23/7/13

Taller Práctico: ¿Quieres construir tu propia Marca Personal?


¿Alguno se siente identificado con Will Smith en Hancock?, no creo que muchos digáis que sí. Por eso mismo, voy a pediros que os detengáis a pensar un poco....

Los que conducis, seguro que habréis oído hablar del "ángulo muerto de visión". Y para los que no, lo explicamos rápidamente, es aquel punto que es imposible ver desde el retrovisor y nos impide saber lo que está sucediendo. Pues bien, todas las personas tenemos nuestro "ángulo muerto de visión", y lo peor es que podemos estar proyectando hacia los demás una imagen no deseada e incluso contraria a la que queremos sin saberlo. Hoy vamos a hablar del Personal Branding o Marca Personal que nos ayudará a evitar que esto ocurra.


Este término fue introducido por el especialista Tom Peters que lo acuñó en su obra “50 claves para hacer de usted una marca” en 1997. Y consiste nada más y nada menos que en convertirnos en nuestra propia marca. Un concepto que se une a la filosofía del Marketing Personal y nos ayuda a desarrollar nuestra carrera profesional, obtener visibilidad y mostrar mayor solidez profesional.
 
Pero como todo, nos exige ciertos compromisos, lo primero conocernos mejor, plantearnos metas y objetivos, comprometernos con la mejora continua y el desarrollo de nuestra propia identidad. ¡Casi nada verdad!

Tenemos que ser capaces de gestionar cómo somos percibidos por los demás, para que seamos tenidos en cuenta. Lo que cualquiera anhela, ser recordado, transmitir confianza y fiabilidad, establecer relaciones duraderas, y así SER ELEGIDO.

El crecimiento de las marcas personales ha sido espectacular, aquí tenéis dos ejemplos muy diferentes. El de BaracK Obama, del que algunos expertos han dicho que ha sido capaz de crear una marca sólida apoyada en las redes y en las aportaciones de millones de anónimos que lo hicieron acceder a la Casa Blanca. Y el de Madre Teresa de Calcuta icono intercultural de ayuda y amor por los desfavorecidos.


¿Se os ocurre alguna más? Seguro que sí, artistas en general, las famosas "it girls", actores, deportistas de élite, jefes de estado, grandes empresarios, y porque no NOSOTROS MISMOS…

Los beneficios que nos aporta:

Ser visibles, estamos aquí.
Distinguirnos, somos diferentes.
Ser capaces de trasmitir, qué es lo queremos.
Confianza en nosotros mismos.
Mayor iniciativa.
Adaptarnos a los cambios con rapidez.
Etc... (Por que podríamos seguir)

Ahora claro, la pregunta del millón es... ¿cómo?. En un sólo post es imposible responder a ella, ni siquiera en los talleres que imparto nos da tiempo a abordarla en su totalidad. Pero sí vamos a hablar de las bases de una buena marca personal y de los elementos básicos de una buena política de Marketing Personal.

Hoy somos un producto (sin carga peyorativa ninguna) al que vamos aplicar técnicas de marketing tradicionales aplicadas a las empresas, así...

Nuestro Mercado: Si no sé a quién me dirijo es imposible que llegue a conquistarlo y que me elija. Debo saber quién es mi “publico objetivo”, mis clientes principales o potenciales. Y saber todo sobre ellos, ¿cuáles son sus necesidades ?, ¿qué servicios les satisfacen?, ¿dónde compran?, ¿por qué?, sus pautas...TODO.

Producto: El producto "SOMOS NOSOTROS MISMOS". Pero cuidado, ¿qué es lo que realmente nos diferencia y qué beneficios aportamos?. Este será el punto clave de nuestra marca personal, y va más allá de cómo nos ven, incluye nuestro estilo de comportamiento y la actitud que mostramos.

Promoción: ¿Qué debo hacer para promocionarme?. Debo saber dónde están, qué medios de comunicación utilizan, cuánto, cuándo y qué buscan.

Publicidad: O medio por el que daré a conocer mis bondades, capacidades y fortalezas a ese público objetivo, ¡que seguro que son muchas!.

Distribución: ¿Dónde debo estar visible? y ¿dónde no?. En este punto es indiscutible que las redes y la interacción "on line" son indispensables, pero no olvidéis jamás del entorno "off line". ¡Vamos el de toda la vida, el contacto personal jamás debe perderse!.

Precio: Aquí debo diseñar mi estrategia de “valor”, para lo que necesitaré estudiar el mercado en el que se encuentra mi cliente potencial y a la competencia.

¡ANOTAD!, si queréis desarrollar vuestra marca personal no olvidéis que el marketing no es una batalla de productos, sino de percepciones. Está en la mente del consumidor, en sus emociones, sentimientos y sus percepciones.

Nuestra marca tiene asociada una imagen que se desarrolla a nuestro alrededor abarcando nuestra forma de hacer, de decir las cosas, etc. Por ello nuestra imagen de marca será consecuencia de cómo nos perciben, de qué atributos representamos y qué beneficios somos capaces de trasmitir. Todo eso además siendo capaces de diferenciarnos y destacarnos sobre la competencia. ¿Parece complicado?.

La marca personal describirá la experiencia total que cualquier persona experimenta al relacionarse con nosotros...  Cómo somos, cómo nos expresamos, lo que hacemos, como lo hacemos, lo que representamos, lo que la gente asocia con nosotros y las expectativas que somos capaces de crear en la mente de los demás.

Y atención, cuando la percepción de la marca ha sido fijada tiene un enorme poder para quedarse. Cuando cometemos algún error podemos estar generando percepciones erróneas que tienen un impacto negativo muy fuerte y son difíciles de cambiar. ¿Os imagináis a un cocinero que se presenta a una entrevista de trabajo con las uñas negras?, es una experiencia real que viví como técnico de recursos humanos y os aseguro que la impresión que me causo en los primeros minutos de la entrevista de trabajo fue muy negativa y no cambió al finalizar.

Por ello, y como último elemento de nuestra marca personal incluiremos el...:

Packaging: O nuestro estilo de comunicación e imagen personal. La IMAGEN se crea a partir de todos los elementos de COMUNICACIÓN que nos rodean: cómo vestimos, hablamos, miramos, escribimos, gesticulamos y actuamos. Todo combinado de forma coherente para construir nuestra marca poco a poco, empezando por los pequeños detalles y aportando sinceridad y respeto por los demás.

Nuestra marca forma parte de nuestra vida y de todo aquello que queremos decir al mundo sobre nosotros. ¿Qué queréis decir vosotros?
 

3 comentarios:

  1. Uff! qué bueno este artículo!! no sé yo si se puede o más bien si yo podría o querría...Parece como vivir una farsa inventada...no se, pienso que la marca personal es buena y está bien cuando es la consecuencia de una forma natural de conducirse, pero buscarla....al menos a mi me resultaría realmente difícil...Pero la idea de que sea posible me da una visión de la realidad de los demás que no habría captado yo sola, muchas gracias por tu artículo, Cristina, saludos.

    ResponderEliminar
  2. La clave está en la autenticidad como tú bien describes, sin eso no hay marca personal sólida. Lo que este planteamiento te ayuda es a cuidarla y ser consciente de todos los mensajes que envias a tu entorno. Un abrazo Alfmega

    ResponderEliminar
  3. Después de leer este artículo, estoy segura que voy en el camino correcto. En la búsqueda de las claves para influir positivamente en las personas que me rodean, involucrarme en las problemáticas administrativas y sociales que afectan a mi comunidad, sabía que era necesario contar con algo que pudiera ofrecer, que como "producto" sea creíble para ser "comprado". Estoy a dos días de conocer el concepto que tiene la comunidad de mí, reforzaré mi imagen con los "tips" que acabo de aprender. Gracias por la enseñanza.

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips