7/5/13

Jefes, cabecillas y abusones.


El título de este post es en honor al antropólogo Marvin Harris que se preguntaba, ¿puede existir la humanidad sin gobernantes ni gobernados?. Y yo me pregunto, ¿puede alguien pensar en una empresa sin jefes y empleados?. La verdad es que hoy me apetece hablar precisamente de eso, de los “jefes”, esos personajes tan criticados como necesarios y que todos hemos tenido, sufrido o admirado.

Tipos de jefes hay muchos (y digo  jefes porque la realidad es que nunca he tenido ninguna jefa), los "clones", "el trabajador incansable", "el ausente", "el compadre", "el carismático", "el abusón", etc… Recuerdo la entrevista de uno de mis primeros trabajos, en la que él que iba a ser mi jefe directo, me saludó amablemente, se sentó y saco papel y lápiz con el que fue anotando y subrayando lo que yo iba diciendo. Al menos, pensé “se toma interés en mis palabras”, “me escucha con atención”. Nada más lejos de la realidad, cuando después conocí a uno de los socios de la empresa y al dueño de la misma, me di cuenta de que todos hacían lo mismo. Era pura imitación, “clones” que reproducen el mismo patrón y que no suelen aceptar muy bien las ideas nuevas.

También os sonará, “el trabajador incansable” aquel que no deja de repetir lo mucho que trabaja, las muchas horas que hace, lo tarde que se fue ayer (cuando en realidad no había nadie que pudiese verlo). Y como bien he dicho siempre, cuando alguien tiene que justificarse tanto, ni el mismo se cree lo que está diciendo.
El “ausente” es aquel que te pide implicación y te exige compromiso, algo totalmente lícito y loable; lo que pasa es que cuando necesitas algo de él o cuando hay que arrimar el hombro esa exigencia no es reciproca. Siempre he pensado que el mismo nivel de exigencia que pides a los demás debes exigírtelo a tí mismo.
También es muy común "el compadre”, palmaditas en la espalda,  chistes, preguntas sobre la familia, sobre cómo te encuentras hoy. Y parece mentira lo que puede cambiar una persona cuando uno no está delante, “dos caras” podríamos llamarlo también.

El "carismático", te motiva, te hace sentirte parte de algo importante o incluso creer en la trascendencia de lo que haces. El problema viene, porque a la hora de la verdad, cuando hay que reconocer y muchas veces recompensar ese esfuerzo, toda esa magia desaparece y te das cuenta que “nadie puede obligarte a hacer nada que no quieras salvo tú mismo”, lo que si que hacen estos jefes es persuadirte para que quieras hacerlo.

Y para cerrar el “abusón” un ser sin la menor empatía ni respeto por los demás. Con un carácter dominante hasta el extremo que ejerce la coerción sobre los demás porque la agresividad e intolerancia son sus máximos valores. Suelen ser impacientes, imprecisos y tremendamente informales.

¿Os suena alguno de ellos?

Visto el panorama da miedo ir a trabajar, ¿no?. ¡No hay que rendirse!, estos personajes no desaparecerán. Pero también hay jefes accesibles, que te permiten crecer como profesional y como persona, que predican con el ejemplo y que son capaces de delegar y dar espacio a sus trabajadores para que aporten sus ideas y visión de la empresa. Claro está, que éstos son los menos.

8 comentarios:

  1. Muy acertadas las descripciones. No nos queda otra que trabajar, pero es bueno tratar de identificar el tipo de jefe que tenemos para que no nos sorprenda su comportamiento. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es cierto, porque los perfiles se acaban repitiendo y algunos parecen verdaderos clones. Un saludos

      Eliminar
  2. Bueno! y so que vario de ellos no te los encuentres superpuestos sobre el mismo....que puede pasar. A mi me han tocado un ausente y otro compadre, y otros de los que mejor no hablo, el que tengo ahora se salva porque está siempre de baja jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno, no había pensado en la opción de unirlos pero tienes razón pueden darse y se dan.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Fieldo, hace años me planteé escribir un relato cortito basado en las muchas experiencias que uno va teniendo en la empresa, y este artículo nace de las notas que tomaba para darle forma. Luego no lo escribí pero al menos aquí llegó este pequeño esbozo.

      Eliminar
  4. Mi México esta lleno de todos ellos! Tristemente son mas abusones por aquello de la mediocridad. Ojalá algún día nos merezcamos algo mejor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que están bastante repartidos, porque aquí en España hay unos cuantos también, un saludo Mitlantecutli

      Eliminar

Quiero agradeceros que visitéis mi pequeño rincón. Vuestros comentarios me animan a seguir cada día. Un abrazo :D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips