12/6/13

Taller Práctico: ¡Ponte en mi lugar!, la empatía.

Imaginaros que habéis cogido el tren muy pronto para poder llegar a una reunión importante, queréis relajaros un poco y si os da tiempo incluso repasar los datos que tenéis que defender.

Sentados enfrente de vosotros están un padre con su hijo de apenas seis o siete años. El niño es un torbellino, pese a la hora no para quieto, se levanta, se sienta, corre por el pasillo y molesta a los pasajeros del vagón. La gran actividad del pequeño choca con la pasividad del padre, totalmente despreocupado.

La molestia va creciendo y nuestros nervios también, ¿qué hacemos?:

1. ¿Nos cambiamos de vagón?.
2. Le pedimos al padre con educación que por favor controle a su hijo.
3. No lo soportamos y directamente le decimos al niño que se esté quieto y se siente.
Hemos juzgado la situación y hemos tomado una decisión, ¿elegiríamos otra opción si supiésemos que vienen del hospital dónde la madre del pequeño acaba de fallecer?. La mayoría de vosotros sí, incluso alguno trataría de entretener al niño o mostrarles vuestro apoyo.

¿Qué ha ocurrido?, ¿ha cambiado en algo la situación?, ¿son los mismos actores pero con un guión distinto?. Lo que ha cambiado es la perspectiva con la que encaramos este momento, lo que hemos hecho es hacernos participes del dolor y perdida de ese padre y ese niño y nos hemos puesto en su lugar. Lo que acabáis de experimentar es la EMPATÍA.

− Empatía (sentir adentro) = siento lo que sientes.

Muchos diréis, ¿pero como iba yo a saberlo?, ¿eso es imposible?. Y es cierto, pero en la vida te enfrentas a situaciones parecidas y nuestra reacción es siempre la misma.

El concepto de empatía fue definido en 1920 por E. B. Titchener y es una de las habilidades más importantes que tenemos para manejar nuestras relaciones interpersonales.

De hecho, constituye una parte importante de la llamada "Inteligencia Emocional" (Daniel Goleman, 1999),  según la cuál una persona es mejor en su trabajo, actividad, y obtiene un mayor rendimiento y mejor productividad, si emplea su parte emocional y no únicamente su parte racional.

Pero si queremos manejar con éxito las emociones debemos entender muy bien las propias y las de los demás. O lo que es lo mismo hacer un uso inteligente de las emociones implica controlar la esfera personal en la que  entrenaremos el dominio y autoconocimiento de nosotros mismos; qué emociones experimentamos, qué las provoca, cómo nos afectan. Y un área social  en la que debemos manejar adecuadamente nuestras relaciones con los demás; siendo aquí imprescindible tener capacidad de empatía, de escuchar activamente, y de expresar constructivamente nuestros sentimientos.

¿Somos empáticos?, ¿somos capaces de sentir y comprender lo que los demás sienten y comprenden?.

La empatía es una habilidad que nos permite comprender la perspectiva con la que los demás perciben la realidad, y como todas las habilidades es perfectamente entrenable, pero mucho cuidado porque nos exigirá ciertos compromisos:

Valorar al otro como alguien importante, digno y que merece nuestra atención y respeto.

Saber escuchar y vencer el egoísmo, olvidándonos por un momento de nosotros mismos.

Es cierto que es más fácil tener empatía en la medida en que conocemos a las personas, porque tenemos información sobre sus motivos y conducta. Sin embargo, ésto tampoco asegura nada porque lo más usual es que nos dejemos llevar por nuestro estado de ánimo, prisas, malhumor, cansancio, etc. y nos metamos en nuestro mundo, sin prestar ninguna atención ni dar importancia a los demás. Sólo, sólo queremos que nos entiendan, pero sin intentar comprender a los demás.

¿Y cómo hacemos todo esto?. Para empezar distinguiremos tres niveles de empatía:

1. Reconocer la emoción, es decir, saber interpretar las emociones de los demás.
2. Responder a la emoción; percibir los sentimientos del otro y responder a los mismos.
3. Detectar qué hay detrás de la emoción, comprendiendo los problemas e intereses que hay tras los sentimientos del otro.

Los pasos fundamentales para expresar empatía son:

1. Hacer preguntas con final abierto, mostramos respeto por las reacciones y las respuestas del otro, respetamos así su punto de vista y renunciamos al control, permitiendo que la otra persona nos guíe hacia donde quiere o necesita que vayamos.

2. Avanzar suavemente. Ir despacio permite que nuestros pensamientos y sentimientos vayan al mismo ritmo.

3. Evitar hacer juicios. Emitir juicios sobre los demás, no es una expresión de empatía. La frustración, por ejemplo, nos hace perder visión de lo específico y prestar atención a lo general, lo que nos lleva a juicios intolerantes.

4. Prestar atención al cuerpo. Nuestra mente, emociones y cuerpo están ligados, observa porque las reacciones físicas nos darán muchas pistas.

5. Aprender del pasado. Aunque la empatía es fundamentalmente comunicación presente, también tiene en cuenta el pasado, para evitar que los viejos patrones, creencias o juicios interfieran en lo que está sucediendo. Aprender a separar pasado y presente, nos dará objetividad. 

6. Respetar los tiempos. Cada uno tenemos una historia única que contar y nuestro propio ritmo. No corras, detente, haz pausas, presta atención a las señales que nos envía el otro.

Esto es sólo el principio, ya que es imposible tratar todos los aspectos de la empatía en un único post, tendríamos que añadir cómo tener un estilo de comunicación empático, como mejorar nuestra capacidad de escucha, etc.. Yo si prometéis volver  lo seguiré ampliando.

"Si hay un secreto para el éxito, es el siguiente: entender el punto de vista del otro y ver las cosas con sus ojos", Henry Ford.

Como cierre os dejo un proverbio hindú que muestra muy bien lo que significa la empatía, ¡a entrenar!.

¡Si quieres conocerme, camina un rato con mis zapatos!

13 comentarios:

  1. Te he premiado con un Liebster Award, por hablar de un poquito de todo y hacerlo tan bien. Además tocas temas muy interesantes para mi profesión. :)
    http://psicologalaeliana.blogspot.com.es/2013/06/premios-liebster-o-la-importancia-del.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría Blanca!, hay veces que una acaba dudando de si va en buena dirección o no y reconocimientos así motivan mucho. En cuanto tenga tiempo redactataré el post de agradecimiento para continuar la cadena. ¡Mil gracias!!!!!!

      Eliminar
  2. Excelente publicación y nos sirve de gran ayuda para todos porque es algo por lo que todos pasamos. Me considero una persona que desarrolla gran empatia hacia los demás, sin embargo reconozco que en circunstancias de frustración por algunos momentos solo pienso en mi. Es bueno tener consejos de como llevar las cosas. No voy a olvidar ponerme en el lugar de los otros. Muchas gracias. Un abrazo y enhorabuena por el premio y por llegar al Olimpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por el apoyo. Este es un mundo un poco más complicado de lo que pensaba y hay que ir poco a poco.

      Eliminar
  3. Maravilloso artículo, ¿entonces la opción indicada es la 3 (No lo soportamos y directamente le decimos al niño que se esté quieto y se siente.)?
    Supongo que tras lo de la muerte de su mujer la opción 2 queda descartada, y la opción 1 no tiene mucho sentido ya que no podríamos decirle nada al padre o al niño. Enhorabuena también.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno!! me encantó, la empatía es indispensable para la convivencia, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que exige una generosidad que no todo el mundo está dispuesto a tener con los demás, por mucho que se gasten la boca de decir que son empáticos.

      Eliminar
  5. Cris yo me levanto...le pregunto al padre si se encuentra bien ....y si el hombre me dice que si ....le pego una mirada al niño que lo dejo tieso...
    Trabajo con crios., tengo una tienda de moda infantil y diseño...No te puedes imaginar la poca educacion y el pasotismo de los padres...Este es solo un ejemplo...Todo lo contrario...cuando una madre entra en mi negocio y no hace mas que decirle al niño que se este quieto, yo tengo un pequeño rincon para juegos...y le pido a la madre que por favor lo deje ..ya que lo pone mas nervioso...le doy un besito al crio. y le regalo cualquier tonteria ....el niño se calma y sobre todo YO CALMO A LA MADRE ALOCADA... de un extremo a otro ...y tener empatia con un niño ...te ganas todo , con los mayores es otra historia ...

    ResponderEliminar
  6. cuando una persona esta mal...solo tienes que mirarla a los ojos...yo tengo capacidad de percepción...Lo peor en este momento son las ansiedades y las depresiones...el stress....el rictus de la cara cambia y denotas el mal o buen estado de la persona...
    Luego estan las que , no se porque motivo , nada mas su presencia te molesta..No las conoces de nada...pero algo en ellas te produce incomodidad y rechazo. Te preguntas porque , y no encuentras respuesta...Sencillamente te cae fatal y su presencia te incomoda...
    No necesariamente tiene que ser una mala persona..pero algo pasa para que exista ese rechazo , que jamas lo llegare a entender..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mujer con carácter y con mano izquierda, buena combinación. Y de lo que dices la afinidad existe y es normal que nos dejemos llevar por ella, no hay malo en ello. Un abrazo :D

      Eliminar
  7. Con respecto a las tres alternativas que propone, un sacerdote me recordó que en misa esto sucede con frecuencia, por lo que me recomendó practicar la tolerancia y la concentración de mis oraciones en misa y en cualquier lugar en donde me encuentre para que los ruidos externos no me molesten. También aprendí acerca de la empatía con una triste experiencia. Un compañero de la escuela secundaria faltaba mucho a la primera hora de clase de inglés. La profesora, harta de la situación, le exigió la presencia de su madre para saber el porqué de las inasistencias, él le dijo que no podía ser. "Seguramente tiene otras cosas que atender antes que a ti, tiene que presentarse mañana o no entras a clase", él respondió: solo que la saque de la tumba... ella se quedó callada y todos nos solidarizamos en silencio con nuestro compañero.

    ResponderEliminar
  8. Es difícil tomar la decisión adecuada, todo se solucionaría si el propio padre educara de forma adecuada al niño, aunque sabemos que algunos niños tienen serios problemas de conducta que ni los propios educadores pueden corregir.

    Todas hemos vivido situaciones parecidas frecuentemente. En mi opinión es responsabilidad del padre evitar molestias al resto, la tolerancia está muy bien en situaciones de difícil solución o puntuales.

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips