mentiroso y manipulador. 

Era tal la fama de Jack, que intrigó hasta al mismo diablo que quiso hacerse con un alma tan negra. Una noche se dirigió al pueblo de Jack, donde lo encontró borracho vagando por los caminos. Aunque en un principio no lo reconoció, en cuanto nuestro herrero tomó conciencia de la situación, y de que había llegado su final ideó un engaño. Como buen irlandés, rogó al diablo que le concediese un último deseo, una pinta de cerveza con la que saciar su sed y despedirse de este mundo. Tras varias rondas de cervezas cuando llegó el momento de pagar, Jack se negó a hacerlo aduciendo que no llevaba dinero, y persuadió al diablo para que se transformase en una moneda de plata para abonar la cuenta...

¡TRUCO O TRATO!

El diablo aceptó, pero en cuanto éste se hubo convertido en una moneda, Jack lo guardó en uno de sus bolsillos dónde siempre llevaba un crucifijo. Incapaz de escapar y burlado por Jack, el diablo tuvo que aceptar un trato y no ostigar más al herrero. Le concedió exactamente 10 años de tiempo (en algunas versiones se habla de un solo año).

Transcurrido el plazo, regresó para saldar la deuda con Jack, pero cuando estaba a punto de hacerlo, éste hizo otra petición. Pidió una inofensiva manzana para no abandonar este mundo con el estomago vacío...

¡TRUCO O TRATO!

El diablo aceptó de nuevo, e incluso fue él mismo quien subió a un manzano cercano para coger una manzana y acabar con todo cuanto antes. Pero una vez hubo subido, Jack rápidamente talló una cruz en el tronco atrapando de nuevo al diablo. Engañado y humillado por segunda vez, el diablo tuvo que aceptar un último trato y renunciar a tomar el alma de Jack.

Éste prosiguió con su licenciosa vida sin enmendarse lo más mínimo, de forma que cuando falleció años después y pretendía traspasar las puertas del cielo, fue expulsado y no se le permitió entrar. Triste y sin saber dónde ir, Jack se dirigió a las puertas del infierno para entrar en el inframundo, pero el diablo se negó a tomar su alma para no romper el trato hecho años atrás. Entregó a Jack una llama eterna para que lo acompañase en su viaje de vuelta, y lo condenó a vagar como alma en pena hasta el fin de los tiempos. Para proteger la llama del viento, Jack talló un nabo e introdujo la llama en él.

Así cada noche de Halloween, los espíritus malignos y almas atormentadas como la de Jack, dejan sus tumbas y visitan el mundo de los vivos. Si queréis apaciguarlos debéis dejar dulces o frutas en la puerta para que no llamen. Y si lo hacen tened cuidado si alguno os propone ...

¡TRUCO O TRATO!

Hasta aquí la leyenda, a partir de ella la tradición. Ésta fue exportada por los inmigrantes irlandeses a Estados Unidos, fue allí dónde el nabo dio paso a las calabazas. Unos dicen que porque eran más fáciles de encontrar en esa época del año, otros que porque por su forma eran perfectas para tal fin. El caso es que la tradición de tallar faroles y colocarlos encendidos en el exterior de las casas para ahuyentar a los espíritus malignos y alejarlos de los hombres, continuó y evolucionó convirtiéndose ya en parte indispensable de la celebración de Halloween.

La calidad de la fotografía no es muy buena, pero al menos podéis ver como quedó nuestra calabaza pirata de Halloween

¡TRUCO O TRATO!, ¿que elegís vosotros?


16 comentarios:

  1. siempre truco!!!
    jejeje
    te quedo rebien la calabaza pirata...

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muy,muy interesante la leyenda. Y pensar q enmuchas ocasiones he hecho las caras de calabazas y desconocia de donde povenia la tradi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la descubrí por casualidad, está claro que siempre se aprenden cosas nuevas de la forma más inesperada, un saludo :D

      Eliminar
  3. Os ha quedado muuuy chula!!

    www.emmemode.com

    ResponderEliminar
  4. Trabajando para los niños se aprenden un montón de cosas nuevas. Mola la calabaza :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto aprendes de ellos casi tanto o más de lo que aprenden ellos de tí, un saludo :D

      Eliminar
  5. que divertido era cuando éramos peques

    www.lessismoreblog.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, y compartir con ellos te lleva un poco a revivirlo

      Eliminar
  6. Descubrí tu blog hace poco, me parece muy interesante, seguiré visitándolo. En cuanto a la leyenda que cuentas, no la conocía, pero sí te puede decir que la tradición de decorar las calabazas y ponerles una vela dentro, la noche del 31 de octubre, existe en el campo en Galicia desde tiempos inmemoriales, muy anterior a la globalización, a la existencia de la televisión y de las películas estadounidenses. Ahora se celebra en muchas localidades de Galicia, como fiesta del Samaín, que al parecer es su origen, una fiesta pagana de los pueblos celtas, posteriormente cristianizada, como muchas otras, por el catolicismo.
    Saludos.
    www.labogada.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Realmente, la leyenda de Stingy Jack es un reinterpretación cultural de tradiciones mucho más antiguas, ya su vez ha sido reinterpretada e incluso deformada. Supongo que somos así, cogemos un poco de aquí y de allá y lo adaptamos a nuestra manera. Desconocía la fiesta del Samaín y me parece muy interesante, investigaré un poquito. Muchas gracias Mar :D

    ResponderEliminar
  8. Eres una artista, está super chulaaaaaaa. Y la historia, maravillosa. Qué listo Jack, pero al final le salió rana. No la conocía, se la contaré a y mis hijos, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer se la contaba yo... y mira por donde, me han traído hoy una nota del cole diciendo que van a repetir el concurso de calabazas, esta vez hay que decorarlas como monstruos asi que ya tengo distracción para el fin de semana. Un abrazo Ainhoa

      Eliminar
  9. Y este año de monstruo. Qué te sea leve el fin de semana que tu tienes partida doble.

    ResponderEliminar
  10. Cierto eso me pasa por hablar, manos a la obra :D

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips