21/8/13

¡Luna, lunera, lua, moon, mond, lebana, zänä, mahsa…!

Luna, lunera, lua, moon, mond, lebana, zänä, mahsa… todos son nombres o cariñosos apodos que recibe la luna en diferentes lenguas. El único satélite natural de nuestro planeta, la Tierra, que ha despertado el interés del hombre desde tiempos inmemoriales. Fascinándonos en la misma medida que nos intriga y dando lugar a infinidad de leyendas, cultos y tradiciones. Hoy daremos un pequeño paseo por los secretos que encierra la Luna, ¿venís conmigo?

El tamaño de la Luna es aproximadamente una cuarta parte que el de la Tierra, con un diámetro de 3476 km. Órbita alrededor de nuestro planeta, y como tarda lo mismo en dar una vuelta sobre su eje que en dar una vuelta alrededor de la Tierra, siempre vemos la misma cara de ella, de ahí la famosa cara oculta de la Luna.

En la cara que si podemos ver y conocemos, encontramos un paisaje plagado de cráteres, montañas, valles y llanuras niveladas de color oscuro, que también reciben el nombre de mares, como el de Imbrium de 1120 km de diámetro. Fue Giovanni Riccioli en 1651, quien bautizó estas llanuras como mares, y además puso nombre a otros rasgos destacados de la geografía lunar, rindiendo homenaje a astrónomos como Copérnico, Kepler, Pitágoras, Tolomeo, Aristarco, etc. Aunque fue el gran Galielo el primer hombre, que tras contemplarla con el telescopio,  cambio el conocimiento que hasta ese momento habíamos tenido sobre la Luna.

La historia del conocimiento de la Luna ha estado ligada a la misma historia del hombre, siendo innegable la relación que tiene este satélite con el desarrollo de la vida en la Tierra. No sólo por las mareas y su influyo sobre ellas, sino por el mismo ciclo lunar. Éste se divide en cuatro fases diferenciadas; la Luna Nueva en la que no podemos verla ya que se encuentra entre la Tierra y el Sol. El Cuarto Creciente en el que observamos un cuarto de su superficie en su periodo de crecimiento. La Luna Llena, fase en la que su cara visible recibe la luz solar y se ve completa. Y el Cuarto Menguante que es el periodo en el que decrece.


Todo este ciclo dura 28 días, al igual que el periodo menstrual de las mujeres, lo que ha hecho que la Luna esté presente en muchos cultos relacionados con la fertilidad, con la mujer, o en muchas sociedades matriarcales. Por ejemplo, en la gran celebración de la "Fiesta de la Luna" en China, se hacen ofrendas a la luna Creciente, y los hombres están excluidos, sólo pueden participar mujeres y niños.

Una dualidad, la Luna y el Sol, lo femenino y lo masculino, que se repite en muchos ámbitos. Por ejemplo,  existe un calendario lunar que se contrapone al calendario solar con sus estaciones, y muchas culturas siguen la órbita lunar para determinar los tiempos de nacimientos, cosechas, etc.  Aunque también en muchos cultos, se muestran como una sucesión el uno del otro, del día a la noche, del Sol a la Luna. Así se escenifica en el Antiguo Egipto en el que el dios Sol, Ra es el que crea la Luna para iluminar el cielo nocturno y la pone al cuidado de Tot, dios de la Luna que regula el calendario.

Al igual que en la mitología egipcia, encontramos a Tot, el dios Luna, existen otras representaciones de la luna, que no son femeninas, Tsuki-Yomi, un dios japones, lunar y masculino, o Sin el dios Luna de la mitología Mesopotámica.

Además de ese carácter marcadamente femenino, aunque con excepciones, a la Luna también se le ha atribuido cierto carácter esotérico, de oscuridad, de cambios antropomórficos, de relación con el mundo de los muertos y de relación con las fases del ciclo vital de los seres vivos. No son pocas las culturas que relacionan el crecimiento de las plantas con la Luna, como en algunas zonas de América del Sur o en la antigua Mesopotamia.

Pero lejos de este lado amable, también hay tradiciones relacionadas con la Luna que la vinculan con la muerte y la maldad, como las Parcas o las tres Brujas. Una triple diosa relacionada con la Luna y con sus diferentes estados o fases que también aparece en la tradición griega, con Artemisa, Selene y Hécate, en la que aullidos de perros anuncian la llegada de la triple diosa que a veces era representada como una arpía que hacía encantamientos y brujería.

Brujería, fertilidad, ciclo de la vida, mitología, muchos aspectos que hacen y han hecho de la Luna el objeto de nuestros anhelos y deseos de conquista. La carrera hacia la Luna ha sido uno de los hitos más importantes de la historia del hombre. El hombre ha conseguido realizar alunizajes, primero no tripulados en la década de los 60s, y finalmente tripulados con el programa Apolo.

Fueron los sovieticos, en 1959, los primeros en alcanzar la Luna con los vehículos espaciales no tripulados de la serie Luna 1, 2 y 3. El "Luna 3" llegó a rodear la luna fotografiando la cara oculta de la misma. En 1970 se tomaron las primeras muestras de roca con vehículos que alunizaron, e incluso recorrieron su superficie, como es el caso del "Lunokhod".

Por su parte, los EE.UU. lanzaron diferentes vehículos no tripulados unos con más éxito que otros, como los "Rangers 7, 8 y 9"  que consiguieron mandar datos e imagenes de televisión muy claras. Las misiones del programa Apolo se sucedieron hasta que el "Apolo 11" consiguió alunizar en la superficie, el 21 de julio de 1969. Aquel día el hombre pudo pisar la Luna, una conquista y uno de los momentos más importantes de la historia de la humanidad. 600 millones de personas presenciaron el alunizaje que pasará a la historia con la mítica frase del comandante Neil Amstrong...
"Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad".

Recientemente en un documental difundido en la "BBC Two", el hermano de Amstrong afirmó que esta frase no fue improvisada y que su hermano la llevaba preparada antes de despegar de Cabo Cañaveral. Improvisada o no, ya es una de las frases más famosas de la historia, y pese a que hubo posteriores alunizajes a este, siempre será recordada. 

Sin embargo, la carrera espacial a la Luna se apagó con el mismo furor con el que empezó, ya que desde 1972 no se han realizado más viajes. Puede ser que el hombre haya puesto rumbo hacia la conquista de otros retos como el planeta rojo. O como dicen algunos, porque realmente nunca estuvimos allí. Yo prefiero pensar que sí, que llegamos a pisar ese mágico y enigmático lugar que a mí particularmente me fascina.

Hoy voy a cerrar el post con una preciosa leyenda que he encontrado acerca de la Luna que nace de un mito maorí.

Rona y la Luna.


He encontrado esta historia con dos versiones diferentes. En la primera, Rona es la hija del dios del mar Tangaroa que controlaba las mareas. Una noche cuando regresaba a casa tras llenar su cántaro con agua del río, la Luna se ocultó unos instantes para observar a Rona que debido a la oscuridad tropezó con una raíz y cayó al suelo. Enfadada y dolorida comenzó a maldecir a la Luna, Te Marama para los maoríes, culpándolo de la caída.
Enfadado, Te Marama, bajó a la tierra para llevarse a Rona, que se agarraba al árbol junto al que se había caído en un intentó por protegerse, pero éste arranco el árbol de raíz llevándose a Rona con él.
Se afirma que en las noches de Luna llena se puede ver a una mujer con su cántaro en la superficie, y desde allí controla las mareas o provoca la lluvia cada vez que tropieza de nuevo.
En la segunda versión que podría ser complementaria, Rona es un dios que pelea con la Luna que había raptado a su mujer. Esta lucha eterna se desvanece cuando la Luna mengua y Rona descansa para coger fuerzas y reaparece en las noches de Luna Llena en las que Rona comienza a luchar de nuevo.


Y no olvidéis esta noche de 21 de agosto, mirar al cielo para ver la Luna llena, Rona habrá despertado y estará luchando para recuperar a su amor.

6 comentarios:

  1. Esta vez se llama Luna azul por ser la tercera llena de la estación...

    PTB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto,un saludo Al y muchas gracias por compartirlo.

      Eliminar
  2. precioso post, me encanta mirar la luna, me relaja y es de las pocas cosas que puedes hacer desde cualquier parte del mundo

    www.lessismoreblog.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de momento gratis, solo hay que detenerse a mirarla, una saludo Ana.

      Eliminar
  3. Me encanta este post!!! la luna...la que enamora a los desenamorados, fascinante y embaucadora... En cuanto al comentario sobre tu blog, me gustaría ayudarte Cristina aunque en realidad mi conocimiento sobre tu trabajo es muy parcial, no hace tanto que te sigo, pero lo suficiente para confesar abiertamente que si algo me llama y me llamó la atención de el desde el principio es la extraordinaria calidad de las entradas...Variadas, interesantes y bien realizadas, muy profesionales, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Alfmega, tomo nota a seguir trabajando. Un abrazo

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips