7/10/13

El Pera Palace de Estambul, la joya del Orient Express... Serie Hoteles Míticos.


Si hay algún lugar en el que se puede tomar el pulso de la vida, ese es sin duda alguna, un HOTEL. Muchos hoteles han asistido al nacimiento de grandes historias de amor, y a su ruptura, al cierre de grandes negocios, han cobijado a refugiados, han sido testigos de traiciones, escándalos, y si hablamos de la crónica negra hasta de asesinatos y suicidios. También al simple ir y venir de viajeros que disfrutan de sus vacaciones soñadas...

Hace tiempo llegó a mis manos el libro de Manuel Leguineche, "Hotel Nirvana", en el que el autor, visita en cada uno de sus magníficos capítulos, hoteles míticos impregnados de historia y de vida. Es una maravilla y si os gusta viajar os encantará.

Es imposible hablaros de todos estos maravillosos lugares en un sólo post, así que no me he podido resistir a inaugurar una nueva sección, "Serie Hoteles Míticos", comenzando por uno increíble... El Pera Palace Oteli de Estambul, la joya del Orient Express.

Los relojes de la habitación 101 de este mítico hotel, marcan las 21:05 horas. Es la hora del fallecimiento del gran Mustafá Kemal Ataturk, fundador de la Turquía Moderna. Nadie ha dormido allí desde el 10 de noviembre de 1938, y su habitación se conserva intacta... un verdadero museo en su honor. Es sólo una de las historias que encierra el Pera Palace, pero no es la única, el curioso viajero tiene dónde elegir habitación...

la habitación 411 de la intrigante Agatha Christie,

la 108 del escritor Pierre Loti

la 103 de Greta Garbo "la divina",

el Mariscal Tito en la 219,

la 204 de León Trotski,

la 218 del jovencito periodista Hemingway

o la 218 de la gran Sarah Bernhardt.
 
Este gran hotel tiene su origen en el encargo que hizo la Compañia Internacional de Wagons - Lits al arquitecto Alexandre Vallaury en 1892, para que construyese un hotel en el que alojar a los viajeros que llegaban del Orient Express en su última parada. Está situado en el barrio Beyoglub, y tiene unas maravillosas vistas del Cuerno de Oro.

Es el hotel más antiguo de la ciudad, el primero en tener electricidad y un ascensor eléctrico, que hoy en día sigue funcionando con la maquinaria original, cuidadosamente puesta a punto. Este famoso ascensor era descrito por el escritor Daniel Farson como el...

"El ascensor más bello del mundo... Que asciende como una señora que nos hace una reverencia". 

Cuentan que un huésped entró a pedir una habitación, no tenía un aspecto muy distinguido, más bien parecía un trabajador y el recepcionista le mostró la calle. Este cliente mal vestido no era otro que Prodromos Athanasiades, conocido como Bogosaki

Un empresario de origen griego, de familia humilde pero que poseía una gran fortuna, fue tal su indignación que compró el hotel a toca teja y despidió al mal atinado recepcionista. Una anécdota que aún se relata con todo detalle, y que forma parte de la leyenda del Pera Palace.

Pero si alguien ha tejido un velo de misterio sobre este hotel, esa ha sido sin duda una gran mujer, Agatha Christie. La historia que parece sacada de una de sus novelas se desarrolló de la siguiente forma, fue en 1926 cuando la escritora desapareció durante once días. Justo en el momento en el que el coronel Archie Christie, la abandonó por otra mujer. 

Se decía que la autora se refugió en el Pera Palace durante su misteriosa fuga, algo totalmente falso, ya que esos días los pasó en Inglaterra. Apareció más tarde fingiendo un episodio de pérdida de memoria temporal que acreditaron varios médicos. Tres años después de su muerte, la Warner Bross que había adquirido una biografía sobre la escritora, acudió a la famosa vidente Tamara Rand, para que contactase con Agatha y aclarase el misterio de esos días en blanco. Este contacto nos devuelve al Pera Palace, porque al parecer la vidente dio la información necesaria para localizar en la 411, una pequeña llave que debía pertenecer a una diario que Agatha escribió sobre esos días. Lo que sí es cierto es que Agatha se hospedó en este hotel en varias ocasiones, concluyó en él su "Asesinato en el Orient Express", y cada tarde tomaba el té de las cinco en el gran Salón de Té, dónde se guardan como dos tesoros unos sillones en los que la escritora se solía sentar a escribir, o a debatir en sus animadas tertulias.

El diario nunca se halló, pero si una llave idéntica en la habitación 511, pero para entonces ya se había olvidado ese misterioso episodio.

Otro gran valedor del Pera Palce fue Hemingway que se hospedó en 1922, para cubrir como reportero la guerra entre griegos y turcos, la misma que hizo abandonar Estambul a Bodosakis. En su novela "Las nieves del Kilimanjaro" lo citaría, como también lo hizo Graham Green y muchos otros. Un León Trotski exiliado, una exótica Mata-Hari  como su lugar de descanso entre actuación y actuación, entre amante y amante, Hitchcock, Jacqueline Kennedy Onassis, Zsa Zsa Gabor, Isabel II, el Emperador Francisco José.... Literatura, espectáculo, cine, alta sociedad, empresarios, todo tenía cabida en el Pera Palace.
  
Éstos son sólo algunos de los retazos de historia que encierra el Pera Palace,  una parada imprescindible para el viajero curioso que visite Estambul, "la ciudad de las siete colinas que porta la llave del cielo".

4 comentarios:

  1. Fabulosa entrada, me encantó leerte! Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Primero felicitarte por tu blog.
    Seguidamente, te dejo un enlace a una página
    de productos naturales y plantas medicinales
    a muy buen precio.

    http://goo.gl/7j3dT1

    Saludos!

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips