5/6/13

Oficina de Objetos Perdidos, ¿cuál perdiste tú?.

La semana pasada el aeropuerto de Londres divulgó una lista con los objetos olvidados por los viajeros, más inusuales. Así en la oficina de objetos perdidos del London City Airport podemos encontrar 50.000 libras, un Rolex, una bolsa de diamantes, una chequera con cheques en blanco firmados, las llaves de un Porsche, una dentadura postiza, una calavera falsa, e incluso un premio ganado por un atleta en las pasadas olimpiadas; éste último fue fácil devolverselo porque llevaba grabado el nombre de su propietario.

Estos son objetos poco habituales, pero de lo que realmente vamos a hablar hoy en nuestro "Top Ten" es de todo lo contrario, de aquellos objetos que tienen una habilidad asombrosa para desaparecer sin que nos demos cuenta, los olvidados.... Seguro que más de uno se ve reflejado en esta lista de "los objetos perdidos más comunes”:

1º. En el primer puesto figura, por supuesto, el paraguas. Cuántas veces no se nos ha quedado olvidado en algún paragüero, en aquella tienda en la que entramos a preguntar, colgado de la percha, apoyado en una silla. La verdad es que su ciclo de vida junto a nosotros suele ser muy corto, bien lo olvidamos, bien un golpe de viento nos rompe alguna varilla..., cosas que pasan. Sin embargo, el paraguas es un invento que lleva con nosotros miles de años sin apenas cambiar de aspecto y su historia se remonta en 2.400 años en China, dónde inventaron un modelo con varillas plegable, como los actuales.

2º. Nadie me discutirá, que el segundo puesto le corresponde por derecho a las gafas de sol. Del bolso a las manos, de las manos a la mesa, de la mesa a…¡no sé yo juraría que las puse ahí!. Y qué disgusto más grande te llevas, sobre todo porque la inversión que tienes que realizar para comprarte unas buenas gafas es alta.

Sobre la invención de las gafas no hay unanimidad, chinos, italianos,… Lo que si se data es el siglo XIII como su fecha de aparición destacando el diseño del fraile Alessandro Della Spina, de los “roidi di ogli” (discos para los ojos), como el primer par de gafas de la historia. Y la aparición de las gafas de sol en la china del siglo XV para ocultar la expresión de los ojos de los jueces en los juicios. Fue en 1930, de manos del ejército estadounidense cuando se empezaron a usar para protegernos del sol; las famosas Ray-Ban o «barrera contra los rayos».

3º. Y en tercer lugar, el teléfono móvil. Cuántas veces lo buscas y rebuscas y no aparece por ningún lado, tienes que llamarte para escuchar la señal y está en el primer sitio que miraste. Eso si tienes suerte, sino estará olvidado encima de una mesa, un mueble, etc. Hace unos meses vi un artículo muy curioso en el que se daban datos como que cada día se pierden más de 7 millones de teléfonos móviles en el mundo. O que las fechas en las que más teléfonos se pierden son Navidad y Carnaval. Incluso se sabe que 2 de cada 3 teléfonos perdidos, desaparecen entre las 21:00 horas y las 02:00 horas.

4º. Muy de cerca de los móviles, situamos la cuarta categoría en la que incluimos los ipads y ordenadores portátiles.

5º. Claro que si hablamos de grandes olvidos no podemos dejar fuera a las llaves. Leí un vez en "mujer activa" que, en general, soñar con llaves, es sinónimo de que se abrirán nuevas oportunidades, aparecerán nuevas responsabilidades o incluso saldrán a la luz secretos ocultos. Las llaves nos ayudarán a encerrar lo que queramos; pero cuidado, porque si soñamos que hemos perdido las llaves, estará aflorando nuestro miedo a perder algo o experimentaremos nuevas experiencias no muy agradables.

Y como la que pierda las llaves sea una mujer discutirá con su pareja, ¡pues estamos apañadas, siempre nos toca a nosotras,…mejor no soñar nada!.

6º. Y que levante la mano el que no se haya olvidado algún par de zapatos en algún viaje, una mudanza, etc. Yo desde luego no podría levantarla.

7º. Y qué me decís de… “llévatela que luego refrescara un poco, vamos coge la chaqueta”. Luego claro esta no refresca y tu jersey o chaqueta acaban perdidos en alguna silla o percha.

8º.  Ahora que los reyes de los olvidos son los peques de la casa, son capaces  de olvidar mil cosas. El caso de la cartera del cole es curioso, porque la olvidan con la misma facilidad con la que tú te das cuenta, en cuanto los ves, de que les falta. Será cuestión de prioridades o de atención selectiva.

9º. No podía faltar en este ranking, el bolígrafo. Ese objeto que muy pocas veces compramos, porque la mayoría de las veces aparece por generación espontánea sin que sepamos cómo ha llegado hasta ahí y desaparece de la misma manera. Ya por curiosear un poco, sabed que en 1938 se patentó en Hungría el primer bolígrafo, inventado por el periodista Ladiaslao Biro y por su socio Meyne de ahí su nombre “Birome”. Ladislao Biro escapó de Hungría y se refugió en Argentina cuando los nazis invadieron Francia; y fue allí donde comercializó su invento cuyo acierto fue el de poner una bolita en la punta de la pluma para que al girar sobre el papel dejase un rastro de tinta.

10º. Y el décimo objeto de nuestro ranking.... No sé, no lo encuentro. Debo haberlo puesto por algún lado..., lo habré perdido. No sé dónde tengo la cabeza... alguna día la olvidaré por ahí.
¡Hasta mañana!

5 comentarios:

  1. Jajaja... es verdad, siempre estamos perdiendo cosas. Pero me sorprendió el 6º puesto. Yo NUNCA he perdido unos zapatos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo debo ser reincidente en eso, de pequeña hasta una chancla que llevaba puesta se me cayó en el puerto y de mayor en algún viaje que otro olvidados en el hotel.

      Eliminar
  2. Yo perdi los zapatos un dia entrando en el metro, se iba a cerrar la puerta, y fueron a parar entre el anden y el metro, así que tube que salir y comprar otros.Con la verguenza de que todas las miradas, eran para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que no podía ser la única que había perdido un zapato. Como le comentaba a "Días de Trajín" yo de pequeña perdí una chancla paseando por el puerto con mis padres (cayó al muelle) y acabé con una bolsa en el pie hasta que volvimos al hotel, menos mal que con siete años no te averguenzas aunque si lo recuerdo perfectamente.

      Eliminar
  3. Yo estaba de visita andaba en chanclas y cuando me iba sacudi mis chanclas una con otra para no dejar tierra en el coche y cuando me baje sólo encontré una chancla había que dado en la carretera donde me subí al coche jaja Aquien le ha pasado

    ResponderEliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips