30/7/13

Biografía: Vincent Van Gohg, "tomamos la muerte para trasladarnos a una estrella" (2ª Parte).

De París a Arles.

Ayer dejamos a Vincent van Gogh viajando a París para reunirse con su hermano Theo, con el que permanecerá hasta 1887. Dado que en esa época no existe correspondencia entre ellos, conocemos poco de cómo fue su convivencia aunque se antojaba difícil. En esa ciudad van Gogh coincide con los pintores de su época, conoce a Toulouse - Lautrec en el estudio Cormon, a MonetCézanne, Sisley y Renoir. A este último se le atribuye la famosa frase dirigida a Vincet...
"Sinceramente usted pinta como lo haría un loco", Renoir.


Realmente no le prestan mucha atención pero  tanto con Lautrec como con Pissaro forja una buena amistad.  La simbología desaparece de su obra, se sumerge en el impresionismo y asiste al nacimiento del postimpresionismo.

De las 880 telas cifradas de van Gogh en el "Catalogo J.B. de la Faille", 231 son de esa época de Paris. Recupera la salud y pinta sin parar pero la convivencia con su hermano es díficil, y aconsejado por Lautrec se dirige a Arles.

Aunque Theo no expone la obra de su hermano como hace con otros pintores si se implica más en su actividad enviándole unos 250 francos mensuales. Aunque de su paso por París, Vincent trae consigo un fuerte abuso del alcohol, sobre todo de absenta en la que le inició Gauguin. Su mala alimentación, su forma convulsiva de trabajar y el alcohol van minando su salud. Por ello alquila una casa para recuperarse, la famosa casa amarilla, y caracterizado por una generosidad infinita le propone a su hermano acoger a Gauguin que vive una difícil situación (éste acabara acudiendo pero no para forma una comunidad de pintores como sueña Vincent sino por puro interés).
 "Cuando se tiene en el interior ardor y espíritu, no puedes apagarlos, es preferible arder que apagar. Lo que se lleva dentro tiene que salir. Por mi parte yo experimento consuelo cuando pinto", Vincent van Gogh.

  

Por primera vez, Theo le propone exponer y logra colocar tres cuadros suyos entre los demás pintores impresionistas. Y Vincent conquista el color y la luz, supera el impresionismo y pinta, pinta como nunca, pero es un hombre agotado y enfermo. "Puesta de sol", "El campo de trigo" y "La Arlesiana" son ejemplos de esta llegada a Arles.
  
Mientras que Gauguin llega Vincent descubre la luz del mediterraneo, su color, su alegría, no ve las cosas, ve sus colores y trasciende más allá de las apariencias. El sol aparece e inunda sus cuadros y él vive un verano de plenitud ese 1988.  También aparecen sus primeros nocturnos como el "Café de noche" o su magistral "Noche Estrellada"

El apoyo de Theo es incondicional y lo ayuda en todo, de forma que en septiembre se instala en la "casa amarilla" a la que llamará el "estudio del sur". La decora con mimo esperando a su invitado con telas como "Los girasoles", "Los jardines del poeta" o "Noche Estrellada". Se agota, duerme, trabaja 16 horas seguidas, se alimenta de café y gasta el dinero  de su alimentación en enmarcar sus obras para su "estudio del sur". 


La primera crisis.

Vincent espera un compañero y lo que encuentra es un maestro que lo menosprecia, idolatra a Gauguin y comienza una sumisión voluntaria que le hace ganar maestría pero atrapa su alma, lo que le genera cólera y rabia. Vuelven la nostalgia y las dudas, y los choques entre ellos se agravan según avanza el invierno. Una noche borracho, Vincent arroja a la cara de Gauguin un vaso que este logra esquivar; este será el primer incidente. Además en esa época su hermano se compromete con Johanna Bonger lo que hará que la situación de Theo cambie.

Su mundo se derrumba y aparecen sus fantasmas, no se sabe con exactitud lo que pasó, Gauguin contaría después que Vincent lo abordó en medio de la plaza con un cuchillo pero ante su mirada huyó sin dirigirle palabra. Gauguin esa noche se hospedó en una pensión y al dirigirse al día siguiente a la casa, la encontró llena de gente y con la policía que le increpaba. Van Gogh se había cortado la oreja y se la había entregado en un sobre a Gaby, una joven del prostíbulo de Arles. Gauguin huyó y ni siquiera visitó a Vincent en el hospital al que se le diagnosticó, crisis nerviosa con alucinaciones y delirios.
  
El 7 de enero de 1889, Vincent regresa a casa y allí pinta varios autorretratos con la cabeza vendada. Recibe muestras de cariño de algunas personas del pueblo como el mismo comisario que se preocupan por él. Sin embargo, casi 90 vecinos  firman una petición al alcalde de Arles para que sea internado.  Así le confinan en una celda en la que se consume sin poder pintar, mientras su hermano, el Dr. Rey y el pastor Saller intentar sacarlo de allí. A final de mes vuelve a trabajar, "La Mecedora" es de ese periodo.


Retiro del mundo.

En abril de 1989 Theo se casa, mientras Vincent, decide voluntariamente ingresar en el hospital de Saint - Paul de Mausole, un asilo para locos. Escribe a su hermano y le comunica su deseo de separarse de la sociedad y de los hombres, ya que su único anhelo es seguir pintando. El 2 de mayo hace un envío de dos cajas llenas de telas a Theo y se hunde en la desesperanza...
"nunca seré nada como pintor, lo veo muy claro...", Vincent van Gogh


El 8 de mayo acompañado por el pastor Salles ingresa en el manicomio bajo la supervisión del Dr. Peyron. Al principio su estancia allí apacigua a Vincent y vuelve a pintar; trabaja en el jardín y a veces es acompañado por un enfermero por los alrededores. De esa época es su "Nueva Noche Estrellada" repleta de remolinos y torbellinos de estrellas. En junio, la salud de Theo empeora, síntomas de una enfermedad que lo acompañará el resto de su vida y que unirá en la fatalidad el destino de los dos hermanos. El 11 de julio vuelve a Arles bajo supervisión para recoger unas telas que envía a Theo, y en una tranquila sesión de pintura en el campo sufre una nueva crisis en la que trata de comerse los colores.

Tras un breve periodo en el que le prohíben entrar al estudio vuelve a pintar, dos autorretratos, al propio jefe de vigilancia y "Campo cercado". El manicomio ya no le apacigua, le produce temor, se siente encerrado, y aún así continua pintando su "Serie de trabajos de los campos". Mientras Theo y el doctor  se plantean trasladar a Vincent para protegerlo, pero él decide permanecer una estación más allí hasta el invierno dado que a partir de octubre vuelve a salir a pintar al exterior. En noviembre visita Arles sin ningún incidente y en diciembre pinta sus telas de "Emprendadores", sin embargo, a final de mes sufre una nueva crisis aunque esta vez más corta.

En enero mientras Vincent comienza a desesperarse por salir de ese lugar, su obra comienza a ser conocida, recibe una explendida critica de Albert Auner y elogios del mismísimo Monet, incluso Gauguin lo alaba. Sin embargo, para él  sus obras no merecen tanta atención y piensa que el éxito debe atribuirse a los que le han ayudado. Un altruismo y humildad excesivas para un hombre cuya genialidad le pertene a él y solo a él. Anna Boch compra una de sus telas por 400 florines (la única que vendió en su vida) y su obra es incluida en la exposición "de los del XX".


Camino al abismo.

Además ese mismo mes nace el hijo de Theo, pero mientras su sobrino viene a este mundo su tío sufre una nueva crisis parecida a la anterior. Cuando aún no esta enteramente repuesto, el 25 de febrero aparece una nueva crisis, más larga que las anteriores. Pero en esta continuado pintando, "Recuerdos del Norte", "Cabañas al sol" o "Paisaje Invernal" son ejemplos, en todas ellas se observa el estado mental de van Gogh.

Theo toma la determinación de que su hermano debe abandonar  Saint Rémy preocupado por sus continuas recaídas y lo lleva a París dónde llegará el 17 de mayo de 1890. Conoce a su cuñada  y a su sobrino, y llora al verlo en la cuna. Retoma algunos contactos, pero pronto se traslada a Auvers - sur - Oise con el Dr. Gachet que lo supervisa. Alojado en la pensión Ravoux, pinta, visita y come asiduamente con el doctor que lo acoge como un verdadero amigo. En 70 días pinta, casi 70 pinturas, 30 dibujos, 8 litografías y 1 aguafuerte; un ritmo frenético y excesivo como todo en él.
Continua con la correspondencia con su hermano, con su madre y con su hermana y se muestra más optimista. Mientras el hijo de Theo enferma, y aunque parece reponerse Vincent decide proponer a su hermano que pasen el verano con él, por ello viaja a París en julio para verlos. Theo se niega y envía a Joanna a Holanda y hay reproches y discusiones entre los dos hermanos. Será su cuñada quien ponga paz entre ellos y envíe una carta muy cariñosa a Vincent  el 12 de julio. Pero van Gogh esta cansado, se siente fracasado y una carga para su hermano, y antes de recibir la carta de su cuñada discute abruptamente con el doctor, lo que supone una nueva ruptura para él. 


El adiós de los dos hermanos van Gogh.

No le queda nada, salvo la pintura. Pinta el "Ayuntamiento de Auvers" y el 23 de julio escribe una nueva carta a Theo que nunca llegará a enviar y que será encontrada junto a su cuerpo. Así, el 28 de julio como todas las mañanas, sale al campo a pintar pero una vez allí van Gogh se dispara en el pecho y como puede regresa a la pensión. El dueño se da cuenta de lo sucedido y llama a un médico; acuden Gachet y los gendarmes, pero Vincent se niega a declarar, "su herida no debe importar a nadie...". Theo llega tiempo de ver a Vincent que le confiesa...
"No llores hermano, lo he hecho por el bien de todos", Vincent van Gogh.


Sobre su ataúd dalias y girasoles y en las paredes de la capilla sus telas colgadas como homenaje, amigos del presente y del pasado. Fue una gran ceremonia en la que Theo regaló algunas telas a los asistentes. Tras esta comenzó una frenética carrera para dar a conocer la obra de su hermano, proyectó una biografía sobre él y una exposición. Pero el dolor y la mala salud de Theo lo castigan y en septiembre se rompe por completo y debe ser internado tras una fuerte crisis, morirá el 25 de enero de 1891 y será enterrado junto a Vincent.

Amigos como Bernard tratan de continuar la labor que comenzó Theo y de acuerdo con su viuda, se envían unas 300 obras a Holanda para montar una exposición, el resto cerca de 200 se malvenden para obtener dinero para dicha exposición. Así muchas telas de van Gogh acaban en mercadillos dónde afortunados como el critico Aurier adquieren algunas de ellas. Ante la imposibilidad de montar la exposición, Joanna abre una pensión para subsistir con su hijo, que decora enteramente con las obras de Vincent como un homenaje a su cuñado. Más tarde será el sobrino de van Gogh, Vincent Willem van Gogh quien las cederá al gobierno holandés en 1962 por 18.500.000 florines. 
"Siempre la vista de las estrellas me han hecho soñar...., tomamos la muerte para trasladarnos a una estrella... Morir tranquilamente sería como ir a pie hacia ellas", Vincent van Gogh.





2 comentarios:

  1. Una vida triste, siempre fue un incomprendido. Seguramente, sería bipolar, hoy hubiera encontrado más apoyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi es un personaje que siempre me ha llamado mucho la atención, y es cierto que su vida fue triste y llena de sin sabores, y como siempre no recibió el reconocimiento que merecía en vida, un saludo :D

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips