11/7/13

¡Deja que tus ojos hablen por ti!.




Entras a un bar a tomar algo rápido porque tienes que volver a la oficina a seguir con el trabajo pendiente, el camarero se mueve por la barra atendiendo, poniendo cafés, cobrando. Te mira y te ignora..., decides irte.

Entras a un bar a tomar algo rápido porque tienes que volver a la oficina a seguir con el trabajo pendiente, el camarero se mueve por la barra atendiendo, poniendo cafés, cobrando. Te mira y sube las cejas hacia arriba acompañando el gesto con un movimiento de cabeza..., decides quedarte porque interpretas que te ha visto y en cuanto acabe vendrá a atenderte.

La situación es la misma salvo por un pequeño pero determinante detalle, una mirada.

No voy a ser yo ahora quién descubra aquí que la mirada es el componente más importante de nuestra comunicación no verbal, no. Pero si voy a ser quién os lo repita y repita hoy aquí alto y claro. ¡Dejad que los ojos hablen por vosotros mismos!, pero mucho cuidado con lo que pueden llegar a decir.

La mirada o conducta visual de una persona es uno de los campos más atractivos de nuestra comunicación, ya que cubre funciones básicas:

1. Regula la corriente de comunicación, o lo que es los mismo establece cuando está abierto el canal de la comunicación y cuando se cierra. Aquel que os rehúye la mirada evita la comunicación con vosotros, está cerrando el canal. Buena prueba de ello, es la interferencia que objetos tan cotidianos como unas simples gafas de sol pueden provocar en una conversación. Primero, porque es de mala educación hablar con alguien con ellas puestas, y segundo porque aumentan el número de interrupciones y el tiempo de pausa que serian normales. Privandonos de la información de vital importancia que nos trasmite la mirada del otro.


2. Permite controlar las reacciones de los demás. Cuando buscas información sobre las reacciones de los demás, lo normal es que mires a tu interlocutor. De hecho, el que una persona nos mire mientras le hablamos se interpreta como signo de interés o atención hacia lo que decimos. ¡Comprobad que para meditar una respuesta difícil tenderemos a apartar la mirada!

3. Expresión de emociones. Se dice que la mirada participa en la configuración de seis de las emociones más comunes; sorpresa, miedo, disgusto, cólera, felicidad y tristeza. Por ello, es importante que nuestra conducta visual hable bien de nosotros, porque en nuestra relación diaria con los demás lo más probable es que veamos o nos vean mensajes contradictorios entre lo que comunican los ojos y las otras partes de la cara.

Y eso acerca de emociones comunes, pero aún hay mucho más. La forma en la que nos miramos con el otro indica en un alto grado la naturaleza de la relación que nos une a esa persona. Así por ejemplo:

- Está comprobado que, en general, hay menor contacto visual con personas de estatus más bajo.

- O que miramos más a las personas que nos resultan mas simpáticas, y podemos prolongar en exceso la duración de la mirada con aquellos que no nos gustan


- Con alguien muy cercano a nosotros se incrementará nuestra conducta visual.

- Si la relación es tensa se apreciará una disminución de la mirada. De hecho no hay mejor manera de mostrar hostilidad hacia alguien que ignorándolo visualmente.

- Podemos utilizar nuestra mirada para incomodar a los demás, por ejemplo, prolongándola más de diez segundos, o mirando muy fijamente lo que se suele interpretar como una amenaza o agresión.




Y si no, ¿qué haríais si alguien os mira insistentemente en el hombro?, seguro que miraros a ver si tenéis algo. Cuando clavan la mirada en nosotros incluso tendemos a subir nuestro ritmo cardíaco. Enfrentarse a las miradas fijas es uno de los grandes problemas que tiene mucha gente para hablar en público.

4. La distancia. ¿Sabíais que la mirada aumenta al crecer la distancia física entre dos personas?, con ello tratamos de acercarnos más al otro y reducir ese espacio. Pero a corta distancia disminuye y bruscamente sobre todo cuando no se conoce demasiado a la otra persona y lo que nos gustaría es ensanchar esa distancia, ¡vamos poner tierra de por medio!

5. Características personales e interpersonales. Aunque sólo son pautas, sí podemos decir que en una situación de ansiedad la mirada será escasa y de autoridad será abundante. Es decir, una persona dominante tendrá más facilidad para controlar la mirada del otro en situaciones de tensión.

Los extrovertidos parecen mirar fijo más a menudo que los introvertidos.


Y ojo al dato, las mujeres presentan más actividad que los varones en casi todas las dimensiones de la mirada, esto es en la frecuencia, duración y también tienden a desviar más la mirada.
 

6. Temas y tareas. El tema que nos ocupa afecta a la cantidad de mirada. Si lo que pretendemos es ocultar algún sentimiento íntimo, evitaremos el contacto visual, por ejemplo, cuando se trata de engañar a alguien. Pero si lo que queremos es persuadir a una persona, nuestra mirada tendrá mayor énfasis y aumentará la frecuencia. De hecho cualquier persona considera a e que mira más directamente al otro, más persuasivo, sincero y de confianza.

7. Todo un legado cultural. Todo esto y mucho más podríamos hablar sobre la mirada porque también se asocia incluso a nuestra cultura, en algunos países ese considera de mala educación mirar a la otra persona cuando se conversa. Aunque hay determinadas actuaciones extremas que si son interpretadas de forma similar en culturas diferentes; por ejemplo, la mirada fija y prolongada a la que aludíamos que puede ser señal de amenaza o falta de respeto, o la mirada furtiva que puede darnos signos de deshonestidad, falta de atención o timidez.

Y si aún tenéis ganas de profundizar un poco más, ¡sabed! que está probado que existe relación directa entre determinados procesos mentales y los movimientos que realiza el globo ocular. Lo que en Programación Neuolingüística se denominan "pistas de acceso ocular". Si a alguno le pica la curiosidad y quiere profundizar sabed que estas claves fueron enunciadas por primera vez por Grinder y Bandler en su libro "De sapos a Príncipes".  Así a través  de nuestros ojos se puede diferenciar claramente si estamos pensando en un tiempo pasado, presente o futuro. Todo esto de forma instintiva, porque seguro que ahora que estáis leyendo esto controlaréis los movimientos de vuestros ojos. Pero debéis saber que cuando miramos…

(Siempre debéis colocarlos de frente a la persona y cuando yo diga derecha es vuestra derecha a la que me referiré)

- Arriba hacia la derecha, estamos construyendo imágenes: invención visual.

- Arriba hacia la izquierda, estamos recordando alguna imagen: recuerdo visual.
- Horizontalmente hacia la derecha, estamos construyendo un sonido.

- Horizontalmente hacia la derecha, estamos recordando un sonido:recuerdo auditivo
- Abajo hacia la derecha, evocamos sentimientos, sensaciones, sabores...

- Abajo hacia la izquierda, estamos teniendo un dialogo interior.
Pero no os lo toméis al pie de la letra, no pase como en un taller de comunicación que impartí, en el que en la segunda sesión una alumna me dio las gracias, porque había conseguido que su marido reconociese algo que había hecho y le ocultaba. Al llegar a casa le preguntó y cuando vio que instintivamente miraba hacia arriba hacia la derecha (¡recordad!, construye, no recuerda, no es algo que haya vivido sino una escena que está construyendo) se mostro con tal seguridad asegurando que sabía que le estaba mintiendo, que él acabo por confesar.

No vaya a ser que tengáis alguna riña por mi culpa.

Un saludo y hasta mañana que tal y como dijo Paulo Cohelo...,
"podemos tener todos los medios de comunicación del mundo, pero nada, absolutamente nada, sustituye la mirada del ser humano".

9 comentarios:

  1. Impresionante todas las interpretaciones que tiene la mirada, se pueden decir expresar tantas emociones a través de ellas... Enhorabuena por el post Cristina me ha encantado!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias, es parte del material que utilizo en los talleres de comunicación, a mi me apasiona el tema, creo que se nota un poco no... Un abrazo

      Eliminar
  2. Impresionante todas las interpretaciones que tiene la mirada, se pueden decir expresar tantas emociones a través de ellas... Enhorabuena por el post Cristina me ha encantado!!!

    ResponderEliminar
  3. Reconozco los ojos de la chica Afghani que es una foto muy famosa de Steve McCurry. Una mirada impresionate de verdad.
    Lo interesante es que desde que nacemos aprendemos a evaluar miradas y expresiones faciales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es esa fotografia, a mi me encanta y no podía faltar hoy. Es un tema que daría para muchos más post ya iremos ampliándolo. Un saludo.

      Eliminar
  4. Muy bueno el post. Con una mirada se dicen tantas cosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y deberíamos cuidarlo mucho más, porque la mirada es uno de los elementos más potentes de nuestra comunicación no verbal y nos puede ayudar mucho a mejorar nuestras habilidades de comunicación.Gracias Miguel :)

      Eliminar
    2. Estupendo el articulo Cristina, Saludos

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips