7/9/13

¡Nuestra vuelta al cole!


“Hoy no puedo levantar…”, ¿recordáis la canción?. Pero no, no es el fin de semana lo que me dejó fatal, sino el fin de las vacaciones. Aunque hay algunos afortunados que aún siguen con ellas, ya son los menos. Lo normal es que hayamos vuelto a trabajar, o que llevemos incluso una o dos semanas de vuelta a la rutina, a los horarios, a los madrugones, y a la vida normal en fin.

Nuestro reloj biológico tardará en ajustarse un tiempo a la nueva rutina, y olvidar la de las vacaciones, o a la falta de ella durante este periodo de ocio. Pero no os preocupéis que los síntomas no serán tan intensos como para interferir en nuestra actividad normal. Lo que nos queda es la nostalgia, el anhelo, el recuerdo… Y precisamente eso es lo que nos debe quedar, soy de la opinión de que estos periodos de inactividad y ocio son necesarios, pero también lo es cierta rutina y estabilidad en nuestras vidas.

Ahora bien, cada uno lo llevamos a nuestra manera, unos con más ánimo, otros con desesperación, y algunos hasta con mucho humor. Y como ejemplo de ello...


Deciros que hay una agencia de publicidad de Alicante que todos los años prepara actividades para aliviar esa temida ¡vuelta al trabajo! a sus trabajadores. El año pasado, por ejemplo, Imaginarte (así es como se llama la agencia), propuso a su personal volver a trabajar pero haciéndolo en actividades diferentes a las habituales, “Worklovers” se llamó la iniciativa. El director creativo trabajó en un asador de pollos, la directora de estrategia fue jardinera por día, etc. Otros de los trabajos elegidos fueron zapatero, pastor, bodeguero, mecánico o ciclista. Este año por lo que he podido leer en su web están preparando sanciones a quienes hayan trabajado en verano, en periodo de vacaciones. Penalizando las consultas de correo, gestiones telefónicas, comidas de trabajo y demás infracciones. Y los castigos, irán desde comer un sándwich de nocilla con anchoas, hasta la lectura en voz alta de ciertos capítulos de “50 Sombras de Grey”, o tintes llamativos de pelo. Como veis buen humor y creatividad para encarar nuestra vuelta al cole. 

Combatir el síndrome post - vacacional:


Pero si no trabajáis en una empresa tan comprensiva con el “síndrome post-vacacional”, las recomendaciones más habituales para pasar este periodo son:

- Mentalizarse, eso es ser consciente de que lo bueno siempre se acaba y las vacaciones no van a ser menos.

- Descansar, porque no hay nada peor que volver más cansado o estresado que cuando nos fuimos. La idea es recargar las pilas no quemarnos.

- Mesura en nuestros hábitos. Aquí tratar de comer un poco más sano y hacer un poco de ejercicio nos ayudará mucho.

- Olvidaros de pasar de “0 a 100”, o al menos tratar de que la vuelta no sea tan brusca; así que no dejéis todo para el último momento. O como aconsejan algunos no volvais a trabajar al día siguiente de regresar de vacaciones. 

- Recuperar nuestras pequeñas rutinas de horarios, comidas, actividades, etc.

- Para el que pueda, dejarse algún día libre, o escalonar las vacaciones.

- Pero sobre todo, y ésta ya es de cosecha propia, tomaos las cosas con mucho humor y con ilusión renovada porque en nuestra mano está tener la actitud adecuada o hundirnos en una nostalgia sin sentido.

El bambú japonés.


Nuestra capacidad de adaptación es una competencia básica que debemos desarrollar para defendernos en este mundo, profesional o personalmente. Tenemos que ser flexibles como el bambú japonés que es capaz de arquearse sin romperse. Porque si pasados 10 ó 12 días tras la reincorporación al trabajo, continúan presentándose síntomas como insomnio, ansiedad, tensión, o en algunos casos incluso nauseas o dolores musculares, deberíamos preocuparnos porque nuestro cuerpo y nuestra mente son incapaces de adaptarse a la vuelta al puesto de trabajo, y el problema será aquí mucho más serio que un simple cambio de aires.
 
El bambú japonés es una planta con un ciclo muy curioso. Cuando es sembrado, durante las primeras semanas no ocurre nada apreciable en la evolución de la planta. De hecho, durante los siete primeros años es una débil y pequeña planta. Pero durante el séptimo año, en un periodo no mayor a seis semanas crecerá más de 30 metros. Durante sus primeros años, la planta desarrolla un complejo sistema de raices que le permitirán sostener su crecimiento posterior. Necesita tiempo para madurar y crecer, para desarrollarse. Lo mismo nos ocurre a nosotros, en nuestra vida, muchas veces buscamos soluciones rápidas o caminos más cortos, sin darnos cuenta de que el éxito siempre es resultado de nuestro crecimiento interior, que requiere su tiempo. Puede ser frustrante no ver resultados o pensar que nada está sucediendo, pero acordaos del bambú, algo sí está sucediendo. Estamos creciendo, madurando y creando los hábitos y el carácter que nos permitirán sostener el éxito cuanto éste llegue.
No hay que desesperar cuando tarde en llegar lo que tanto anhelamos…es probable que estemos echando raíces.
¡Recordad! ..."La sabiduría del Bambú es saber doblarse sin romperse y sacudirse cuando la tierra tiembla"

2 comentarios:

  1. ains preciosa...yo he tenido mi particular vuelta al cole AGOTADORA... equipo a todo un colegio de uniforme y no siento las piernas ...un besazo y animo a todos ...a la semana ya estamos todos addaptados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy en ello no creas, pero con mucho animo. Un abrazo :)

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips